BI FM

BIME Live

BIME Live 2017: Todo al negro (CRÓNICA + FOTOS)

BIME Live 2017 (BI FM)

Terminamos la temporada de festivales viendo a Franz Ferdinand, The Prodigy, Einstürzende Neubauten, Ride, BNQT, Royal Blood, Delorean, Orbital y muchos más en el BEC de Barakaldo

Franz Ferdinand, de menos a más en BIME Live 2017 // evol_photo
Terminamos la temporada de festivales viendo a Franz Ferdinand, The Prodigy, Einstürzende Neubauten, Ride, BNQT, Royal Blood, Delorean, Orbital y muchos más en el BEC de Barakaldo

Pues ya está. Ya podemos cerrar la temporada de festivales por este año. Al menos, la temporada de “macrofestivales”, entiéndannos (que ahí tenemos, por ejemplo, el inminente Bilboloop). Tras tres jornadas de BIME Pro orientadas a la industria, la entrega de los Premios FEST y las actuaciones en salas de BIME City, llegaba la hora de BIME Live, el gran festival musical englobado dentro de Bizkaia Music Experience (que ya ni te acordabas de qué significa el nombre, ¿eh).

El BEC! de Barakaldo resulta especialmente frío si no está hasta los topes, por lo que el viernes 27 de octubre quedó bastante claro que Royal Blood aún no pueden considerarse una banda merecedora de ser cabeza de cartel de un evento de estas características. Ojo. Que hablamos en términos de “tirón popular”, no de calidad de la propuesta. Nosotros ya auguramos en el pasado BBK Live que volverían por todo lo alto, que estaban destinados a ello, y zas, a la primera de cambio. Quizá por eso, porque era demasiado pronto para regresar a Euskadi, no consiguieron “petarla”.

BIME Live 2017 (BI FM)

Bajo + batería = Royal Blood // evol_photo

El concierto, con dos elegantes coristas femeninas y resplandecientes luces, tampoco contó con el punch de Kobetamendi, pero no sabemos si fue por falta de volumen o a causa del propio recinto (o si ambas cosas iban de la mano). Aunque, aún así, fue una gran actuación que sirvió para convencer a los que dudaban y sorprender a los que desconocían al dúo. Que haberlos, todavía haylos. Volverán. Aún más grandes.

Pero, para grandes, legendarios incluso, Einstürzende Neubauten. El escenario Antzerkia (el más acogedor de los cuatro del festival -donde, ese mismo día, gozamos de otras propuestas de altura como las de Mark Eitzel, Bill Callahan y Anari-) se llenó con tubos que parecían lanzacohetes, cubos de compostaje, engranajes, chapas, calderas, muelles y bien de metralla de la que fue imposible salir indemne.

BIME Live 2017 (BI FM)

Blixa Bargeld, oscuridad y brillo // evol_photo

Porque sí, los más veteranos fueron los más “modernos” (o los más arriesgados, si prefieren) y los más viejos del lugar resultaron ser los más carismáticos. Mención especial para Blixa Bargeld, quien incluso vistiendo traje de chaqueta de brilli brilli, resulta oscuro y enigmático, poderosamente atrayente. Por algo fue miembro fundador de los Bad Seeds de Nick Cave (otro que tal baila).

Nos perdimos a Metronomy y su pop (a ratos) saltarín, pero pusimos en la balanza bailar con “The Bay” o fliparlo con “The Garden”… y claro.

BIME Live 2017 (BI FM)

No fueron al conservatorio. Menos mal // evol_photo

Otros clásicos que disfrutamos de lo lindo fueron Ride, si bien los habíamos visto recientemente en el FIB. Volvieron a repasar su nuevo disco, “Weather Diaries” (2017), su primer trabajo en más de veinte años, pero sin olvidar los éxitos. Y, de nuevo, quedó claro que lo de ahora y lo de entonces marida a la perfección. En la ecuación no faltaron “Twisterella”, “OX4” ni “Vapour Trail”, así que el resultado fue muy satisfactorio.

Más irregulares se mostraron Orbital, que a ratos nos hicieron bailar como locos y a ratos nos dejaron con la sensación de sí pero no. En su caso, quizá los hits están a bastantes años luz de los temas de menor calado. Aunque, con “The Box”, “Belfast” o “Chime” volvimos a recordar aquella etiqueta de “techno inteligente” que tan felices nos hizo en los 90. En tiempos de garrafón electrónico, no está de más volver a los clásicos.

BIME Live 2017 (BI FM)

IDM vs EDM en BIME Live 2017 // evol_photo

Lo de Kiasmos, en un formato más orgánico que el de los señores con linternas en las gafas, también fue oscuro y electrónico, a ratos bailable y a ratos más hipnótico que otra cosa. Una danza cadenciosa que rivalizaba con el clubbing del escenario Gaua, donde Joy Orbison y Jackmaster estuvieron haciendo de las suyas a la misma hora.

