BI FM

Bilbao BBK Live

¿Cómo será el concierto de Gorillaz en Bilbao BBK Live 2018?

Gorillaz en concierto

Nos anticipamos a la actuación de la banda virtual liderada por Damon Albarn en Kobetamendi tras su paso por Sónar 2018 y el castillo encantado de Malahide, en Irlanda

Gorillaz en Sónar 2018 // Fernando Schlaepfer
Nos anticipamos a la actuación de la banda virtual liderada por Damon Albarn en Kobetamendi tras su paso por Sónar 2018 y el castillo encantado de Malahide, en Irlanda

A sólo 13 kilómetros al norte de Dublín se encuentra el castillo de Malahide, uno de los más antiguos de Irlanda. Construido en el siglo XII, ampliado en el XV, y propiedad del estado desde 1975, es famoso por sus fantasmas (hasta cinco, que se sepa/crea)… pero también por los conciertos que, desde 2007, se ofrecen en el enorme parque de 100 hectáreas que rodea la fortaleza.

Hasta allí, miles y miles de fans de Gorillaz (hasta 20.000) se desplazaron el pasado 9 de junio para descubrir en directo las canciones de “The Now Now”, el sexto álbum de la banda ideada por Damon Albarn y Jamie Hewlett, a publicar 20 días después. Y no, no se quedaron con la incógnita, pues hasta siete nuevos temas fueron interpretados en ese fabuloso enclave, bajo un sol de justicia y un ambiente de lo más festivo (de hecho, aquello parecía un festival y no un mero concierto).

Gorillaz en concierto

El público y los fantasmas, impacientes // Joseba Vegas

Precedidos por la Hypnotic Brass Ensemble, Little Simz y, cómo no, De La Soul (todos ellos, colaboradores de la banda virtual), Gorillaz irrumpieron en escena al grito de “Hello? Is anyone there?”, la intro de “M1 A1”, uno de los temas de su álbum de debut, “Gorillaz”, de 2001. Una canción perfecta para obtener el feedback del mulitudinario público desde el minuto 0 y, de paso, para avisarnos de que el concierto sería más guitarrero y menos hip hop que los de su anterior gira, la del álbum “Humanz” (2017).

Y, tras rescatar un tema tan antiguo (disfrutado también por muchos niños que, claro, ni por asomo habían nacido cuando el líder de Blur y el dibujante de “Tank Girl” imaginaron su ecléctico y exitoso grupo musical), “Tranz”, una de las canciones nuevas aún no lanzadas como adelanto del disco. Electrónica, rockera y con poso soul (acentuado por el coro góspel de seis personas), confirmó la buena pinta que tiene el nuevo trabajo.

Gorillaz en concierto

Gorillaz, lo virtual y lo humano // Denholm Hewlett

Tras ese flamante aperitivo, carrusel de hits, de discos diferentes: “Last Living Souls” (de “Demon Days”, 2005), “Rhinestone Eyes” (de “Plastic Beach”, 2010), “Tomorrow Comes Today” (otra del debut) o una “Every Planet We Reach Is Dead” (de “Demon Days”), que, sin ser de las típicas en su repertorio, sirvió para darle a Albarn el protagonismo que, últimamente, parecía haber cedido a esa pléyade de invitados que acompaña al combo en cada gira.

Y es que sí, a Damon se le ven las ganas de volver a llevar la voz cantante y de enfatizar el lado más netamente pop de un proyecto tan poliédrico que es capaz de albergar mil y un estilos. Quizá por eso, por esa acentuación de la parte más orgánica de Gorillaz, es Jack Black, el actor de “School of Rock”, el que protagoniza el vídeo de “Humility”, uno de los singles de adelanto de “The Now Now”, y que interpretaron (sin George Benson) antes del desparrame de “Superfast Jellyfish”, en compañía de los siempre animosos y enérgicos De La Soul. Fue uno de los momentos donde más espacio se le dejó al rap, a pesar de ese estribillo tan pop, originalmente cantado por el líder de Super Furry Animals, Gruff Rhys, y aquí acometido, claro, por un divertido Damon Albarn, tan encantado como siempre con la presencia en el escenario de Posdnuos, Trugoy y Maseo.

