BI FM

Ocio y cultura

Anécdotas, recuerdos e historia de FANT Bilbao: 25 años, en palabras de sus protagonistas

Fant 2011

Repasamos el cuarto de siglo de vida del Festival de Cine Fantástico de Bilbao de la mano de Koldo Serra, Itziar Castro, su fundador, su actual director…

En 2011, el FANT llenó la Plaza Nueva de Bilbao de zombies txikiteros
Ahora que acabamos de conocer el palmarés de la edición 2019 del Festival de Cine Fantástico de Bilbao, aprovechamos para repasar el cuarto de siglo de vida del certamen. Koldo Serra, Itziar Castro, su precursor (Javier G. Romero) o su actual director (Justo Ezenarro) nos ayudan

Estos días corría por redes sociales una curiosa foto tomada en 1997, en la tercera edición de lo que hoy en día es el FANT, el Festival de Cine Fantástico de Bilbao. En ella se podía ver a varios jóvenes cortometrajistas locales reunidos en una mesa redonda en la Biblioteca de Bidebarrieta. Entre los futuros cineastas que acababan de proyectar por primera vez en público sus últimos cortos estaban Koldo Serra, Kepa Sojo y Oskar Santos.

Han pasado 22 años de entonces y… El primero, bilbaíno, ha trabajado con estrellas como Gary Oldman, ha rodado una superproducción sobre el bombardeo de Gernika y ha estrenado este año de la mano del FANT su más reciente producción, “70 binladens”. El segundo, de Llodio, arrasa ahora mismo en la taquilla española con su comedia “La pequeña Suiza”. El tercero, de Santurtzi, fue premiado en 2011 como joven promesa del género por el propio FANT y ha contado con presupuestos que superan los 6 millones de euros para levantar sus últimas dos películas (las entregas de la saga Zipi y Zape, estrenadas en 2013 y 2016).

Esta foto es solo una pequeña anécdota, pero sirve para ilustrar bien la trascendencia que ha adquirido FANT Bilbao en sus 25 años de vida. Y no solo como escaparate para la proyección de clásicos y novedades del (siempre apreciado por el público pero a veces maltratado por los distribuidores) género fantástico. También como punto de encuentro con leyendas y como trampolín para jóvenes y prometedores creadores locales e internacionales. Nacido en 1994 como la Semana de Cine Fantástico de Bilbao con la intención de exhibir en la ciudad películas clave del género que no se habían podido ver en pantalla grande, el certamen fue evolucionando y creciendo. Hasta establecerse como uno de los tres grandes festivales fantásticos del Estado junto a Sitges (que supera el medio siglo de vida) y la Semana de Cine Fantástico y de Terror de Donostia (que en este 2019 alcanzará su 30ª edición).

Celebramos los 25 años que el FANT cumple con su actual edición de 2019 (que se alarga hasta el 11 de mayo aunque ya ha dado a conocer su palmarés -la irlandesa «The Hole in the Ground. Bosque maldito» se ha coronado como Mejor Película-) charlando con una decena de nombres vinculados al festival bilbaíno. Desde su precursor hasta su actual director pasando por cineastas consolidados que arrancaron su carrera en el festival o profesionales para los que el FANT es cita fija anual.

Fant 2009

En 2009, el FANT contaminó (de buen cine) toda la ciudad

Javier G. Romero. Impulsor de la primigenia Semana de Cine Fantástico de Bilbao

Fue el impulsor de lo que nació como la Semana de Cine Fantástico de Bilbao en 1994. Guionista, crítico, divulgador y escritor sobre cine, Javier G. Romero editaba en los años 90 la revista sobre el género Quatermass, y quiso acercar al público local esas películas de las que hablaba en su publicación. “La idea era proyectar títulos célebres de distintas vertientes del género como gancho para, en siguientes ediciones, poder ir creciendo con homenajes, ciclos…”, rememora. Dicho y hecho. Embarcó en el proyecto al Ayuntamiento de Bilbao como colaborador (le cedieron la Biblioteca de Bidebarrieta y el proyector y la pantalla para poner ¡¡¡en VHS!!! los seis filmes que puedes ver en el cartel bajo estas líneas) y ya en la segunda edición pudo traer a un primer homenajeado: Paul Naschy.

