BI FM

Ebrovisión

Qué hacer, comer, beber y visitar en Miranda de Ebro

Recorremos para ti lo mejor de la segunda ciudad de Burgos, a medio camino de Euskadi y La Rioja y con mucho que ofrecer, incluso más allá de Ebrovisión.

Miranda de Ebro // JL Dufourg
Cruce de caminos, nudo de comunicaciones, pieza estratégica y comercial de primer orden y sede del festival Ebrovisión, que celebrará su 19ª edición los próximos días 5, 6, 7 y 8 de septiembre. Recorremos para ti lo mejor de la localidad burgalesa

Ya está todo listo para Ebrovisión 2019: Los grupos (Temples, Dorian, Cooper, Novedades Carminha, Fuel Fandango…), los DJs (Maadraassoo, Edu Anmu, Jotapop, Estereobrothers…), las bandas emergentes, las actividades paralelas, los seguidores de BI FM… Un festival que tendrá lugar durante tres cuatro días (5, 6, 7 y 8 de septiembre) en Miranda de Ebro (Burgos), una ciudad con mucha importancia histórica y marcada por su particular situación geográfica.

Limítrofe con La Rioja y el País Vasco, la localidad castellana ha sido, a través de los siglos, «una pieza estra­tégica y comercial de primer orden», como estiman en el Ayuntamiento. Sus importantes vías de comunicación fueron el revulsivo que potenció su desarrollo, transformando una economía agrícola-ganadera en otra eminentemente industrial y volcada en los servicios.

La Plaza de España de Miranda de Ebro

La Plaza de España // Ayto. Miranda de Ebro

Hoy en día es la segunda ciudad más poblada de la provincia de Burgos (solo superada por la capital) y sigue siendo un importante nudo de comunicaciones y una zona de gran implantación empresarial. En un radio de tan solo 80 km se encuentran Bilbao, Logroño, la propia Burgos y la más cercana Vitoria-Gasteiz… y, a solo 130, Pamplona y Donostia. Así que os animamos a todos a visitarla… y, claro, a disfrutar de Ebrovisión. Ahí van unas cuantas propuestas.

PLANES EN MIRANDA DE EBRO
  • QUÉ VISITAR

EL CASTILLO

De finales del siglo XV (1480), es una de las mejores maneras de acercarse a la Miranda histórica. Inicialmente, fue ideado como iglesia fortificada y atalaya desde la que controlar el comercio a través del Ebro (en especial, el lucrativo negocio de la sal). Más tarde, ya como castillo, pasó de manos del Conde de Salinas al Duque de Híjar y de ahí a la Corona. Dejado de la mano de Dios, acabó como corraliza comunal y no sería hasta comienzos del XIX que, por medio de las tropas francesas (enfrascadas en la Guerra de Independencia), recuperó su carácter militar. Tras un siglo de continuo deterioro, fue adquirido por el Ayuntamiento en 1897 y semidemolido a comienzos del XX, albergando los depósitos de aguas municipales. Por suerte, hoy podemos visitarlo restaurado gracias a la labor de historiadores, arqueólogos y técnicos. Una joya recuperada.

EL JARDÍN BOTÁNICO

Coronando la localidad, junto al castillo, se encuentra el Jardín Botánico. Más de 2400 m² de la zona de esparcimiento de un antiguo convento que ya en el siglo XVI había sido utilizada para cultivos. De estructura escalonada para salvar la pendiente, el Jardín Botánico fue construido por el Ayuntamiento en 1998, respetando sus siete terrazas originales. Ampliado en 2004, hoy consta de más de 700 variedades vegetales originarias de los cinco continentes. Otro ‘must’ mirandés.

