BI FM

Ocio y cultura

La película de octubre: Joker, “parasitado”

Fotograma de "Parásitos" (2019)

Ahora que hemos descubierto lo buen actor que es Joaquin Phoenix, te recomendamos «Parásitos», de Bong Joon-ho. Y «Los hermanos Sisters», con Rutger Hauer.

"No van a hablar de Joker..."
Ahora que hemos descubierto todos lo buen actor que es Joaquin Phoenix, te recomendamos la más reciente joya del cine asiático: «Parásitos», de Bong Joon-ho. Y, para ver en casa, «Los hermanos Sisters», la última del gran Rutger Hauer.

Ahora que los humanos hemos decidido cargarnos el planeta usando (todos a la vez) bolsas de tela, el fútbol ha vuelto para salvarnos (si alguna vez se fue) y «Joker» invade tierra mar y aire (por cierto, aún no la hemos visto, era solo una sucia maniobra para llamar su atención, esa catadura moral gastamos)… ahora que sucede todo esto, decíamos, se estrena la última joya del cine asiático.

Palma de Oro en el último Cannes y sacada a hombros en el Zinemaldi, «Parásitos» llega a cines en dos semanas.

Y, sí, esta la hemos visto.

Fotograma de la película "Joker" (2019)

Ja, ja, ja // Warner Bros.

Autor de, al menos, dos genialidades («Memories of Murder» y «Rompenieves») Bong Joon-ho llevaba como tres lustros avisando de su maestría. Ha tenido que ser Cannes el que le haya coronado, tras pasarse por la piedra al mismísimo Tarantino. Y es que el coreano es un creador dotado de un ritmo particularísimo -su cine quizá no sea «veloz», pero jamás aburre- y de una capacidad de observación sobresaliente, lo que le permite pasar de thriller a comedia u horror en solo un pestañeo.

No pertenecemos a la raza deplorable de los destripapelículas (perdón, spoiler), por lo que jamás contaríamos el final de un film. El problema, en este caso, es que no sabemos si somos capaces de contar el principio. ¿Cómo meter mano al melón coreano? Pues no es sencillo. La película muta con tal facilidad que lo mejor es sumergirse en ella… y abandonarse.

Película "Parásitos"

«Tía, la vecina ha puesto clave»

El miembro de una familia de bajísimo estrato social logra un puesto de profesor de inglés… sin tener ni idea de este idioma. Pero en la jungla de la apariencia, si se juegan bien las cartas, un camaleón puede ser un tiburón. O quizá no.

Partiendo de que todos somos parásitos (sí, tú también gorroneas wifi en cuanto puedes) Joon-ho monta un artefacto alucinante que, una vez despega, no se detiene ante nada. Un salto continuo entre géneros (te ríes aunque no sea una comedia, engancha sin ser un thriller, acojona sin ser terror) donde todo encaja, nada sobra, nada chirría y, en cada nuevo zarpazo, descoloca a un espectador atónito, desvalido, que ya no sabe por dónde llegará el próximo volantazo, acostumbrado a vivir en el cómodo reino del cine previsible de siempre. Resumiendo, una matrioska donde cabe la crítica a las castas, una sociedad que valora parecer más que ser o unos «mass media» a la caza de una pieza lo más amarillenta posible. Un film raro en el sentido más noble del término. Raro, hipnótico e inteligente.

Caza mayor.

Y, PARA VER EN CASA…

Ahora que hemos descubierto todos lo buen actor que es Joaquin Phoenix, tampoco vamos a aspirar a que recuperen su incómodo marino alcohólico en «The Master», pero estaría muy bien echarle un tiento a «Los hermanos Sisters», crepuscular western de buscadores de oro derrotados por la vida que contiene escenas tan inolvidables como la de un vaquero descubriendo, entre la incredulidad y el estupor, que los dientes se pueden cepillar. Última película del gran Rutger Hauer, primorosamente fotografiada, es de esos títulos que, como un buen vino, conviene tener en la despensa.

Arriba