BI FM

Ocio y cultura

“El teatro y la danza contemporáneos no son cosa de cuatro modernos”

BAD 2018, festival de teatro y danza contemporánea de Bilbao

Llega BAD 2018, el festival de teatro y danza contemporánea de Bilbao. Repasamos su programación de la mano de una decena de personalidades que nos acercan a estas disciplinas artísticas

Los dos retratos que ilustran los carteles anunciadores de BAD 2018
BAD Bilbao cumple 20 años con su edición 2018. Doce días, 30 montajes, ocho sedes y unas disciplinas artísticas mucho más abiertas y accesibles de lo que a veces se teme. Nos acercamos a ellas guiados por una decena de personalidades que desmontan el falso mito de que las artes escénicas actuales pueden resultar ininteligibles

contemporáneo/a: Del lat. contemporaneus. 1. adj. Existente en el mismo tiempo que otra persona o cosa. 2. adj. Perteneciente o relativo al tiempo o época en que se vive. 3. adj. Perteneciente o relativo a la Edad Contemporánea”. Vamos, que contemporánea es cualquier cosa que se cree ahora, en esta misma época en la que tú y yo estamos viviendo. El diccionario de la RAE dixit. Entonces, ¿por qué cuando la etiqueta se le cuelga al teatro y a la danza algunos/as tuercen el morro? ¿Entendemos que cualquier banda del cartel de un festival hace “música contemporánea” -que simplemente no ha sido compuesta en siglos pretéritos- pero tememos que ‘teatro y danza contemporánea’ sea un eufemismo para ‘astracanada’? Injusto. Y rotundamente falso.

Hoy, 17 de octubre de 2018, arranca la XX edición del BAD (Bilbao Antzerkia Dantza), el festival de teatro y danza contemporánea de Bilbao (hasta el 28 de octubre en diversos espacios de la ciudad -Teatro Campos, Pabellón 6, La Fundición…-). Y en BI FM hemos reunido a un variopinto grupo de personalidades para que nos desgranen, en primera persona, un nutrido programa que incluye una treintena de propuestas. Músicos, dramaturgos, actrices… hacen de cicerones hablándonos de las citas concretas de BAD Bilbao que no quieren perderse y nos acercan a un mundo en el que, todos coinciden, hay más libertad y menos limitaciones para crear que en el clásico. Lo que, obviamente, no lo hace menos accesible. “A veces a la gente le cuesta acercarse a lo ‘contemporáneo’ porque cree que exige unos conocimientos previos para poder entenderlo, pero eso no es así. Para derribar ese prejuicio, los creadores no debemos usar un lenguaje que genere distancia con el espectador cuando hablamos de nuestros proyectos. Todo se puede explicar de forma sencilla y contagiándoselo al interlocutor” (Marian Gerrikabeitia). Porque, al fin y al cabo, esa libertad a la hora de crear no significa “libre albedrío, siempre hay un criterio, un trabajo y una investigación detrás, que te llevan a utilizar las herramientas más adecuadas en función de la historia que quieres contar” (Bea Insa).

Un espectáculo de danza con el que, sin esperarlo, te topas en unos grandes escaparates en plena alameda Rekalde; una obra de teatro sobre el día a día de unos videobloggers que se vale de material en vídeo para llevar la narración más allá; una emocionante historia sobre el drama de los refugiados creada (e interpretada) por jovencísimos colegiales de Bilbao; degustar un delicioso postre ideado ex profeso mientras una actriz y un violinista te regalan, solo a ti y tus acompañantes, un breve recital de grandes poetisas. Estas son solo unas pocas de las sorpresas que propone el BAD en este 2018. Apetecible, ¿no?