Semana de cine fantástico de Bilbao 1994

Cartel (de Borja Crespo) y programa de la I Semana de Cine fantástico de Bilbao

Leyendas como Narciso Ibáñez Serrador y promesas como Jaume Balagueró pasaron por las cinco ediciones del certamen que dirigió y que gozaron desde el principio de gran capacidad de convocatoria popular (para la tercera ya tuvieron que sumar el Salón El Carmen a sus sedes tras dejar pequeño Bidebarrieta). Precisamente en esa edición, en 1997 (en 1995 no se celebró), la Semana de Cine Fantástico de Bilbao consiguió prestrenar la producción norteamericana de Jesús FrancoTender Flesh”. El maestro de la serie B se trajo al reparto y a los productores yanquis con la promesa de un “estreno mundial” que fue, en realidad, una proyección en una biblioteca municipal que seguramente aún no habrán olvidado (imagen bajo estas líneas).

En este 2019, durante esta edición especial de 25 aniversario, el FANT ha querido rendir homenaje a Javier G. Romero como su precursor. El pasado viernes se le entregó el premio FANT de Honor. “Estoy encantado con el reconocimiento”, reconoce, “es un orgullo haber sentado los cimientos de lo que hoy es el FANT”.

FANT 1997

El (poco glamouroso) «estreno mundial» de la producción yanki «Tender Flesh», en 1997 en Bilbao

Iván Barredo. Programador y distribuidor cinematográfico

Actual responsable de la distribuidora Good Films y, desde la 4ª edición, colaborador de programación de la Semana de Cine Fantástico de Bilbao, Iván Barredo asumió la dirección con el cambio de siglo, en el año 2000 (y mano a mano con Borja Crespo, que había colaborado desde la primera edición y que ahora es responsable del programa La Hora Caníbal en BI FM). Fue entonces cuando el Ayuntamiento tomó las riendas de la organización de lo que desde entonces sería el FANT (nuevo nombre alumbrado por Crespo). En aquellos años Bilbao gozó del lujo de ver en pantalla grande títulos como “La noche de los muertos vivientes”, “El hombre elefante” o “Freaks. La parada de los monstruos”. También se potenciaron las actividades paralelas: proyecciones infantiles, exposiciones (con los story-board de “El espinazo del diablo” de Guillermo del Toro en 2001), talleres (con el maestro de efectos especiales y maquillaje Colin Arthur -“La historia interminable”, “2001: Una odisea del espacio”-), sesiones golfas y homenajes (Peter Jackson, Álex de la Iglesia…).  Y “se profesionalizó” el festival con la entrada del Circuito Coliseo, que lo acogió en sus Cines Ideales y ayudó a conseguir prestrenos potentes (“Destino final”, “Hedwig and the Angry Inch”…). Asimismo, Barredo y Crespo arrancaron el decidido (y atinado) apoyo a los jóvenes creadores. ¿Les suena un tal J. A. Bayona? Antes de rodar en Hollywood o de venir a FANT como premio honorífico en este 2019, ya estuvo en Bilbao entonces proyectando su corto “Mis vacaciones”.

El principal objetivo del tándem Barredo-Crespo entonces era “llegar a mucha gente, crear un ambiente festivo en torno a FANT y fomentar la cultura, especialmente entre los jóvenes”. Y vaya si se logró. Aún se recuerda el día en que, en el año 2002, más de 200 personas se quedaron en la calle sin entrada para ver la que se convertiría en principal cinta de culto del cine español, “Kárate a muerte en Torremolinos” (Pedro Temboury). También, claro, se buscaba “ser fuente de riqueza en la ciudad, usando el FANT como elemento publicitario para dar a conocer Bilbao como ciudad cultural en todo el estado”, recuerda Barredo, algo que ahora nos parece “lo más normal”, pero que no lo era tanto hace dos décadas, cuando el término “efecto Guggenheim” estaba aún por acuñar.

