BI FM

Firmas

Ad Hoc Cascanueces, en la Milla del Lúpulo

Restaurante Cascanueces (Bilbao)

Alma Botxera nos recuerda que no puedes perderte Beerbao Fest ni Bizarre. Pero el plato fuerte del mes es el restaurante Ad Hoc Cascanueces.

El bosque de El Cascanueces // Alma Botxera
Puntual a su cita mensual en BI FM, Alma Botxera nos recuerda que no puedes perderte Beerbao Fest ni seguir sin visitar ese templo cervecero llamado Bizarre. Pero el plato fuerte del mes es el restaurante Ad Hoc Cascanueces, donde recientemente se dio todo un homenaje, el muy tragaldabas
Bizarre, el craft beer bar que hace zona

Precisamente en esta semana en la que la cerveza artesana cobra protagonismo en Bilbao, era pecado no tratar alguna de las últimas novedades en este submundo. Un año más Beerbao Fest vuelve al Palacio de Euskalduna, el festival de cerveza artesana más grande de Euskadi traerá el 23 y 24 de noviembre más de cien referencias distintas (Lervig, Cervisiam, North Brewing…) y tour guiados para iniciarse y quitar el miedo a aquellos que aún le tienen respeto a eso de la ‘craft beer’.

Bizarre (Bilbao)

Cerveza de la buena en Bizarre (Bilbao) // Alma Botxera

Bilbao ha visto cómo iban apareciendo bares dedicados a este estilo de cervezas a lo largo de los últimos años. La misma área del Ensanche se ha convertido en lo que ya se conoce como ‘La Milla del Lúpulo’. Singular abrió la veda y más tarde se le sumó Morrocotuda, ambos en Lersundi y Heros respectivamente, pero ha sido la reciente apertura de Bizarre quien ha acabado por decantar estas calles hacía la cebada y el lúpulo.

A la calle Henao ha llegado un circo bizarro, como aquellos ‘freak shows’ fascinantes que contaban con la chica camello, el hombre elefante o el niño cara de perro. Las rarezas en Bizarre las protagonizan las cervezas que ocupan los 12 cañeros rotatorios. Su filosofía es la de huir de convencionalismos, incitarnos a salir de la zona de confort y optar por referencias poco comunes. Kolschish, IPAs especialmente lupuladas, petróleos Stout Porter y por qué no cervezas ahumadas o incluso asidradas (vinagres).

Bizarre (Bilbao)

Hay donde elegir // Alma Botxera

Unas mesas con bancos corridos invitan a compartir espacio en ambiente desenfadado. Lo de compartir las raciones ya es cosa tuya. Probamos su amplia carta y destacamos los ‘Mojojones thai’ con leche de coco y lima kaffir, su versión de los ‘Fish & Chips 2.0’ acompañados de salsa de guisantes y tártara. Pero sobre todo su ración estrella: ‘Panceta dragón’, marinada con soja y cerveza Stout para disfrutar del aleteo del katsuobushi. Rematamos con un ‘brownie, mousse de chocolate y chutney de naranja’. (Raciones entre 7,5 € y 12 €).

Mojojones thai de Bizarre (Bilbao)

Mojojones thai // Alma Botxera

"Panceta de Dragón" de Bizarre (Bilbao)

Panceta… ¡de dragón! // Alma Botxera

Postre de Bizarre (Bilbao)

Brownie, mousse de chocolate y chutney de naranja // Alma Botxera

Bizarre cuenta con un amplio y multifuncional piso superior al que quieren sacar chispas. Por el momento han empezado con catas de la recurrida combinación de birra y quesos aunque estarás al día de la programación si sigues a Bizarre en sus redes sociales.

BIZARRE
Calle Henao 28, Ensanche (Bilbao).
Teléfono: 944 36 16 17
Facebook | Instagram

Ad Hoc Cascanueces, un ballet de sabores.

Hay grandes restaurantes en Bilbao de los que se oye hablar poco, de los que no suelen aparecer a menudo en las redes. Es el caso de Ad Hoc Cascanueces, un local donde se ofrece cocina de mucha calidad y un servicio sobresaliente. No trabajan las redes sociales, pero sí el boca a boca, su comedor está lleno.