Curiosea en las recomendaciones que, para este inminente BAD Bilbao, te hacen bajo estas líneas nuestros entrevistados y “no pienses que vas a estar con cuatro modernos en un sitio donde no pegas. Como en todas las artes, habrá cosas más y menos interesantes, pero ‘contemporáneo’ no es ‘ininteligible’. ¡Fuera complejos absurdos y a disfrutar! Eso es algo que hacen muy bien los peques, no tienen ningún prejuicio y se enfrentan a cualquier obra sin saber si lo que van a ver es clásico, moderno, contemporáneo o lo que sea. Solo sienten si les llega, si les divierte, si les emociona… Hay que aprender de ellos” (Mertxe Guillén), “hay que dejarse sorprender” (Diego Pérez) y si, aun así, sigues reticente “al menos pruébalo una vez, como todo en la vida, ¿no?” (Alicia Otxandategui). Porque, como decíamos al principio, ‘contemporáneo’ solo significa ‘de ahora’, por lo tanto cualquier espectáculo que se muestre hoy en día “tiene que ser, inevitablemente, contemporáneo, aunque su texto sea la Biblia” (Ramón Barea).

BAD Bilbao 2018 - Ramón Barea

Poca presentación requiere esta verdadera leyenda de la interpretación llamada Ramón Barea y nacida en Bilbao en 1949. Fundador de compañías como la mítica Karraka, Premio Nacional de Teatro en 2013, actor en casi un centenar de películas y varias series de TV, guionista, director, productor… Y uno de los impulsores de la sala Pabellón 6 de Zorrotzaurre, que ha revitalizado la escena local como ningún revulsivo había logrado en las últimas décadas. Allí, precisamente, se podrán ver las dos obras del BAD que Ramón nos recomienda. “Errefuxiatuak, erabakia, muga, bidea eta erbestea” y “Esto no es… El señor que confundió a su mujer con un sombrero” -21 de octubre- son dos espectáculos seleccionados en el Certamen de Teatro Escolar de Bilbao 2018, creados e interpretados por alumnos de Tiboli Eskola, el primero, y de Txurdinaga Behekoa Institutua, el segundo. “Me parece muy importante que se haga este tipo de trabajo en las escuelas. El teatro puede ser un juego muy serio. Y además admiro el trabajo que vienen haciendo Getari Etxegarai y Enriqueta Vega -directoras de los montajes, respectivamente- con los alumnos de estos centros. ¡¡’Contemporáneos’ son estos niños que hacen teatro sobre problemas actuales!!”.

Ainara LeGardon es uno de los músicos vascos más reputados. Moviéndose entre el rock independiente y la experimentación sonora, su camino le ha llevado a trabajar también en estas artes escénicas que llamamos contemporáneas. De hecho, estará presente en BAD Bilbao 2018 con “El fin de las cosas”, un espectáculo de danza de Eva Guerrero/DOOs Colectivo al que pone la música en directo. Pero como espectadora del BAD, Ainara nos propone que no nos perdamos “MASA”, de Isaak Erdoiza. Ella tiene clarísimo que irá a verla: “Me interesa mucho el trabajo de este coreógrafo e intérprete y la reflexión que realiza en torno a la carga simbólica del cuerpo”, alaba sobre una función cuyos bailarines actúan desnudos. “También me interesa el trabajo sonoro de Myriam Rzm que acompaña la pieza. Estoy segura de que el resultado será sorprendente”.

Responsable de la imagen de este BAD 2018 (fotos de cabecera de este reportaje), la multidisciplinar Marian Gerrikabeitia (realizadora, coreógrafa…) está además dentro del programa del festival con una sorprendente propuesta (“Two parallel studies of solitude“, junto al bailarín australiano Robert Jackson). Te la encontrarás si pasas por delante de la Sala Rekalde el 23 o el 26 de octubre. Porque de eso se trata en este caso. De que, paseando por Bilbao, la danza salga a tu encuentro, y no de convocarte en un espacio convencional. Desde esos reconocibles escaparates que, para Marian, “son como grandes lienzos”, ambos nos hablarán, bailando, de la dualidad ‘comunicación con los demás’-‘incomunicación con uno mismo’ a la que estamos sometidos hoy en día “con tanto cachivache tecnológico para, supuestamente, relacionarnos más”. Al margen de su propio trabajo, como espectadora del BAD Marian se acercará a ver los espectáculos de Blanca Arrieta -21 de octubre-, “una coreógrafa con la que he trabajado y cuya calidad de movimiento me fascina”, y Pablo Fidalgo -23 de octubre-, “un hombre con una biografía interesantísima, que hasta ha escrito poesía, y cuya obra aún no he tenido ocasión de ver”.