Fant Bilbao 2002

Colin Arthur, colocando un espantapájaros animatrónico en FANT 2002

Koldo Serra. Cineasta

Arrancó su carrera como premiado cortometrajista (“Amor de madre”, “El tren de la bruja”) y dio el salto al largo en 2006 dirigiendo a Gary Oldman y Aitana Sánchez-Gijón en “Bosque de sombras”. El bilbaíno Koldo Serra ha vivido un verdadero idilio con el FANT, certamen al que ha estado ligado como cineasta, como espectador y hasta como jurado en 2014. «Lo primero que recuerdo es proyectar en él algunos de mis cortos a mediados de los 90. Y tampoco olvido la oportunidad de ver en pantalla grande cintas que, por edad, no había podido ver en salas (“Terciopelo azul”, “Creep show”, “Noche de miedo”…), ni el lujo de tener en mi ciudad a maestros como Park Chan Wook (“Old boy”) o Joe Dante (“Gremlins”)». Además, Serra ha sido el responsable del cartel del FANT en varias ediciones. Suyos son los monstruos pop a lo Warhol del año 2000, la icónica imagen de “La novia de Frankenstein” frente al Guggenheim o la ilustración del XX aniversario en 2014. ¡Hasta el logo, con esa T en forma de estaca, es un diseño suyo de 2001! “Me encanta que tanto tiempo después se siga manteniendo”, reconoce orgulloso. Su especial relación con el certamen alcanzaba su cima en este 2019 cuando, el pasado marzo, FANT prestrenó en exclusiva su último filme, “70 binladens” (rodado en Santutxu y con Emma Suárez, Nathalie Poza y Hugo Silvia como protagonistas).

“El FANT ya se ha hecho un nombre y ha logrado una visibilidad importante, tanto en la propia ciudad como fuera”, alaba. “El equipo actual lo está haciendo muy bien, con mucho cariño y siguiendo una línea muy interesante. Cada año van a más, y eso es muy bueno tanto para la ciudad como para el cine fantástico. Gracias a festivales como el FANT podemos ver en pantalla grande películas que se están haciendo ahora que, de otra forma, no nos llegarían. Y eso el público, que en este género es muy fiel, lo agradece. La prueba es que cada año hay más asistentes, más sesiones llenas y colas como no se ven en otros eventos en la ciudad”, concluye.

FANT Bilbao (carteles de Koldo Serra)

Los carteles que Koldo Serra creó para las ediciones 2000, 2001, 2002 y 2014 del FANT

Oskar Santos. Cineasta

También curtido en el cortometraje, el cineasta de Santurtzi recogió el Premio Fantrobia (ese que se otorga a una promesa del género y que han recibido Paco Plaza, Aura Garrido o Paul Urkijo) en 2011 tras estrenarse en el largo con “El mal ajeno”. Aquella cinta de terror, protagonizada por una Belén Rueda en pleno auge como diva del género tras “El orfanato”, le abrió las puertas de una industria que confió en él para llevar al cine a los legendarios personajes de cómic Zipi y Zape. «Es una pena que me fuera a estudiar a Madrid y, de joven, muchas veces el FANT me pillará allí de exámenes», lamenta. «Sí pude exhibir en los 90 mis primeros cortos, pero me gustaría haberlo podido vivir también como espectador. Era un festival hecho para mí, hubiera sido un fijo. Yo crecí con “Encuentros en la tercer fase”,Regreso al futuro”, “Goonies”, “Terminator”… Y casi todos mis trabajos como cineasta han tenido un componente fantástico. Es más, decidí dedicarme al cine, sin saber bien qué era eso aún, a los 14 años tras ver “Alien”.

A pesar de haber observado el crecimiento del festival desde la distancia, sí recuerda «cuando en el año 2000 pasaron “El gigante de hierro”, una peli que me encantó» y que, de no haber sido por el FANT, no hubiera podido ver en Bilbao a pesar de ser obra del creador de “Los Increíbles”, Brad Bird. A día de hoy, Santos conoce bien el festival y a su equipo. «Son gente muy aficionada, que ha recorrido mucho festival. Y eso se nota», alaba. «El FANT tiene su público, funciona muy bien. Además es imagen para la ciudad, por lo que, claramente, solo suma», concluye.

