BI FM

Bilbao BBK Live

Bilbao BBK Live 2014: crónica, fotos y vídeo del jueves 10 de julio (Franz Ferdinand, Phoenix, Crystal Fighters…)

40.000 personas asistieron a la primera jornada de Bilbao BBK Live 2014 para disfrutar de los directos de Franz Ferdinand, Phoenix, Crystal Fighters, Hercules and Love Affair, Vetusta Morla, John Newman, Allen Stone, White Lies, Parquet Courts… Nos lo cuentan Raúl Luceño, Germán Castañeda, Alfredo Rodríguez y Joseba Vegas, con fotos Alfredo Rodríguez y vídeo de Jone Novo

40.000 personas asistieron a la primera jornada de Bilbao BBK Live 2014 para disfrutar de los directos de Franz Ferdinand, Phoenix, Crystal Fighters, Hercules and Love Affair, Vetusta Morla, John Newman, Allen Stone, White Lies, Parquet Courts… Nos lo cuentan Raúl Luceño, Germán Castañeda, Alfredo Rodríguez y Joseba Vegas, con fotos Alfredo Rodríguez y vídeo de Jone Novo

 

Como ya se sabía, 40.000 personas abarrotaron el recinto de Kobetamendi para asistir a la primera jornada de Bilbao BBK Live 2014 y disfrutar de los directos de Franz Ferdinand, Phoenix, Crystal Fighters, Hercules and Love Affair, Vetusta Morla, John Newman, Allen Stone, White Lies, Parquet Courts… Ni siquiera la bajada de temperaturas y la lluvía caída coincidiendo con la llegada de la noche consiguieron deslucir la cita. Nos los cuentan Raúl Luceño, Germán Castañeda, Alfredo Rodríguez y Joseba Vegas, con fotos de Alfredo Rodríguez y vídeo de Jone Novo.

 

 

BILBAO BBK LIVE 2014 – CRÓNICA DEL JUEVES, 10 DE JULIO


future of_the_left_bilbaobbklive2014_bifmDimos el pistoletazo de salida en el «Escenario Heineken» con los galeses Future Of The Left (en la imagen a la derecha de estas líneas) quienes no tuvieron problema en abrir la caja de los ruidos en el monte Kobeta. El cuarteto tuvo que lidiar con un escaso público que se situó frente a su escenario, si bien, mayor inconveniente fueron los acoples de sonido que sufrieron durante los primeros minutos de su actuación. Aún así, las guitarras endiabladas y un bajo atronador se conjugaron a la perfección mezclando rock alternativo con noise, demostrando que la década que llevan en activo es más que suficiente para dejar un gran sabor de boca. Alternando canciones de su último trabajo editado, «How To Stop Your Brain In An Accident» (Prescriptions, 2013), con otras de sus anteriores referencias discográficas, mostraron su valía ante una posible futura gira invernal.

 

Sospechábamos que poco más que amigos y familia habría en el «Escenario Sony» para ver al quinteto de Arratia Eskean Kristö a una hora tan temprana como las 17:40. Y allí estaban los «fans», sí, pero también más gente expectante por ver en directo a unos jóvenes debutantes (aún con su primer disco por editar), vencedores del concurso Banden Lehia. Y convencieron. Lo suyo es rock setentero puro, y puede que no hagan nada nuevo. Pero lo hacen muy bien. Con punzante electricidad, con pasajes hard-rockeros y, sobre todo, con actitud (¡bravo por su vocalista!). Intercalaron temas propios en euskera con versiones de clásicos que, claramente, les han marcado (Cult, Stones…). Y tras el corto aperitivo que supuso su cita en el escenario 3, nosotros les vamos a seguir la pista, claro que sí.


parquet courts_bilbaobbklive2014_bifmDe muy cerca al otro lado del Atlántico, al barrio neoyorquino de Brooklyn, de donde procede el cuarteto de indie-rock y garage Parquet Courts (en la imagen a la izquierda de esto que lees), encargado de inaugurar el «Escenario Bilbao» ante un buen número de espectadores. El combo levantó aplausos y buenos comentarios tras su directo, el mismo que durante unos cuarenta minutos sonó en la montaña vizcaína. Su alabado «Sunbathing Animal» (Rough Trade Records, 2014), recientemente editado, lideró su actuación, alternando las voces de tres de sus miembros entre guitarras distorsionadas y melodías aceleradas.