EL CASCO HISTÓRICO

Del castillo al Jardín Botánico y, de ahí (si no lo has hecho previamente, ya que también es recomendable concertar sus visitas guiadas) al CIMA, el Centro de Interpretación de Miranda Antigua, situado en el corazón del Centro Histórico (C/ San Francisco, 10). Podrás obtener bien de información de todo lo que verás a continuación: el Convento de San Francisco (con iglesia y claustro de los S. XVI y XVII), la Casa de los Gil Delgado-Ocio (de 1770 y recientemente restaurada), la también neoclásica Casa de Don Lope o Casa de los Olarte (de 1778 y futuro Museo Comarcal). El descenso os llevará hasta la Plaza de España, lugar bien conocido por los ebrovisivos (ya que allí se celebra los sábados de festival la Muestra Gastronómica), con su templete para la orquesta en medio y el Ayuntamiento, del s. XVIII, en un lateral. También encontraréis allí la Casa de las Cadenas y la Casa de los Urbina, ambas del siglo XVI. Además, tenéis un buen puñado de bares tanto en la propia plaza como en las calles aledañas, donde no faltan los pinchos, las raciones y los buenos caldos.

Miranda de Ebro

El Casco Histórico // E. Truchuelo

Tanto si aprovecháis para tomar algo como si no, justo al lado encontraréis la Iglesia de Santa María, del s. XVI y de estilo renacentista con elementos del gótico tardío. Pero, más allá de su valor arquitectónico, es famosa porque cobija a la momia de El Chantre, uno de los personajes de la cultura popular local (y que da nombre al festival musical que se celebra cada invierno en Miranda de Ebro). Justo enfrente, seguro que te sorprende el imponente Teatro Apolo, de 1920 (pero recientemente reformado). Y, saliendo de la parte vieja de la ciudad, cómo no: el río Ebro. Lo cruzarás a través del Puente de Carlos III (1775) y darás con la Iglesia del Espíritu Santo, la más antigua del municipio, de estilo románico (y posteriores) y de cuyo núcleo original ya existían referencias en 1099.

Iglesia del Espíriru Santo (Miranda de Ebro)

Iglesia del Espíriru Santo // Ayto. Miranda de Ebro

  • DÓNDE COMER

LA HIGUERA
C/ Independencia, s/n.
Tel: 947 324 733

Volviendo a cruzar el puente encontrarás este restaurante superconcurrido, así que te recomendamos reservar antes. Encontrarás raciones caseras en ambiente de taberna familiar y añeja con más de medio siglo de vida. Allí puedes probar los «tomates de Miranda» y no te debes perder sus patatas fritas con salsa de queso. También cuenta con un acogedor patio donde, si reservas con tiempo, podrás cenar al aire libre.

La Higuera, en Miranda de Ebro

Tomates de Miranda // La Higuera

LA VASCA
C/ del Olmo, 3.
Tel: 947 311 301

En 1926, Ángela Bilbao, natural de Urduliz (Bizkaia) y su marido Francisco Manuel Ruiz, de Pino de Bureba (Burgos), abrieron en la céntrica calle El Olmo una casa de comidas. Su actividad empezaba a temprana hora despachando orujo y galletas de vainilla para los trabajadores que empezaban su jornada laboral, y a lo largo del día almuerzos y meriendas consistentes en callos, pollos, asadurillas, cabecillas… Dado su éxito, el local se tuvo que ir ampliando, reformándose hasta tres veces, si bien no se ha tocado desde 1974. Hoy se mantiene aquel aspecto y la misma esencia, pero lleva las riendas la tercera generación de la familia. Su comida sigue siendo tradicional y nunca faltan los mejores platos de temporada.

Restaurante La Vasca, en Miranda de Ebro

Hoy como ayer // La Vasca

LA ROCA / VIVA
C/ Ramón y Cajal, 47 / C/ Juan Ramón Jiménez 19.
Tel: 947 312 002 / Tel: 947 027 718

Más allá de que su selección musical es completamente acorde con el ebrovisivo medio, la cocina de mercado en miniatura de La Roca es una absoluta delicia. También es pequeño el local (de hecho, no tiene mesas), así que hazte fuerte en alguna de sus barras y no olvides probar la cigala con migas y huevo de corral, el taco de mollejas y tirabeques o sus famosas hamburguesas y croquetas.