BAD Bilbao 2018

Podríamos decir que Borja Ortiz de Gondra es EL dramaturgo vasco del año (sí, de ‘este’ año 2018 y, por tanto, ‘contemporáneo’, dado que, como hemos dicho, etimológicamente la etiqueta solo significa ‘de hoy en día’). En junio ganó el Premio MAX 2018 a Mejor autoría teatral por “Los Gondra. Una historia vasca”. Y el mes pasado se alzó con el Lope de Vega por su continuación, “Los otros Gondra” (se estrena en enero en el Teatro Español de Madrid con, entre muchos otros, Lander Otaola). Este reconocido hombre de teatro (sus guiones se han representado por todo el país y se han traducido al inglés y al francés), se queda con “Sareak” -25 de octubre- de entre el extenso programa de BAD Bilbao 2018. En este espectáculo, la compañía vasca Organik se ha fijado en las remendadoras de redes para convertir su estático y reiterativo trabajo en una teatral danza. “Me resulta apasionante que combinen la investigación sobre un trabajo tradicional como el de las rederas, esas mujeres que durante siglos se han dedicado a reparar las redes de pesca, con el lenguaje escénico contemporáneo”. Y, como el cercano mar que mece las redes, aunque no a las rederas, Borja nos da una única recomendación para disfrutar de las artes escénicas contemporáneas: “Dejarse llevar”. Sencillo, ¿no?

Actriz todoterreno curtida en escenarios de todo el mundo y afincada en Bilbao, la castellonense Bea Insa está deseando ver en BAD Bilbao 2018 lo nuevo de Bárbara Bañuelos (“Mi padre no era un famoso escritor ruso” -18 de octubre-), un documental escénico en el que reconstruye la secreta historia real de su propia abuela materna. “He visto un trabajo anterior suyo y, aparte de la composición espacial y su filo interpretativo, entre el teatro y el no teatro, me fascinó su texto, tan rico. Era una propuesta de esas ‘aparentemente sencillas’ pero en realidad muy pensada y elaborada”. Bea (convertida en habitual de la escena teatral bilbaína -triunfó en Aste Nagusia con su one-woman show “Paradigma” y ahora ha estrenado “Camiselle” -25 de octubre en Vía de Fuga-) nos lanza un último apunte antes de despedirse. “¡Ah! Y yo no me perdería “Flipper” -20 de octubre-, de los suizos Unplush, una compañía cuyo sello me encanta. A su combinación de danza, teatro, vídeo, música electrónica… se unen una comicidad, un humor absurdo y una crítica social que dan un resultado muy fresco y original”. Y, sí, como su título avanza, la obra trata sobre la delfín protagonista de la mítica serie, que acabó suicidándose en brazos de su entrenador.

Si no lo conoces por el nombre, la cara de Pablo Allende te sonará si alguna vez has pasado por su local, el Vía de Fuga de Bilbao. O quizá también lo hayas visto en su otra faceta, la de actor (por ejemplo, en el recomendable “The Rocky Horror Picture Show – Audience Participation“, de Malabrigo Teatro). Incansable programador de todo tipo de espectáculos para que los asiduos a su Vía de Fuga puedan vivir allí algo diferente en cada visita, está además a punto de estrenar un espectáculo que ha escrito y dirigido (“En Espera” -10, 17 y 24 de noviembre y 2 de diciembre en el Badulake de Bilbao). “Del BAD de este año me interesan mucho dos piezas enérgicas y muy potentes a nivel visual. “Sayonara baby” -22 de octubre-, de la compañía Kanpai, y “Entre lo que ya no está y lo que todavía no está” -19 de octubre-, de Juan Domínguez. Las dos parten de la danza pero rompen las barreras que tradicionalmente tenía esa disciplina e incorporan herramientas del teatro o las artes plásticas. Y ambas hablan de cosas universales y cotidianas desde lo íntimo y lo personal”.