Regresamos al «Escenario Heineken» para presenciar el directo de uno de los grupos más esperados de la jornada por un buen número de espectadores, tal y como demostró la gran afluencia de la que gozaron los ingleses White Lies. Con el regusto a enésima banda de post-punk revival jugaron bien sus cartas para goce y deleite de un respetable que coreó casi todas sus grandes canciones («To Lose My Life», «Farewell To The Fairground», «Bigger Than Us»). Harry McVeigh y sus compañeros estuvieron a la altura de las circunstancias, quedándose corto incluso el minutaje de su actuación.


white lies_bilbaobbklive_bifmWhite Lies // Alfredo Rodríguez


A las 19:00 horas de la tarde, en el «Escenario Sony», llegaba el momento que ya, casi de forma tradicional, se reserva en el Bilbao BBK Live al soul añejo. Si en ediciones anteriores este espacio lo protagonizaron gente como Charles Bradley (maravilloso su directo del pasado año) o Eli ‘Paperboy’ Reed (en un escenario mayor), en esta ocasión el privilegio de reivindicar el género negro fue para un blanco llegado desde Washington y llamado Allen Stone.


Acompañado de una banda entregada a la causa y sabedora de sus capacidades para hacer bailar al personal, Stone y compañía se pusieron a ello casi desde el primer tema con el que abrieron su bolo. Mantuvieron el nivel durante todo el set, provocando que la carpa en la que presentaron su espectáculo se convirtiese en una gran pista de baile gracias al feeling de temas como «Say So». Con su portentosa voz y su desparpajo, presentó al público de Bilbao sus dos trabajos, «Allen Stone» y «Last to Speak», en los que las influencias de grandes como Marvin Gaye o, en una querencia más funkie, Stevie Wonder son evidentes pero apropiadas desde un sonido elegante y personal.


Sin duda, una buena muestra de que desde la programación del festival bilbaíno se cuida y se aprecia el género y, a tenor de lo visto por la respuesta del respetable (gracias, claro, a Allen Stone), esperemos que cada año se siga mimando este reducto negroide.


john newman_bilbaobbklive2014_bifmY una vez que la veda soul se abrió en el «Escenario Sony» con la actuación de Allen Stone, otro representante del género, en este caso uno de los hypes del mismo, se presentó en Kobetamendi en loor de multitudes desde el Escenario Bilbao. Hablamos de John Newman (en la foto de la derecha), otro blanquito con tupé (aunque repeinado hacia atrás esta vez), que, acompañado de una potente banda y coros femeninos, vino a presentar su aclamado «Tribute» y, por supuesto, su hit «Love Me Again».


Ataviado con traje negro, camiseta blanca, calcetines luciernaguescos (que parecían querer rendir homenaje a Michael Jackson) y un buen número de alhajas doradas en sus dedos, el británico arrancó el bolo con un potente tema como es «All For You» con el que trató de meterse al respetable en el bolsillo. Sin embargo, su directo se fue diluyendo, fue perdiendo fuerza o, quizá, simplemente, no acabó de conectar con un público que, a esas horas, estaba más pendiente de hidratarse o alimentarse o dosificarse para lo que quedaba por delante y lo de Newman no era más que música de acompañamiento, a excepción hecha de una buena turba de guiris en las primeras filas que sí que bailaron y corearon cada uno de los temas del soulman inglés.


Y, claro está, ese reducto de seguidores se multiplicó por mil a eso de las 20:50, momento en el que la banda encaró los primeros acordes de «Love Me Again», ese gran éxito que, ahora sí, puso patas arriba todo el monte. Pero, más allá del mencionado hit y algún que otro momento (está claro que hay madera y un prometedor futuro para el joven cantante británico), es posible que el bolo de Allen Stone superase al de John Newman en lo que a «alma» se refiere. Habría que haber visto cómo hubiese funcionado el primero en el lugar del segundo.


Y, mientras en el madrileño estadio Vicente Calderón tocaban unos jóvenes llamados One Direction (típica boyband para adolescentes o máximo exponente de lo que se conoce como «fenómeno fan»), unos madrileños enfervorecían al público bilbaíno. Y es que, en la liga del indie español no cabe ningún género de duda de que, si hay un grupo que representa a la perfección eso del fenómeno-fan, éste es Vetusta Morla. En Bilbao BBK Live, una vez más, volvieron a demostrarlo.


Con un bonito atardecer como marco, Pucho, frontman del sexteto, emergió en el «Escenario Heineken» con una camisa de diseño geométrico y en modo percusionista golpeando un bidón con el que introducir «La deriva», el tema con el que se abre su homónimo y último álbum, el tercero ya. Precisamente, sobre este disco se centró la primera parte del concierto para que en la segunda mitad del mismo Pucho y los suyos desplegasen su gran arsenal de (¿se les puede llamar ya… ?) clásicos y se acreditase lo que decíamos al principio: hay veces que el fenómeno-fan no es tan diferente sea uno o una seguidor de un estilo musical determinado… Es decir: éxtasis absoluto con temas como «Copenhague» o «Valiente» y karaoke multitudinario por parte de sus seguidores.


vetusta morla_bilbaobbklive2014_bifmPucho, cantante de Vetusta Morla // Alfredo Rodríguez


Dicho lo cual, Vetusta Morla, una vez más, en su ya casi cita ineludible con el Bilbao BBK Live, volvieron a demostrar con su contundente directo, el porqué de estar donde están. Volverán al festival (más pronto que tarde) y volverán a arrasar. Al tiempo (o al año que viene, vaya).


