BI FM

Ocio y cultura

La película de noviembre: “Mandy”, sangre, sudor y Nicolas Cage

Mandy, con Nicolas Cage

Reseñamos la última locura del actor, cinta con ecos de Lynch y sabor a látex, peyote y cocaína. Con “Mandy” no hay grises: es cine que amas u odias

Cage, deliciosamente pasado de rosca en "Mandy"
Pues no. No te vamos a recomendar lo que esperas. Ni “Bohemian Rhapsody”, ni “Quién te cantará”, ni la nueva de Spike Lee. Esta vez nos apetece provocar, ¡¿qué pasa!? Apostamos por “Mandy”, el filme con el Nicolas Cage más pasado de la década (ahí es nada)

De natural vinagre como somos, varias han sido las veces que nos hemos quejado de que la cartelera cinematográfica parecía un erial (para los de la LOGSE: un desierto). Justo es, por tanto, destacar ahora lo contrario. Este mes había tanto bueno (o, al menos, “con rollo”) que dudábamos sobre qué recomendar. Estaba la de Queen (dos horas que se hacen cortas, quizá culpa de la brutal banda sonora), “Quién te cantará” (hipnótica pero un punto aséptica y probablemente demasiado peculiar hasta para cazadores de rarezas), “Infiltrado en el KKKlan” (parcial, descarada y ventajista, o sea muy Spike Lee de los buenos tiempos) o incluso la argentina “El Ángel” (que al fin y a la postre era un poco el cine kinki aquel de “El pico” de De la Iglesia, pero rodada con solvencia). Todas diferentes, todas interesantes.

Pero no. Nos apetece provocar. Nuestra peli favorita de este noviembre es un cuento. Eso sí, vaya cuento; átense los machos. En un mundo cada vez más globalizado a la baja (democracia low cost en la que la mayoría no lee o lee “50 sombras…”, come pizza industrial y escucha la música que le dictan desde televisión), que una anomalía como “Mandy” se filtre por las rendijas del fuera de juego de nuestro sistema es un motivo de celebración.

“Mandy”, una fábula de espada y brujería

Y ojo, lo que cuenta no puede ser más convencional (una venganza entre “Excalibur”, “Mad Max” y La Fura dels Baus). Pero cómo decide contarlo Panos Cosmatos, su director y coguionista, marca la diferencia: una pesadilla lisérgica que se va licuando a cada nuevo paso, con ecos de David Lynch y un lado oscuro supurante con sabor a Manson, látex, peyote y cocaína. Y con música del célebre (y recientemente fallecido) compositor islandés Jóhann Jóhannsson (“La teoría del todo”, “Madre!” o “La llegada”)

Hijo de una leyenda de los 80 (George P. Cosmatos, responsable de “Cobra”), Panos es un artesano más hábil que su antecesor, aunque no más sutil. Su fábula de espada y brujería -en el fondo eso es “Mandy”- es climática, litúrgica y fascinante, y cuenta hasta con un hada buena a la que sacrificar. Pero también es efectista, cuando no directamente ridícula gracias al Nicolas Cage más pasado de la década (relee esta última frase y reflexiona, que tiene tela). En resumen, un film que amar u odiar, ovacionado en Sitges y pitado en Donosti, disfrutado por nosotros y motivo de escapada fulminante para la espectadora que teníamos detrás. Si lo tuyo son las comedias estilo Meg Ryan (o Katherine Heigl, para que nos entiendan los millennials) deberías haber dejado de leer este texto en la segunda frase. Si, por el contrario, arriesgas al ir al cine y buscas desmesura, “Mandy” no te dejará indiferente.

Y EN FORMATO DOMÉSTICO… “EL MALVADO ZORRO FEROZ”

Aparece por fin en DVD y Blu-ray una de las mejores películas de animación del año, la francesa “El malvado zorro feroz“, un milagro de hora y cuarto pintado con acuarelas (has leído bien, en plena época digital) en la que un pato se cree Santa Claus y un zorro cuida de tres polluelos que le confunden con una gallina. Esto es solo el comienzo, después se vuelve más graciosa… Además, acierta en algo tan difícil como entretener a críos y adultos al mezclar sarcasmo con ternura. ¿Te suenan los Simpsons?

Arriba