BI FM

Entrevistas

Manel: “Picoteando en diferentes géneros mantienes la tensión creativa”

Manel

Santo y seña del mejor rock catalá de nuestros días, mantienen alto el listón sin renunciar a seguir variando su fórmula. En nada, en MAZ Basauri 2020.

Manel, asomándose al MAZ // Mireia Grau
Santo y seña del mejor rock catalá de nuestros días, los barceloneses mantienen alto el listón sin renunciar a seguir variando su discurso sonoro. Hablamos con ellos, a unos días de su paso por MAZ Basauri 2020.

Manel están a punto de recalar en MAZ Basauri con su quinto álbum, «Per la bona gent», bajo el brazo. Un disco que enlaza con el anterior, «Jo competeixo» (2016), por aquello de la producción electrónica, y que los aleja de los inicios, más folk, en los que tiraban de instrumentos acústicos.

Santo y seña del mejor rock catalá de nuestros días, sus primeros trabajos ya consiguieron venderse por decenas de miles, logrando el «Disco de oro» con su debut, «Els millors professors europeus» (2008), y el Número 1 de la lista oficial de ventas española con su reválida, «10 milles per veure una bona armadura» (2011).

Aprovechando su inminente visita, hemos charlado un rato con Guillem Gisbert, vocalista del cuarteto de Barcelona. Recuerda que tienes más información y entradas de MAZ Basauri 2020 (también con Temples, La Bien Querida, 12Twelve, Enric Montefusco e Hidrogenesse, entre otros) en www.mazbasauri.com.

Hola Guillem, ¿en qué momento os encontráis Manel?

Nos encontramos en que hace cuanto o cinco meses salió el disco, ya llevamos unos cuantos conciertos y estamos en fase de directos total. Acabamos de estar tocando mucho por Catalunya, pero aún nos quedan unos 10 meses de tocar mucho por todos lados. Iremos renovando repertorio durante la gira y ya dentro de un año nos pondremos a pensar en canciones nuevas para un próximo disco.

Este os ha quedado bastante electrónico.

Sí, lo que pasa es que a nivel de prensa sorprende teniendo en cuenta nuestros inicios, más folkies, de ukeleles, guitarras acústicas… después nos hicimos más eléctricos y en la última etapa estamos más electrónicos.

Con el disco anterior ya tirasteis por esa senda más sintetizada, contando con el mismo productor, el estadounidense Jake Aron.

Exactamente. En “Jo competeixo” (2016) ya avisábamos de muchas cosas que después han salido en “Per la bona gent”, si bien en el nuevo trabajo hemos utilizado samples, cosa que no habíamos hecho antes.

Ya en el single que da título al álbum sorprendisteis con eso, con el sampleado de Maria del Mar Bonet y su tema “Alenar”, de 1977.

La idea del sampleo la sacamos de la cultura Hip Hop, utilizando el hook melódico. Ellos separan la parte melódica de la rapeada. Nosotros, claro, no nos íbamos a poner a rapear, así que el reto estaba en incorporar el concepto de sampleo en una canción pop. También hay otro corte, de Maria Cinta, que en Catalunya fue una niña prodigio en los 60, una especie de Marisol, que hemos incorporado a “Amb un ram de clamídies”, aunque el corte suyo que hemos cogido es del 89. También hay unos coros de una canción mítica de Els Pets, una frase de Lluís Llach… y, además, recitamos a Serrat. Hay cositas así.

En “Boy band” no hay un sample como tal de Kraftwerk, pero hay una parte en la que repetís “boy band” recordando al “Boing Boom Tschak”.

Pues ahí de lo que más se habla es de que la base recuerda al “Boys, boys, boys” de Sabrina, jejeje.

Lo que queda claro es que no os cerráis a nada y que encasillarnos sería un error.

Hay grupos que tienen una personalidad sonora muy clara y lo que hacen es dedicar su carrera a ser cada vez mejores dedicándose a un género concreto. Nosotros vamos picoteando de diversas fuentes para mantener la tensión creativa y el punto de diversión para poder enamorarte de lo que estás haciendo. Imagínate en el estudio, 8 meses después del último concierto y a un año del siguiente… ¡necesitas que haya una chispa!

Arnau, Martí, Roger, Guillem // Mireia Grau

No hay duda de que mantenéis alto el listón y todo ello, sin acomodaros. Antes nombrabas a Serrat y Llach. Ellos fueron los dos primeros artistas que, cantando en catalán, lograron ser número 1 en España. Manel fueron los terceros. ¿Os sentís ya referencia para otra gente, punta de lanza de algo?

Uno tiene muy claro su background musical, lo que la obra de otra gente ha significado para uno, pero no es consciente de lo que puede significar para otros lo que uno hace. Yo me encuentro inmerso en medio de mi vida creativa y no sé hasta qué punto podría llegar a acercarme a la carrera de gente como Serrat o Llach, que son otra liga. Lo del número 1 tiene su interés, pero también sabemos que, hoy en día, la venta de discos no es tan significativa como en los tiempos de ellos.

¿Cómo estáis trasladando todo lo comentado a vuestros directos, en qué habéis cambiado?

Pues la gran diferencia es que ahora tenemos que tocar con claqueta, por aquello de los samples. Cuando tocas rock al uso, puede que una canción te salga más rápida o más lenta, pero con un sample de por medio, éste siempre va a sonar en el mismo momento, condicionándote. Es como tocar con un músico muy bueno, que nunca se equivoca, pero que no tiene ningún tipo de empatía con los demás.

¿Repasáis los cinco discos?

Recuperamos canciones antiguas, unas porque son las que espera el público, pero otras quizá menos obvias que tienen sentido dentro del espectáculo… intentamos darle un toque de coherencia.

En Basauri vais a tocar en un teatro, sin butacas, pero con una acústica fantástica. En Bilbao ya habéis tocado en el Arriaga, por ejemplo.

Sí, fue genial aquello. Damos el grueso de nuestros conciertos en Catalunya y salir fuera es muy especial para nosotros. La respuesta siempre ha sido buena, así que a ver qué tal.

Manel

Manel no se encasillan // Mireia Grau

Ese día, en MAZ Basauri, compartireis jornada con los euskaldunes Lumi y con vuestro paisano Enric Montefusco, que ahora canta en castellano. ¡Podríamos llamarlo el “Festival de las lenguas oficiales”!

Jajaja, qué nombre más poco atractivo para un festival, pero la verdad es que sí, va a quedar curioso.

Con todo el ruido mediático en torno a Catalunya, con tanta agitación sociopolítica, ¿habéis notado que haya podido cambiar algo el ambiente con respecto a artistas como vosotros cuando salís de allí?

Nosotros, como grupo, siempre hemos intentado mantenernos al margen de todos esos asuntos y centrarnos en la música y en nuestro público. Ya se habla mucho de política fuera, así que decimos “señores, vamos a hablar de otras cosas durante estas dos horas”. Luego ya, en nuestra casa, tenemos nuestra opinión y nuestra manera de vivir, que en nuestro caso es dentro de la cultura catalana.

Arriba