Itziar Castro. Actriz

La primera vez que la actriz escuchó hablar del FANT fue durante un festival de Sitges. Y la primera vez que vino… se hizo fija. Hace dos años, en 2017, debutó en el certamen bilbaíno como parte del equipo de la rompedora “Pieles”, de Eduardo Casanova. «El del FANT fue uno de los primeros pases con público. Y era difícil presentarse con un proyecto así… Pero fue gratificante estar en Bilbao y ver cómo “Pieles” gustó muchísimo». El año pasado repitió visita. Y por partida doble. Presentó el largo “Matar a Dios”, que posteriormente se estrenaría con éxito en salas (y que BI FM eligió como una de las Mejores Películas de 2018), y concursó con el corto “RIP”, que se llevó el Premio del Público a Mejor Corto. En este 2019, por tercera edición consecutiva, Itziar Castro está de nuevo en Bilbao. Y otra vez con dos trabajos. Protagoniza el largo «El cerro de los dioses» y es productora asociada del corto a concurso “Flotando”.

Además, también disfruta del FANT como espectadora. «Siempre veo todo lo que puedo. Se aprende mucho viendo lo que se cuece por ahí. Por ejemplo, este año he visto «Ártico» y el año pasado vi “Tigers Are Not Afraid”, una peli espectacular de Issa López que no habría podido ver si no hubiera sido por el festival bilbaíno”. Y es que a pesar de haberse hecho mundialmente conocida y de que ha permitido a su directora ser producida ahora en su próximo largo por Guillermo del Toro, esa cinta no se estrenó en salas comerciales en España. A Castro, el FANT le ha servido hasta para encontrar trabajo. «El año pasado me hablaron aquí en Bilbao por primera vez de la posibilidad de trabajar con un productor chileno. Y el proyecto se va a materializar ahora, ya que me voy a rodar a Chile una película de género fantástico, feminista y hecha por un equipo mayoritariamente femenino», desvela orgullosa. «No solo los cuatro grandes festivales generan industria y trabajo». Entonces, ¿en 2020 estará de nuevo por Bilbao? «Lo que espero, después de hacerme asidua, es que el año que viene sea yo el cartel del FANT», ríe. «El año pasado me hicieron imagen de la Semana de Cine Fantástico y de Terror de Donostia, así que espero que Bilbao tome nota», bromea.

Fant Bilbao 2017

Itziar Castro, junto al resto del equipo de «Pieles» en el FANT 2017

Guillermo Fernández de Oliveira. Premio Fantrobia 2019

El más reciente Premio Fantrobia (a una joven promesa de género) se entregará este viernes, 10 de mayo, en la ceremonia de clausura de FANT 2019 en el Guggenheim Bilbao. Será para un recién llegado. «Yo hacía cortos y los subía a YouTube, así que nunca había tenido contacto con la industria», reconoce el realizador gallego Guillermo Fernández de Oliveira. Al menos hasta que terminó su largo debut, el documental sobre cómo un grupo de fanáticos de «El bueno, el feo y el malo» (encabezados por el bilbaíno Joseba del Valle) desenterró el decorado que Franco construyó en 1966 para el rodaje de la secuencia final del filme (un inmenso cementerio circular que había quedado sepultado por años de olvido cerca de Santo Domingo de Silos). En «Desenterrando Sad Hill» intervienen fans ilustres del clásico de Sergio Leone: James Hetfield, líder de Metallica, Ennio Morricone e, incluso, el Premio Estrella del FANTástico del pasado 2018, Joe Dante. «Ya habíamos grabado su intervención antes, pero al saber que estaría en el FANT de Bilbao le ofrecimos hacer una visita guiada por Sad Hill el año pasado», recuerda.

«Desenterrando Sad Hill» estuvo nominada en febrero al Goya al Mejor Documental, y está disponible ahora en todo el mundo gracias a Netflix. Pero nada de eso habría sido posible sin la plataforma de difusión que los festivales de cine ofrecen hoy en día. «El recorrido de la cinta termina ahora con el homenaje en FANT 2019 –hoy jueves se pasa en los Golem seguida de un coloquio con Fernández de Oliveira y Del Valle-, de la misma forma que arrancó en 2017 en el Festival Internacional de Tokyo. De allí saltamos a festivales de Santa Bárbara, Buenos Aires, El Cairo, Almería… Si no fuera por este tipo de certámenes, películas como la nuestra no habrían tenido difusión ni habrían llegado a salas comerciales», reconoce. «Hubo un momento en que pensamos que, después de tres años de duro trabajo, por fin teníamos el filme acabado pero no sabíamos cómo enseñarlo», recuerda. «Festivales como el FANT son vitales para que muchas películas puedan encontrar su público».