Y si La Roca es un bar… el Viva es su versión extendida. Vamos, la versión restaurante, por si lo que quieres es sentarte a la mesa y disfrutar de la gastronomía en un modo más tradicional… o no tanto.  Y es que Viva juega con una propuesta gastronómica creativa y un concepto atrevido en sus platos. Para flipar en colores, como los de su carta: azul (para los platos fríos), rojo (para los calientes), amarillo (para las elaboraciones a base de patata) y verde (para las propuestas alternativas a la carne). También trabajan mucho el atún rojo, la cocina mexicana y las hamburguesas, sin olvidarse de los postres (caseros, claro).

Restaurante VIVA (Miranda de Ebro)

Hasta la cocina //  Viva

OTROS RESTAURANTES DE AÚPA

Como la gastronomía de Miranda de Ebro es uno de sus platos fuertes (valga la redundancia), que no cunda el pánico si están llenos los lugares que te hemos recomendado. También tienes el Bocca (C/ Ramón y Cajal, 45. Tel: 947 721 207), el Tartán (C/ Juan R. Jiménez, 3. Tel: 947 044 097), el Acero (C/ Cdad. de Haro, 2. Tel: 947 008 533), el Carbón (C/ Estación, 80. Tel: 947 347 007) o La Colina (Poblado Los Ángeles, Manzana 6, Vivienda 3. Tel: 947 314 027), una mezcla de lugares para fusionar tradición y modernidad y que son de chuparse los dedos. TODOS. Si te saben a poco, tienes una extensa guía de restaurantes aquí.

Espacio Bocca, en Miranda de Ebro

¿Te apetece comer sobre el escenario? // Bocca

Y SI NO… ¡DE PINTXOS!

La gastronomía mirandesa es muy rica, en gran parte, debido a que aglutina lo mejor de las cocinas castellana, riojana y vasca, dada la estratégica ubicación del municipio. Por eso, son muy típicos los pintxos. Como ya te dijimos, puedes picar algo por la parte vieja de la ciudad, pero, para ir de pintxos, propiamente, te recomendamos hacerlo por el centro, alrededor del Parque Antonio Machado, para acabar en dos bares musicales como el Donald (C/ El Cid, 13) y el Sandra (C/ Arenal, 79). Este último te flipará, pues mantiene la esencia (y el sonido) del bar rockero de toda la vida… ofreciendo, además, unos champiñones que son de lo más famoso de la localidad. ¡Ah! Y no olvides que los jueves hay pintxo-pote por toda la ciudad.

Bar Sandra (Miranda de Ebro)

El Sandra, genuino como pocos // Ismael del Val

  • QUÉ PROBAR

MORCILLA DELGADILLA, CHACOLÍ CON CH, RIOJA BURGALÉS Y GOSHÚA

Como hemos dicho, Miranda es una ciudad situada en un lugar estratégico, fronteriza con Álava y La Rioja, y apenas adentrada en Castilla una vez que se cruza la frontera natural del Ebro. Por ello, es normal que haya tantas costumbres compartidas con las regiones vecinas, incluyendo las culinarias. En este aspecto, y como no deja de ser Burgos, no podemos sino recomendarte la morcilla «delgadilla«, típica (y casi exclusiva) de Miranda. Su nombre viene de que, al estar embutidas en tripa de cordero (y no de cerdo), resultan mucho más finas. Pídelas con sofrito de tomate y pimientos.

Y, ¿con qué bebida acompañar las delgadillas? Seguramente, el maridaje perfecto sea el de un buen vino tinto, de esos que tanto abundan en La Rioja y La Rioja Alavesa. Pero, ojo, que el vino D.O Rioja no solo procede de esos territorios, sino que hay alguno navarro… y uno burgalés. De Miranda, claro. Hablamos de El Ternero, elaborado en la finca del mismo nombre que, a pesar de situarse en un enclave rodeado por la comunidad autónoma de La Rioja, se trata de una pedanía dependiente de Miranda de Ebro. Pruébalo, porque, encima, merece la pena.

