BI FM

Bay Of Biscay Festival

Guía para exprimir Bermeo al máximo durante Bay Of Biscay Festival

Bermeo // BI FM

Recorremos el pintoresco pueblo costero, del puerto viejo a San Juan de Gaztelugatxe, parando en bares, restaurantes, museos y callejuelas. Mucho que hacer.

La ola de Néstor Basterretxea // BI FM
Recorremos el pintoresco pueblo costero, del puerto viejo a San Juan de Gaztelugatxe, parando en bares, restaurantes, museos y callejuelas. Mucho que hacer, más allá de la fiesta Wave Rave y del festival Bay Of Biscay

Como ya sabrás, este año no se celebrará la quinta edición de Mundaka Festival, sino la primera de Bay Of Biscay Festival, un nuevo evento surgido para «abrazar un entorno más amplio» así como «poner en valor el territorio», contando, además, con «una mayor proyección internacional». En la práctica, significa que el evento tendrá lugar a escasos tres kilómetros de su emplazamiento anterior, en una atalaya natural sobre la playa de Aritzatxu, en Bermeo, donde, según sus organizadores, se contará con una «significativa mejora en los servicios de accesibilidad, aparcamiento, distribución de espacios, zona de acampada, etcétera».

Así pues, más y mejor para disfrutar de excelente música en directo los días 26, 27 y 28 de julio (con Rufus Wainwright, Backyard Babies, Caravan Palace, Fuel Fandango, Ángel Stanich…), así como el 25 (con la fiesta Wave Rave encabezada por Crystal Fighters y completada por BelakoHinds, Niña Coyote eta Chico Tornado y Maren y más sendos DJ sets de DJ Marfox y Bad Gyal), pero, ojo, recuerda que el festival no es solo musical: Habrá actividades gastronómicas, infantiles, relacionadas con el surf…

Sin embargo, para hacer aún más completa tu experiencia, ¿qué mejor que aprovechar para conocer Bermeo y todo lo que el popular municipio costero te ofrece?

Bermeo // BI FM

Aparcados en el propio puerto // BI FM

Nuestra ruta por «Bermio» (como dicen los lugareños) arranca en el puerto deportivo, donde es posible aparcar el coche al borde del Cantábrico (aunque, recuerda, a Bay Of Biscay Festival podrás llegar en autobús desde Bilbao). Ahí puedes comenzar con un buen paseo recorriendo el dique que protege al pueblo de las acometidas del mar. Ya lo decía Néstor Basterretxea en su escultura «Olatua» (la cual ves en nuestra foto de portada): «Bermeo nire herri maitea, zu zara olatu erraldoi baten irudi zoragarria / Bermeo, mi querido pueblo, eres la impresionante fuerza de una gigantesca ola».

Pero no solo la ola de Basterretxea llama la atención en el entorno del puerto. En «Itzulera (El regreso)», de Casto Solano, nos topamos con todo un homenaje a los pescadores. Uno de ellos, un arrantzale, pasea con el remo al hombro y su pequeño hijo de la mano. Una bonita manera de representar la dureza del mar y, más si cabe, de las ausencias.

Bermeo // BI FM

«El regreso» // BI FM

Si ya tienes ganas de tomar algo (dejando, por ejemplo, las visitas turísticas del barco Hegaluze para más tarde), en el entorno del puerto, en el trayecto que une el puerto deportivo con el puerto viejo, lo tienes muy fácil ya que hay bastantes bares con ambiente de poteo y ricos pintxos en sus barras. Entre los más recomendables, el Kai-Alde. Entre los más pintorescos, el Atxetak, en los bajos de uno de los estrechos bloques de pisos de colores que jalonan el embarcadero.

Bermeo // BI FM

Bar Atxetak, en el puerto de Bermeo // BI FM

Una vez recorrido el puerto y tomado el hamaiketako, puedes visitar el parque Lamera, uno de los lugares de esparcimiento favoritos de los bermeanos. En él, además de poder seguir disfrutando del mar (y de más bares), te encuentras con el antiguo y señorial casino, donde ya no se juega, pero donde puedes seguir cuidando el paladar. También acoge la sala Néstor Basterretxea, donde programan exposiciones, obras de teatro, proyecciones de cine…

Bermeo // BI FM

El parque Lamera // BI FM

Bermeo // BI FM

Casino de Bermeo // BI FM

Si, en este punto, no sabes por dónde tirar, no te preocupes. Puedes seguir leyéndonos… aunque también existe la opción de acudir a la Oficina de información turística, que la tienes en el otro extremo del parque. Dentro imagen.

Oficina de información turística de Bermeo // BI FM

La Oficina de turismo // BI FM

Del parque Lamera te recomendamos pasar al casco antiguo del pueblo, lleno de callejuelas que te va a encantar descubrir.