El sábado, de entrada (y con mucha más gente que el día previo), sirvió para descolocar a quienes aún no conocían a Las Bistecs y para hacer lo propio con quienes sí conocían a Delorean. Las primeras, cada día más y más populares, volvieron a demostrar por qué son las reinas del electro-disgusting (nada nuevo si viviste el electroclash) y todo un seguro festivalero en su vertiente más festiva (que de ahí deriva el concepto, ¿no?).

En el caso de Delorean, el escenario Antzerkia no acogió una actuación “normal” de los de Zarautz. El cuarteto desplegó el cancionero de “Mikel Laboa”, su nuevo trabajo, ese en el que, claro, revisitan la obra del genial cantautor euskaldun. Evidentemente, si no te percataste de ese detalle y, es más, desconocías a Laboa y su obra, el show del grupo te iba a dejar compuesto y sin “Deli”. Si, por el contrario, conocías a la banda y reconocías sus referencias, es muy posible que quedaras boquiabierto. Hicimos encuesta a pie de grada y recibimos tantos “pero qué leches” como “ha sido la leche”. Mucho más que versiones, toda una reestructuración conceptual.

BIME Live 2017 (BI FM)

#bimelive2017 #bec #bilbao #aquisufriendo // evol_photo

Y, como la cosa iba de mezclas imposibles, las dos siguientes bandas en escena fueron BNQT (se pronuncia “Banquet”), el supergrupo con miembros (y líderes) de Travis, Midlake, Grandaddy, Band Of Horses y Franz Ferdinand, en el escenario principal, y Exquirla (Niño de Elche + Toundra), de vuelta al teatro.

Muchos no sabían quiénes estaban detrás de los “Be Ene Cu Te” esos (tampoco ayudaban los actuales looks de Fran Healy y Alex Kapranos), por lo que no fue hasta mitad del concierto, con la versión del “Sing” de Travis que empezaron a hacerse preguntas. Y sí, eran Travis sonando más country, porque ahí estaba su escocés vocalista escudado por tejanos, californianos y washingtonianos. También versionaron “Why Does It Always Rain On Me?”, así como “Hewlett’s Daughter” y “A.M.” 180 (Grandaddy), “Roscoe” (Midlake) y “Revolution” (The Beatles), sin olvidar temas propios incluidos en su debut, “Volume 1”. ¿Veis como mezclar no es malo?

Franz Ferdinand no solo han cambiado de formación (con la salida del guitarrista Nick McCarthy y la entrada de Dino Bardot y Julian Corrie) y de… pintas (que sí, que costaba reconocer a Kapranos), sino que, durante un rato largo, temimos que nos los hubiesen cambiado por otros. Ya no había urgencia, no se atisbaba pasión, lo que fue un torbellino post-punk no era más que inofensivo pop de estadio. Entre la desgana de clásicos como “No You Girls” o “Walk Away” y que las canciones nuevas (“Lazy Boy”, “Paper Cages”, “Lois Lane”) no terminaban de despegar, nada, que nos estábamos incluso aburriendo (algo inaudito no hace tanto en un concierto de Franz Ferdinand).

BIME Live 2017 (BI FM)

Que nadie los dé por muertos // Franz Ferdinand

No fue hasta la séptima canción, “Jacqueline”, cuando aquello empezó a carburar. Con más hits inapelables (“The Fallen”, “Take Me Out”, “Michael”) y algún tema nuevo que sí que engancha (“Always Ascending”), nuestros queridos FF resucitaron y convencieron incluso a los que ya nos habíamos enfurruñado. En febrero saldrá su nuevo disco. Esperemos pues.

Unos que se mantienen fieles a su sonido e imagen son The Prodigy, por muchos años que pasen (y han pasado 27, ojo). Dos décadas después de la explosión breakbeat y de aquella sana y necesaria colisión entre rock y electrónica, Liam Howlett, Keith Flint y Maxim siguen a lo suyo, plenos de energía y agresividad, desafiantes, oscuros. Que vale, que lo mismo es todo un papel, pero tampoco Marilyn Manson desayuna niños crudos. Abrieron con el que, quizá, es su mayor hit, “Breathe”, dejando claro que tienen artillería suficiente como para que esa sea su tarjeta de bienvenida. Boom. En tu cara. A partir de ahí, canciones de todas sus épocas, mezcladas sin seguir orden cronológico alguno, pero siempre con un hilo conductor: el desenfreno.

BIME LIVE 2017 (BI FM)

Siguen dando miedito // evol_photo

Puede que las más recientes “Roadblox” o “Get Your Fight On” no estén a la altura y no pasen de mero (y efectista) ejercicio de estilo, pero ahí estaban, intercaladas, “Firestarter”, “Poison”, “Voodoo People”, “Smack My Bitch Up”… o “Their Law”, “No Good (Start the Dance)” y “Take Me to the Hospital”, con las que cerraron. Al frenopático, por favor.

BIME Live 2017

Espera, que tienes un bicho // evol_photo

Y a las 3 fueron las 2… pero ni con una hora de regalo. Se nos pasó volando/bailando con Vitalic, Leon Vynehall y Mano Le Tough. Hasta el año que viene.

Arriba