Cuando la masa corría enfervorecida a abarrotar el segundo escenario para ver a Vetusta Morla, nos temimos que 25 minutos después, no iba a haber nadie dispuesto a ver a Hercules & Love Affair en el tercer escenario. Pero erramos. Porque, en realidad, la conjunción de públicos entre ambas bandas tiende a nula. La carpa estuvo a rebosar desde el minuto uno y se convirtió en una enorme pista de baile desde el minuto dos. Fiestón desenfrenado y petardeo loco. Eso es lo que montaron a una hora (las 21:35) que no parecía nada propicia para su «NY house music«, como la presentaron ellos. Al fondo, visuales deudoras de Keith Haring y un inmenso centro de operaciones electrónico comandado por su cerebro, Andy Butler (que, tras pequeños problemas técnicos, nos animó a descargarnos «legal o ilegalmente» el reciente disco que presentaban, «The Feast Of The Broken Heart»). Y en primera línea, dos maestros de ceremonias-cantantes que se llevaron de calle al respetable: Gustaph, con su sombrero cordobés y su falsete, y la drag Rouge Mary, con su boina roja primero y su larga melena negra después, y con su vozarrón. El delirio generalizado llegaría, claro, con «Blind», en la que no necesitaron de la presencia de Antony Hegarty para bordarlo.


TURNO PARA FRANZ FERDINAND, LOS CABEZAS DE CARTEL

frand ferdinand02_bilbaobbklive_bifmEl año que se cumplen 100 años del asesinato del archiduque de Austria, Francisco Fernando, magnicidio que originó la primera Guerra Mundial, los escoceses Franz Ferdinand se convierten en cabeza de cartel del Bilbao BBK Live… ¿Casualidad? No lo creemos. Chanzas y estupideces aparte, nos preguntábamos, minutos antes de la salida a escena de Kapranos y los suyos, cómo este conjunto no había figurado aún en ningún cartel de la cita bilbaína… Y es que Franz Ferdinand es garantía, es el directo, es el ciclón. O, al menos, así ha venido siendo.


Se trata de una banda que, desde el inicio, sale arrollando, que es capaz de tocar trallazo tras trallazo sin desfallecer, sin descanso. Son un grupo con una colección tal de hits a lo largo de sus cuatro discos que tienen repertorio para no dejar que dejes de bailar. Alex Kapranos es un frontman con actitud y aptitud que contagia, de la misma manera que el resto de sus compañeros, al respetable para hacer que sus conciertos se conviertan en inolvidables o, cuando menos, que uno salga de los mismos pensando en cuándo será la próxima vez que volvamos a verlos.


franz ferdinand01_bilbaobbklive2014_bifmAlex Kapranos // Alfredo Rodríguez


El jueves en Kobetamendi se dio todo esto… aunque un poco menos. Se permitieron el lujo de poner del revés el monte tocando uno de sus himnos más reconocibles, «Do You Want To”; hicieron desgañitarse al personal con ese fiestón que es su ya clásico «Take Me Out»; llevaron al suelo (invitando a sentarse) a los cerca de 40.000 asistentes a su bolo mientras interpretaban «This Fire»… Así podríamos seguir el resto de la crónica, ya que las casi dos horas que los escoceses estuvieron sobre el «Escenario Bilbao» dieron para mucho. Sin embargo, de todas las veces que hemos visto a la banda de Glasgow, quizá ésta fuera en la que más «mayores» nos encontramos a sus integrantes, como si ya no les fuera la vida en eso de tocar sus canciones…


phoenix bilbaobbklive2014_bifmLo bueno de la configuración del cartel del Bilbao BBK Live de este año es que, a pesar de lo que indiquen los tamaños de las tipografías del póster, no hay un cabeza de cartel claro por día (y la estrategia se ha probado más que efectiva visto el «sold out» total conseguido). Porque, ¿no eran, realmente, Franz Ferdinand, Phoenix y Crystal Fighters «co-cabezas» de la noche de ayer? Así lo creyó el público, que no abandonó en masa el recinto tras el concierto de los escoceses, sino que abarrotó el «Escenario Heineken» para descubrir qué eran capaces de hacer los Phoenix pasada ya la medianoche.