Mertxe Guillén es la periodista responsable del único programa íntegramente dedicado a las artes escénicas en los medios vascos (“El último apuntador”, en Radio Euskadi) y, por tanto, una voz de referencia cuando hablamos de acercar estas disciplinas al público general “sin pretender ser sesudos ni mirarse al ombligo”. Centrándonos en el teatro y la danza contemporáneos, ella se confiesa más cercana a la segunda, y en este BAD 2018 se decanta por dos piezas. La ya comentada “Sareak” -25 de octubre-, que “promete mucho con ese planteamiento que ha hecho Natalia Monge de llevar el movimiento del mar y el no movimiento de las rederas a un escenario”; y “El fin de las cosas” -19 de octubre-, un show que ya ha estado girando pero que “aún no he podido ver”. En él, además de la ya mencionada Ainara LeGardon, participa Garazi López de Armentia, una bailarina “que está batiéndose el cobre gestionando con su hermano la gasteiztarra sala Baratza. Yo barro para casa, sí”, defiende Mertxe, que está a punto de arrancar la quinta temporada de un programa que partió de Eskena (Asociación de empresas de producción escénica de Euskadi) para Radio Vitoria y acabó, tras un exitoso primer año, saltando a las ondas de todo Euskadi.

Diego Pérez es uno de los rostros más populares de la nueva generación de actores vascos gracias, sobre todo, a sus numerosas apariciones en televisión y teatro. Acaba de estrenar “Ocaña” (con seis de siete funciones agotadas entre el Teatro Arriaga y Pabellón 6) y se le puede ver en la serie de humor de ETB2 “VPO Vecinos por obligación”. Además, es el coprotagonista de una de las obras de este BAD 2018. Él y Leire López del Pueyo interpretan, en “V.E.S. (Me miras, luego existo)” -20 de octubre-, a una familia de videobloggers cuyo día a día veremos por partida doble: la cruda realidad de sus 24 horas (en escena) y la idílica versión editada que lanzan a las redes (en vídeo). Pero, aparte de a trabajar sobre las tablas, Diego irá a BAD Bilbao a disfrutar con dos espectáculos que le han llamado especialmente la atención. El primero, “Sayonara Baby” -22 de octubre-. “Siempre me ha gustado la danza contemporánea. Es algo que mi cuerpo es incapaz de hacer y me parece mágico todo lo que se puede decir sin palabras”. El segundo, “Poesía a la carta” -26 octubre-, una pequeña joya que ya te recomendábamos en la sección mensual de teatro de BI FM. “Cuatro personas en una habitación, poesía y un postre que degustar”, así resume Diego esta experiencia ideada por la compañía bilbaína Mama Crea. “Soy muy fan de todas las propuestas teatrales que sacan al espectador de la butaca convencional”.

Como es comprensible, para la directora del BAD, Alicia Otxandategui, resulta casi casi imposible decantarse por uno de los 30 planes programados a lo largo de los 12 días de BAD 2018. “Para mí todos son especiales, y abarcan tal diversidad de temáticas y disciplinas que creo que hay algo para cada posible espectador”. Entonces, pensando en ese público no asiduo al contemporáneo, ¿por dónde podría empezar? “Por el espectáculo de los franceses Baro D´Evel, “Là” -28 de octubre-, que cerrará el festival. Es una de las más sólidas compañías en el mundo del circo más actual y novedoso”, se moja. “Está dirigido a todos los públicos; mezcla voz, poesía, danza… Es una joya por la belleza que transmite”. En el otro extremo, para los más atrevidos, Alicia propone “MDLSX” -26 de octubre-, pieza de la compañía italiana MOTUS, “creadora de producciones de gran impacto físico y emocional en las que retratan algunas de las contradicciones de la actualidad”. Una performance dirigida al público adulto que versa sobre la identidad de genero y la libertad de ser diferente (inspirada en textos del Pulitzer Jeffrey Eugenides y con una DJ/VJ que pinchará, entre otros, a los Smiths).

Arriba