BI FM

Ocio y cultura

La cartelera tras los Oscar: ese desierto

Errementari

Una vez pasados los Oscar, los cines son un erial, un desierto de mediocridades y películas de relleno… excepto este año, con “Errementari”, “Perdido” y “Peter Rabbit”. Además, “El autor” acaba de salir en DVD, así que ni tan mal

El diablo de "Errementari"
Una vez pasados los Oscar, los cines son un erial, un desierto de mediocridades y películas de relleno… excepto este año, con “Errementari”, “Perdido” y “Peter Rabbit”. Además, “El autor” acaba de salir en DVD, así que ni tan mal

No se inquieten, pasa todos los años. Uno no da de sí en febrero para llegar a todo lo bueno que viene (“Tres anuncios en la afueras“,”Yo, Tonya“, “La forma del agua“) y, una vez pasados los Oscar, se encuentra con un erial, un desierto de mediocridades y películas de relleno (cuando no algún telefilme colado de soslayo) para contentar a un público en baja forma que en Semana Santa se queda en casa bajo la lluvia (en efecto, hablaba de mí).

A la espera de que Spielberg estrene lo suyo (qué miedo cuando Esteban hace pelis de dos horas y media) y tratando de evitar cine chapapote (ese “Sin rodeos” con Maribel Verdú y la Pedroche, ese remake de “Tomb Rider”-en serio, ¿se puede hacer un remedo de esa mierda?-) vamos a hablar brevemente -aquí les hacemos perder el tiempo, pero lo justo- de tres títulos que no solo no producen sonrojo, sino que, encima, son amenos. Ahí vamos.

“ERREMENTARI”, EL REVERSO TENEBROSO DE “TASIO”

Leo por ahí que “Handia” y “Errementari” son “el nuevo cine vasco”. Cojonudo. Así que “Ama Lur”,”Tasio”,”Vacas” o “Todo por la pasta” no existen. Lo bueno de que hoy todo el mundo opine en redes y revistas es que es muy democrático, porque puede hacerlo incluso el que ha empezado a ver cine en 2015 (lo siento, me pillan en día avinagrado; que es mi estado natural). “Errementari (El herrero y el diablo)” está hecha con la pasta justa, pero se nota que su equipo se ha dejado la vida haciéndola y que son devotos del fantástico y el folclore euskaldun, y eso nos pone por completo de su parte. Eso y un Eneko Sagardoy, haciendo de demonio, absolutamente descomunal. La recomendamos totalmente.

Errementari (El herrero y el diablo)

Usue, la niña huérfana de “Errementari”

“PERDIDO”, EL POLAR FRANCÉS

Ya sabrán que un polar, además de un oso y una prenda de abrigo, es como llaman los franceses a sus thrillers. Un ejemplo simple, directo y cristalino de polar sería este “Perdido“, con Guillaume Canet buscando a su hijo en un pueblo de alta montaña donde nunca pasa nada, ni bueno ni malo. Climática, con un uso del sonido astutísimo -terminas de los nervios-, narrada con oficio y tensión y con final a la europea: O sea agridulce. Otra que recomendamos.

“PETER RABBIT”, CONEJOS DE PROCESIÓN

El pasado fin de semana asistí con mi sobrina de cinco años al preestreno de esta cinta conejil. A priori, habría preferido recoger la jaboneta de Conan el Bárbaro en las duchas de un penal turco, pero oigan, qué equivocado estaba. La peli no solo no es el típico cuentecillo infantil irritante, aleccionador y gilipollesco, sino que está narrado desde el sarcasmo y tiene momentos (el de la pajita y el WC) en los que uno se pregunta si está viendo una historia para críos o un sketch de Belushi en el Saturday Night Live. Lo dicho, si tiene que ir con niños al cine estas vacaciones, la opción “Peter Rabbit” es dignísima. Y van tres.

Y EN DVD… “EL AUTOR”

Pese a llevarse varios Goya y contar con un Javier Gutiérrez descomunal (bueno, como siempre), la turbia, hipnótica y adictiva “El autor” no terminó de funcionar en taquilla. Dedicada a la memoria de Josetxo Moreno, fundador de los Golem fallecido hace año y medio, Martín Cuenca (el de “Caníbal) narra con poderío la historia de uno de esos escritores que liban a su alrededor en el día a día de sus vecinos. El problema es que más que una mariposa, el tipo es una avispa.

Reparto descomunal y ecos de “La ventana indiscreta” -hombre, algún pero tenía que tener- para una de las películas españolas más interesantes del pasado año. Nota final: Esta no es nuevo cine vasco. Lo siento.

Arriba