Era su primera visita a Euskadi, así que para muchos aquello era una incertidumbre (si bien otros salimos de dudas el año pasado en Primavera Sound): un grupo como el suyo programado a esas horas, un frontman con una voz hipersuave y menos carisma que un funcionario del INEM (nos consta que Sofia Coppola no opina igual), un álbum ya antiguo, «Wolfgang Amadeus Phoenix» (2009) que muchos asumen el cúlmen de toda su discografía… Bien, pues a los 10 minutos todos los posibles prejuicios volaron por los aires. Su líder y cantante, Thomas Mars (a la derecha de estas líneas), el maridísimo, demostró ser muchísimo menos soso que su popular pareja sentimental y se hizo con el control absoluto del escenario. Y del foso… Los de seguridad no sabían cómo sujetarle cuando se subía a la valla que finalmente se saltó para terminar, nos solo haciendo crowdsurfing, sino cantando de pie sobre alguien del público.


Arroparon a Mars la brillante ejecución del resto de la banda y unos visuales sencillos pero efectivos y coloristas, lo que permitió a los de Versalles dar un concierto redondo, en el que su rico sonido en disco se trasladó a la perfección al directo: limpio pero a la vez potente, no perdiendo los preciosistas detalles sonoros ya marca de la casa. ¡Ah! Y respecto a aquello de  si pesa mucho el éxito de un single como «Lisztomania»… Fue el segundo tema de su setlist anoche, lo cual demuestra valentía y, sobre todo, confianza sobrada en su repertorio («1901», «Everything Is Everything»…) y en su último lanzamiento, «Bankrupt!» (2013), con cuyo «Entertainment» abrieron. Para la traca final no necesitaron ases en la manga, porque la hora y cuarto completa fue pura magia.


Con el buen sabor de boca de Phoenix nos dirigimos al escenario principal convencidos de que Crystal Fighters viven su gran momento y piden a gritos ya grandes aforos como el del Bilbao BBK Live. Porque irrumpieron con fuerza con «Star Of Love» en 2010, pero el «Cave Rave» de 2013 fue ya el pelotazo, un disco en el que todos los temas podían ser singles de pegada y con el que llevan ya girando un año.


crystal fighters_bilbaobbklive2014_bifmHill Rave! Crystal Fighters en directo // Alfredo Rodríguez


Y la cosa comenzó así: flores coloridas en la escenografía, abundantes plumas en los estilismos y una txalaparta presidiendo el escenario principal del festival por primera vez en sus 9 años de historia. Sebastian, Gilbert y Graham (acompañados de sus chicas y de un músico de apoyo) saltaron eufóricos a escena, ante el público de su «patria espiritual«, como dijeron, a la que dedicaban el primer verso de su concierto: «País Vasco to San Francisco…«. Sin embargo, ya desde ese «Solar System» algo pinchaba en Crystal Fighters… ¿Estaba Sebastian medio afónico? ¿Estaban ellas dos desganadas? Lo cierto es que su potencia llenó Kobetamendi con creces, que su heterodoxa forma de aporrear la txalaparta pone la guinda a su sonido en directo, que acometieron todos los trallazos de sus dos discos («Follow», «Champion Sound», «LA Calling», «Wave», «Are We One»…) Pero nos faltó algo. Incluso en ese bis infalible que encadenó «I Love London» -cencerros en mano- y «Xtatic Truth». ¿Entrega? ¿Pasión? ¿Alma? Solo Graham y su guitarra parecían estar dándolo todo. O quizá es que tras verlos hace un año en el alucinado akelarre que se montaron en el interior de Zugarramurdi, todo lo demás parece un sucedáneo. ¿No les ha sentado del todo bien la salida de la cueva a monte abierto? Aquello sí que fue una verdadera «cave rave»…


Y nos dieron las 3 de la mañana y aún quedaba mucha noche y muchísima gente en lo alto del monte para vibrar (y bailar) con Dorian, Kostrok, Los Pilotos, Za! o The Suicide Of Western Culture, pero nosotros bajamos a la city para poder madrugar el viernes, ¡que esta crónica no se escribe sola! Y, además, quedaban por delante otras dos intensas jornadas… (Más información de Bilbao BBK Live en nuestra página de Festivales y en www.bilbaobbklive.com)

 

Bilbao BBK Live 2014: crónica, fotos y vídeos del viernes 11 de julio (Prodigy, Foster The People, Bastille, Izal…)

Bilbao BBK Live 2014: crónica y fotos del sábado 12 de julio (Black Keys, Lumineers, MGMT…)

 

Arriba