En una de esas citas para dos que pronto serán inusuales, quisimos celebrar y a la vez darnos un homenaje. Elegimos Ad Hoc Cascanueces, en la calle Heros de ese Ensanche que día tras día rebosa más vida, más bares interesantes y restaurantes con clase. Sin ir más lejos, a unos pocos metros, Ad Hoc Sacacorchos es la versión de barra con la misión de acercar los mejores vinos y algunas viandas.

Ad Hoc Cascanueces no es un local grande, tampoco demasiado pequeño, aunque quizás se echen de menos algunos centímetros más entre mesas y comensales. El espacio con una decoración actual, no asume el protagonismo del momento. Para eso ya está la cocina de Diego Valdivielso y Óscar Vila, quienes se conocieron en el Zortziko.

Ad Hoc Cascanueces (Bilbao)

Con el comedor aún vacío (raro) // Alma Botxera

Fue precisamente Óscar quien nos atendió y, como es habitual, presentó su carta plato a plato, ingrediente a ingrediente. Esto nos fue de mucha ayuda por algunas intolerancias alimenticias que debíamos tener en cuenta. Nos lo hicieron más fácil para saber qué y cuánto pedir.

Los platos en Ad Hoc Cascanueces se sirven al centro para compartir, no disponen de platos individuales aunque sí de medias raciones para aquellos platos que han de servirse por pieza completa. Era el caso del primero, ‘Pulpo, papines y mayonesa picante’ (29 €) llegaba a la mesa con una generosa pata de cefalópodo que untar en mayonesa de mojo picón, unas patatas crujientes y tiernas… y una ensalada aliñada con lemongrass de la que no quedó ni una hoja. Ración enorme ¡Nos encantó!

Ad Hoc Cascanueces (Bilbao)

Nos dieron la del pulpo (y nos encantó) // Alma Botxera

Los sorbos por entonces eran de una copa del vino de la casa: Entrehaches, un crianza de Rioja 100% tempranillo. Para el segundo pase elegimos su ‘arroz rojo picante con gamba roja y pimientos asados’ (16,80 €). A pesar de ser media ración era cantidad más que suficiente. Las gambas para chuparse los dedos, el grano sin pasarse de cocción, ligero toque picante y el sabor del pimiento morrón bien presente. Nos gustó la pincelada extra de tinta de txipiron que remató nuestras cucharadas. Otro acierto más.

Restaurante Ad Hoc Cascanueces (Bilbao)

Otro acierto más // Alma Botxera

Lo que menos nos convenció fueron las ‘gyozas de secreto ibérico y shisho’ (16,20 €) pues la salsa de curry, que de primeras fue lo que nos atrajo, acabó por camuflar el sabor del secreto ibérico. Además de que el papel del muesli como topping me resultó un tanto seco. No lo volvería a escoger.

Gyozas de secreto ibérico y shisho en Ad Hoc Cascanueces (Bilbao)

No siempre se gana// Alma Botxera

El plato de referencia en Ad Hoc Cascanueces se encuentra en el apartado de postres. ‘El Bosque’ (9,60€) es un postre en el que adentrarse dispuesto a disfrutar de un total de 16 ingredientes. Sin ser un postre excesivamente dulce cuenta con una base de crema de mascarpone, frambuesa crujiente, helado de manzana ácida y la tierra de este bosque hecha de bizcocho de cerveza y cacao desmigados. Así hasta completarlo con tierra de aceituna negra, arándanos, frambuesas y moras, rocas de chocolate blanco y musgo de pistacho. Tchaikovsky compuso el ‘Vals de las flores’ para el ballet ‘El Cascanueces’, Diego hizo lo propio rematando este postre dos tipos de flores. El resultado es una preciosura, riquísimo y de lo más instagrameable (como ves en la foto principal del artículo). Click!

No os voy a engañar, llegué a duras penas al final de la cena. Muy satisfecho por la calidad y sobresatisfecho en cantidad. La cuenta salió a 81,20 € para dos personas, una cifra acorde a la experiencia que acabábamos de vivir allí dentro. Recomendable, muy recomendable.

Restaurante Cascanueces (Bilbao)

La dolorosa fue indolora // Alma Botxera

AD HOC CASCANUECES
Heros 21, Ensanche (Bilbao).
Teléfono de reservas: 944 979 898
Web de reservas

Arriba