Bermeo // BI FM

El casco antiguo // BI FM

Subiendo por varias de ellas, llegarás a la plaza del Ayuntamiento (Arana Goiri Tar Sabinen Enparantza), con su kiosco en el centro y la Iglesia de Santa María de la Asunción enfrente. Ojo, que no es tan antigua como parece debido a su semejanza con un templo romano. Se trata de un edificio neoclásico del siglo XIX. Que tampoco está mal.

Bermeo // BI FM

La plaza del Ayuntamiento // BI FM

Bermeo // BI FM

La iglesia de Santa María de la Asunción // BI FM

Bastante más antigua que la parroquia es la Puerta de San Juan San Juan Portalie, a la cual puedes llegar desde la plaza atravesando la calle Doniene. Del siglo XIV, es uno de los pocos vestigios de la muralla medieval que rodeaba Bermeo. Allí también encuentras la, cuenta la leyenda, pisada de San Juan: Tras desembarcar en Bermeo y poner ahí su pie, llegó en solo tres pasos largos a la ermita de Gaztelugatxe (luego iremos… y ya verás que cerca, cerca… no está. Todo un plusmarquista el Bautista).

Desde este punto lo tienes facilísimo para acercarte a la zona de la Atalaya, con impresionantes vistas de la costa desde Punta Talaipe. Tras sentir el mar en todo su esplendor, bajando nuevamente hacia el puerto, te recomendamos que lo hagas por la calle Irakaskintza. De esta manera, podrás toparte con Bermeoko Kafe Antzokia, la gran sala de conciertos de la zona. Con suerte, hasta tienes algo que ver esos días.

Bermeo

La Torre Ercilla // BI FM

La Torre Ercilla (Ertzila dorretxea) es otro de los puntos de interés del casco viejo. Casa torre del siglo XV (la única superviviente de las 30 que había), hoy alberga el museo del pescador. Otro homenaje a los bravos arrantzales sin los que este pueblo no se entendería. Recomendable así pues por dentro… pero también por fuera, ya que es un edificio bastante imponente (declarado Monumento Histórico Artístico). Delante de él, además, tienes un mirador fantástico y, nuevamente, esculturas. Bajo el título de «¡Ya vienen!«, se puede ver a toda una familia mirando al mar, esperando la llegada de los barcos. Obra del bermeano Enrike Zubia.

Bermeo

¡Ya vienen! // BI FM

Antes de bajar nuevamente al puerto, ya que estarás a estas alturas con alguna que otra necesidad fisiológica que cubrir, no te quedes sin visitar la taberna Torrontero. La tienes ahí mismo, junto a la entrada del museo, y sus más de 100 años de existencia bien merecen un txakoli. Sitio preferido de los arrantzales ayer, hoy es parada obligatoria para el visitante ocasional.

¡Ah! Y para bajar, te recomendamos que lo hagas… por aquí. Dentro foto.

Bermeo // BI FM

Eskilara hutsak // BI FM

¿Es la hora de comer? Pues en el puerto viejo tienes el restaurante Jokin, uno de los más recomendables. Si no, puedes volver al parque Lamera, al Casino, o dar dos pasos más y probar en el Artza, el cual encontrarás detrás de los astilleros. La especialidad en el pueblo es el marmitako de bonito. No te quedes sin catarlo. ¡Ah! Más alejados del centro (y más caretes también), tienes el Almiketxu, un precioso caserío de 1850 especializado en cocina vasca, en Almike Auzoa; y el Cannon, en el alto de Sollube, con unas vistas de quitar el hipo (que no el hambre).

Bermeo // BI FM

Astilleros de Bermeo // BI FM

Con la panza llena, puedes seguir dando paseos… o montar en el coche, que son 11 kilómetros y ya bajarás la comida cuando tengas que enfrentarte a nuestra última recomendación: Gaztelugatxe. Desde el siglo X construida sobre un islote (unida a tierra por un puente de dos arcos), la ermita de San Juan ha sido redescubierta en los últimos años, convirtiéndose en todo un reclamo turístico acentuado en 2017, tras rodarse allí varios episodios de la séptima temporada de la serie «Game Of Thrones (Juego de Tronos)». Convertida en «Rocadragón», ya no son solo los turistas interesados en la costa vasca los que abarrotan el legendario lugar, sino también los seriéfilos, que son legión.

Bermeo // BI FM

¡Dracarys! // BI FM

Así que intenta no ir en hora punta o los 241 peldaños de subida a la ermita se te harán aún más cuesta arriba. Una vez solventados, eso sí, no olvides tocar tres veces la campana, como manda la tradición. Solo así podrás pedir un deseo o ahuyentar a los malos espíritus. Ánimo, que te queda todo un festival por delante.

Arriba