BI FM

Festivales

Music Legends Festival 2016: CRÓNICA y FOTOS del sábado (Jethro Tull, Bob Geldof, Nina Hagen…)

Segunda y última jornada del festival de nuevo cuño basado en glorias musicales pretéritas. Óscar Díez (texto) y Koldo Orue (fotos) cuentan para bi fm cómo la diva alemana del punk perpetró su cabaret destroyer sin siquiera levantarse de la silla, cómo el ex-CSNY convenció al respetable o cómo el lamentablemente poco considerado Geldof ofició soberbiamente


Segunda y última jornada del festival de nuevo cuño basado en glorias musicales pretéritas. Óscar Díez (texto) y Koldo Orue (fotos) cuentan para bi fm cómo la diva alemana del punk perpetró su cabaret destroyer sin siquiera levantarse de la silla, cómo el ex-CSNY convenció al respetable o cómo el lamentablemente poco considerado Geldof ofició soberbiamente

 

nina hagen music legends festival 2016Segundo y último día de la primera edición del BBK Music Legends Festival 2016 (aquí, la crónica de ayer viernes) bajo un sol de justicia (quién nos lo iba a decir 48 horas antes). Llegamos al festival de La Ola (Sondika) y alucinamos con la chocarrera Nina Hagen (foto derecha, de Koldo Orue). Ofició sentada, con un atril en el que leía las letras de las canciones (un golpe de viento se las voló y soltamos una carcajada; sí, somos gentuza). Masacrando clásicos del blues, perpetrando temas de los Doors y facturando un cabaret que haría huir despavorida a Liza Minnelli. Con todo, el público estaba en modo positivo y la diva se llevó ovación. Vivir para ver.

Gentes habituales de esas que te encuentras en todos los conciertos nos recomendaron no perdernos a Bob Geldorf, así que nos posicionamos en fila uno, con el sol castigando cruel (eran las 7 de la tarde) y el artista, con una camisa y un pantalón sobaquero inenarrable. Superado el primer impacto, hay que reconocer que la banda sonó soberbia. Surcaron folk irlandés al comienzo, rock después y el himno “Tell me why!! I Don’t Like Mondays“, así como el “Boom Boom” de John Lee Hooker, al final, con todo el público coreando festivo. Fue lo mejor del día.

La tarde languidecía (toma frase de culebrón) cuando el mitiquísimo Graham Nash salía al escenario en formato dúo. Quizá demasiado exiguo para un festival, pensamos. Y sí… pero no. Las carencias fueron suplidas con calidad y calidez sobresalientes, y el yanki demostró el porqué de su lugar en la historia del rock. “Este es un buen festival -dijo enfaticamente, como reivindicando que los clásicos también deberían tener su hueco- y me encantaría volver el año que viene” (ya, y a nosotros, aunque visto lo visto, tenemos serias dudas). Cuando Nash cerró con clásicos de Crosby, Stills, Nash & Young y de los Beatles, tenía a todo el público en el bolsillo.

 

 graham nash music legends festival 2016Nash, en formato dúo // Koldo Orue

 

Tras deglutir una riquísima salchicha a un precio razonable (3,5 €) miramos al horizonte con miedo: habíamos visto hacía un lustro en la Sala BBK de Bilbao a Ian Anderson y su circo Jethro Tull y sabíamos lo que nos esperaba. Poco que añadir. El bueno de Ian hizo el flamenco con la pierna, resultó efectista soplando la flauta y todo remitió a la fiesta pagana medieval habitual. Tranquilamente podríamos haber estado en Balmaseda en vez de en Sondika. Nos aburrimos intensamente.

Del BBK Music Legends Fest 2016 nos quedamos con muchas cosas: Nivelón general en música, público culto, amable y agradable, comida y bebida de calidad a precio razonable y facilidad para acceder al recinto. No, no tenemos nada claro que con la escasa respuesta del público (digamos que, a ojo, unas 600 personas máximo el primer día y un millar en esta segunda jornada), vaya a haber una segunda edición en 2017. Pero de ser así, volveríamos encantados.

 

 jethro tull music legends festival 2016Ian -Jethro Tull- Anderson (y su flauta, claro) // Koldo Orue

 

Arriba