Justo Ezenarro. Actual director del FANT

Asumió el cargo de director del FANT en la edición de 2008 y de aquel año viene su primer gran recuerdo, cuando tomaron la decisión de entregar el premio Fantrobia -a un valor emergente en el género- a Fernando Velázquez. El compositor getxotarra ya había colaborado entonces con Nacho Vigalondo o Koldo Serra y había creado la banda sonora de “El orfanato”. Pero visto desde hoy en día, el Fantrobia no pudo estar más acertado. Velázquez ha trabajado en Hollywood (“Mamá”, “La trampa del mal”), ha continuado en el género (“Orgullo + Prejuicio + Zombies”, “El secreto de Marrowbone”) y ha musicado las películas más taquilleras del cine español (“Ocho apellidos vascos”, “Lo imposible”).

Fant 2013 (Aura Garrido, premio Fantrobia)

Aura Garrido también fue Premio Fantrobia (promesa del género). En FANT 2013

Y es que Ezenarro está convencido de que la existencia de un festival como el FANT ayuda a crear cantera de profesionales en Euskadi. Algo que también evidencia el premio que instauraron al Mejor Cortometraje Vasco. “La sesión de cortos locales con la que arranca el festival cada año se ha convertido en un clásico y un referente para el cine joven hecho en Euskal Herria”, alaba. Y la realidad le vuelve a dar la razón. De esas citas han salido cortometrajistas que han acabado volviendo al FANT con sus largos de debut: Roberto San Sebastián (“La noche del virgen”), Haritz Zubillaga (“El ataúd de cristal”) y, ya este año, Jon Mikel Caballero, quien, según se acaba de conocer, ha ganado el premio al Mejor Guión y a la Dirección más innovadora en FANT 2019 con su muy estimable “El increíble finde menguante”. Seguro que, en próximos meses, se hablará mucho de él (la cinta se estrena mañana, 10 de mayo, en salas comerciales) pero, recuerden, antes de todo, fue en el FANT donde tuvo sus primeros reconocimientos.

Respecto al futuro, Ezenarro aspira solo a “consolidar el FANT, ya que la cifra de 10.000 espectadores -superada hace un par de ediciones- es muy difícil de mejorar salvo que se aumenten los días de programación, algo que no vemos factible ni necesario”. También se quiere impulsar las proyecciones matinales y mantener el “ambiente familiar y el programa manejable” que diferencia al FANT de otras citas mastodónticas, algo que le permite ser ya una referencia entre aficionados y periodistas, que en últimas ediciones empiezan a llegar no solo de Euskadi sino también de fuera.

Iván Miñámbres. Productor del estudio vizcaíno Uniko

Si hay alguien que pueda atestiguar que esa cita con el cortometraje vasco del FANT de la que hablaba Justo Ezenarro ya está marcada en rojo en el calendario de los cineastas locales, ese es Iván Miñambres. Productor del estudio vizcaíno Uniko, ha sido seleccionado todos los años desde que inició su actividad con alguno de sus trabajos cortos de animación. El celebrado “Birdboy”, “Sangre de unicornio”, “Decisiones” (que él mismo dirigió), “Decorado”… “Venir al FANT es una tradición”, corrobora. “La noche del primer viernes del festival es siempre un punto de encuentro fundamental en el cine que se hace en Euskadi”.

Sus dos grandes hitos en el FANT han sido en 2015 (cuando ganaron el premio al Mejor Corto Vasco con “Viaje a pies”) y en 2019, edición en la que dos de los 10 cortometrajes vascos seleccionados son suyos (“Soy una tumba” y “La noche”). “El fantástico funciona muy bien en formato corto y, como nosotros cada año producimos 2 cortometrajes de animación de diferentes autores, muchas veces tocamos el género. Cuando lo hacemos, el FANT nos reconoce el trabajo y nos ayuda a lograr visibilidad y proyección”. Y para muestra, un botón: “Decorado” (dirigido por Alberto Vázquez) terminó, tras un rosario de premios, alzándose con el Goya al Mejor Corto en 2017. “Para mí, el FANT es el festival que más y mejor ha evolucionado de Bilbao. Y creo que puede seguir creciendo si consigue atraer a la industria. Si pudiera tener un poco más de apoyo institucional para traer a agentes, cadenas de TV…, sería un gran avance para el festival y para el sector en Euskadi”, propone de cara al futuro.”

Arriba