El Ternero, vino Rioja de Burgos

El único Rioja de Castilla // Hacienda El Ternero

Y si en Miranda tienen su propio Rioja, pues cómo no van a tener su propio txakoli. O «chacolí», con ch, que es como se escribe allí (de hecho, «Ch» es el nombre oficial de este tipo de vino, que queda fuera de las D.O. del txakoli del País Vasco). Recuperado hace casi una década, tras cuatro de inexistente producción, es fiel a una antigua tradición que, según los investigadores del vino de Miranda, nos remontaría a finales del siglo XVI, cuando ya se elaboraban cientos de miles de litros. Si te interesas por él, búscalo bajo el nombre «Término de Miranda«, aunque en cualquier bar te lo servirán al pedir, simplemente, chacolí.

Por último, de postre, otro producto típicamente vasco… o no. En Miranda se pirran por el «goshúa«, elaborado a base de nata, bizcocho, crema pastelera y caramelo. Vamos, lo que en Euskadi se conoce como «goxua» (dulce, en euskera) y que, según el pastelero local Alberto Bornachea, de la Pastelería Bornachea (C/ Estación, 29), inventó su padre partiendo de la receta de la crema catalana. Aunque, originalmente, se habrían llamado «cazuelitas», estas dulces delicias serían rebautizadas poco después en Vitoria-Gasteiz por el repostero Luis López de Sosoaga, el ideólogo oficial. Sea como fuere la historia, lo dicho: El goshúa ( o «la» goshúa, en femenino) es muy típico de Miranda. Como lo son también el rosco de Altamira o la tarta del blusa.

Goxuas de Miranda de Ebro

Goxuas de Miranda // Pastelería Bornachea

  • DÓNDE TOMAR UN CAFÉ (O UN COPAZO)

RUTA DE CAFÉS Y PUBS

Si después de la comilona te apetece un café, una infusión o un gin tonic, te recomendamos varios lugares: La Tertulia (Plaza de España, 6); el café-lounge Suizo (Plaza Cervantes, 1); el Suite Café (Parque Antonio Machado, 6); el Café Botánico (Parque Antonio Machado, 5); el Bar La Pepa, donde se celebran algunos conciertos de Ebrovisión (Calle Almacenes, 13); el Vintage, donde empieza y acaba el festival (Calle del Cid, 3); y El Amor Nunca Muere (Calle Estación, 32).

La Tertulia, café en Miranda de Ebro

Café y charleta // La Tertulia

  • OTROS LUGARES DE INTERÉS

UN ESPERPENTO DE LIBRERÍA

Muy cerca del Teatro Apolo (C/ San Juan, 23) se encuentra el café-librería Esperpento. Este peculiar (y combativo) espacio aúna bar (con amplia terraza al aire libre), y pequeña tienda con libros (sobre todo relacionados con temas sociales) y otros artículos. Además, funciona como dinamizador de la vida cultural de Miranda, ya que acoge recitales, encuentros, conciertos de pequeño formato, exposiciones, sesiones de vermú musical…

Café-librería El Esperpento

Libros, tragos, música y reivindicación // El Esperpento

FÚTBOL CON ALMA

«Esto es Anduva, Anduva, Anduva; Anduva que te empuja, empuja, empuja; empuja con el alma, el alma, el alma; y te lleva en volandas, volandas, volandas». Eso es lo que entonan los seguidores del C.D. Mirandés en el Estadio Municipal de Anduva, y no solo ahora, que han regresado a Segunda División, a solo un pasito de la élite, algo con mucho mérito para una población de apenas 35.000 habitantes. Si vas a Miranda, eres futbolero/a y coincide que hay partido, no lo dudes, pásate por Anduva y disfruta de una sesión balompédica con sabor norteño en un campo que no alcanza las 6.000 localidades y que es todo cercanía y pasión. Te olvidarás de Neymar.

Plantilla del CD Mirandés (2019/2020)

Allí te esperan //  CD Mirandés

Arriba