BI FM

Ocio y cultura

La película de enero: “Tiempo después”, regusto amargo entre carcajadas

Fotograma de la película "Tiempo después"

Arrancamos el año con la secuela de «Amanece que no es poco» (1989), una de las cumbres del humor absurdo. Además, «Un pequeño favor», ya en DVD.

"Tiempo después" // EOne Films
Arrancamos el año hablándote de la secuela de «Amanece que no es poco» (1989), una de las cumbres del cine español, del humor absurdo y, claro, de la filmografía de José Luis Cuerda. Además, en formato doméstico, «Un pequeño favor»

Les haré una confesión. Como acaba de pasar la Navidad y aún quedan restos de humanidad en mi ser, seré sincero: ayer me metí a ver la película de José Luis Cuerda por su duración. Las otras opciones eran la de Koreeda (dos horas) o la de Berlusconi (dos horas… y media), y no me apetecía llegar a casa al amanecer.

No se confundan. Cuerda me gusta y un comentario de dos octogenarios que abandonaban la sala («ha sido extraña», dijo uno; «sí, pero ocurrente», replicó el segundo) terminó de ponerme de parte de un film que, una vez visto, debe ser celebrado por el simple hecho de existir.

En este país de La Voz, Masterchef, colas en Primark y 300 euros en lotería de Navidad, aún tiene su nicho un producto lúcido, valiente y corrosivo. Y no solo eso: está funcionando en taquilla.

TIEMPO DESPUÉS: CUERDA PARA RATO

Año 9177. Los parados crónicos de un mundo futuro deciden asaltar el edificio gubernamental para vender limonada y así dejar de ser parados crónicos (muy convencional todo), pero un crimen sin resolver (dato: con el culpable confeso y capturado) hará que estalle la revolución.

Excluida de los Goya y nominada a mejor película en los Feroz (recuerden: a celebrar en Bilbao el próximo mes), «Tiempo después» se beneficia del mejor casting español de la década: notable la dupla Arturo Valls – Berto Romero (como dos barberos casi de western) y soberbios Carlos Areces, Manolo Solo o Miguel Rellán, por citar sólo tres de treinta.

Iconoclasta, corrosiva, inteligente y con un regusto amargo entre carcajadas, Cuerda logra un juguete desigual y disperso, que gustará a fans de Faemino y Cansado (¡presente!) y alejará a consumidores de comedia, digamos, más tradicional.

Y EN FORMATO DOMÉSTICO: «UN PEQUEÑO FAVOR»

Estrenada en ese alud de títulos que conlleva «la fiesta del cine», el frío y el hogar son un plan ganador para disfrutar del DVD o Blu-ray de «Un pequeño favor«, tramposo y entretenidísimo thriller pop presidido por una monumental Blake Lively y en el que son reconocibles ecos de peliculones como «Fuego en el cuerpo» o «Perdida», pero todo más ligero, más MTV (que diría Rementeria) y más para público bloguero. Pero no lo decimos con desprecio, sino con admiración (vamos, como siempre).

Ánimo, que ya queda menos.

Arriba