Gorillaz en directo

De La Soul nunca fallan // Denholm Hewlett

Iba cayendo la noche, pero aún aguantaba la luz solar, en un día delicioso de esos que no siempre se pueden disfrutar en un país como Irlanda. Un ambiente insuperable, en un precioso paraje, que puso en bandeja que nos emocionáramos con “On Melancholy Hill” y “El Mañana”, antes de descubrir “Magic City”, otra novedad en su setlist, y que también toca la fibra sensible, a pesar de su ritmo chispeante.
Peven Everett debió pensar que ya estaba bien de nostalgia, por lo que saltó a escena para alardear de garganta profunda y ritmos discotequeros en “Strobelite”, uno de los únicos tres temas del disco del año pasado que estimaron idóneo para este show. Otro, “Andromeda”, dio continuidad al baile antes de una “Hollywood”, nueva, que, con la ayuda de Jamie Principle, siguió mostrando el potencial de las nuevas creaciones, ahora sí, de tonos más negroides.

Llevábamos casi una hora de show, seguía oscureciéndose el cielo, los visuales alcanzaban su mayor esplendor y aquello no tenía pinta de decaer. Quedaba mucho por delante. Little Simz rapeó a la velocidad de la luz en “Garage Palace” (solo encontrable en la versión deluxe de “Humanz”), Peven Everett hizo de Bobby Womack (D.E.P) en “Stylo” y otra nueva, “Sorcererz”, siguió por la senda r&b. Una delicia.
Dos grandes himnos, “Dirty Harry” (con Bootie Brown) y “Feel Good Inc” (con De La Soul y sus risas malévolas) convirtieron la enorme explanada de Malahide en un gran karaoke antes de rebajar el tempo gracias al inicio de “Souk Eye” (más material nuevo, esta vez con Albarn sentado al piano), que parecía un tanto apesadumbrada… hasta que explotó y siguió haciéndonos bailar.

Gorillaz en directo

Los visuales, mejor cuanto más de noche // Denholm Hewlett

Veinte canciones, casi nada, antes de parar, retirarse… y volver, para un bis de siete más, empezando por la disco “Lake Zurich” (nueva), la colaboración de Hypnotic Brass Ensemble en “Broken”… y, claro, los éxitos: “Saturnz Barz“, “Kids With Guns“, “Clint Eastwood” y “Demon Days” (enlazada a “Don’t Get Lost in Heaven“). Un final de acento góspel para terminar de tocar el cielo… ya oscuro.

La noche ponía fin a una gozada de día, de paraje, de recinto, de ambiente y, claro, de canciones. Y Gorillaz tienen muchas excelentes. En Malahide pudimos comprobar de primera mano que las nuevas, también.

GORILLAZ EN EL SÓNAR

¿Y, ¿cómo se lo montaron Gorillaz en Barcelona el pasado viernes 15, en Sónar 2018? Pues parecido, muy parecido. Fue un show algo más breve, con 23 temas en lugar de 27, con un bloque principal de 19 en lugar de 20, y con un bis de cuatro en vez de siete. Así que, claro, algunas canciones quedaron fuera con respecto a Dublín… y, además, incluyeron algún tema que no sonó junto al castillo encantado. Así, Damon rapeó (por primera vez) los versos de “Sleeping Powder“, dejando fuera “Strobelite”.

Gorillaz en Barcelona

Gorillaz en Barcelona // Ariel Martini

Tras pasar por camerinos, prescindieron de “las lentas” que sí tocaron en Irlanda: “Broken”, “Don’t Get Lost In Heaven” y “Demon Days”. De esta manera, la traca final estuvo compuesta por “Lake Zurich”, “Saturnz Barz”, “Kids With Guns” y “Clint Eastwood”.

Así pues, repertorios prácticamente calcados, un poquito más corto en el caso del festival (por aquello de las apreturas horarias, por mucho que ejercer de cabeza de cartel te permita/exija ofrecer un concierto más extenso que el del resto de artistas programados). Sin duda, en Bilbao BBK Live 2018 seremos testigos de algo que no diferirá demasiado de lo disfrutado en las capitales irlandesa y catalana. Aunque nos queda una gran duda: ¿Saldrá Noel Gallagher a escena para interpretar junto a su amado archienemigo Damon Albarn “We Got The Power“? Compruébalo el 14 de julio en Kobetamendi.

Arriba