BI FM

Ocio y cultura

Salas de conciertos: “La reducción de aforo es inviable y nos condena a la desaparición”

WAS en directo

«Mantener la condición de causa de fuerza mayor», opción preferente ante un plan de desescalada «insostenible económicamente» para el sector.

¿Cuándo volverán los conciertos? // Tom Hagen
La Plataforma PSDC, que representa a más de 270 salas en todo el estado, considera que el plan de desescalada anunciado por el Gobierno es «muy confuso y de difíci aplicación» y aboga por «mantener la condición de causa de fuerza mayor». La Plataforma Reset, que aglutina a diferentes agentes culturales de Euskadi, también en contra de la limitación de aforos.

Dos días después del plan de desescalada anunciado por el Gobierno, diferentes colectivos, asociaciones y plataformas pertenecientes al tejido cultural del país han mostrado su postura, comprensiva ante la situación de alerta sanitaria originada por el coronavirus Covid-19, pero crítica en lo que respecta a las medidas adoptadas por el Ejecutivo en relación a espectáculos en vivo.

Así, la Plataforma de Salas de Conciertos PSDC, que representa a más de 270 salas privadas de música en directo de todo el estado, ha hecho público un comunicado en el que no solo dejan patente su «sorpresa y decepción», aseguran, ante la «falta de interlocución del Gobierno con las salas de conciertos», sino que también tildan de «confusas» las medidas restrictivas aplicadas a unos espacios culturales, que, según su criterio, requieren una «especial atención» por su «especial singularidad».

Sala BBK (Bilbao)

Interior de la Sala BBK (Bilbao)

Así, partiendo de la idea de que el plan propuesto por Pedro Sánchez es «de difícil interpretación y aplicación», en PSDC se muestran tajantes en lo relativo a la reducción de aforo propuesta, estimando que es «inviable» y que «condena al sector a la quiebra y desaparición». Entre las razones esgrimidas, enumeran la «dificultad» de los músicos en ofrecer los espectáculos «garantizando la distancia social en el escenario así como la del público en las salas»; la «inviabilidad económica» de aplicarlo, ya que, explican, un concierto «habitualmente empieza a ser viable a partir de superar el 80% de la capacidad del espacio»; y porque generan «incluso mayores pérdidas económicas los espacios a un 30% de su capacidad que permaneciendo cerrados».

Desde la plataforma vasca Reset, que aglutina a asociaciones de profesionales de las artes escénicas (música, danza, teatro, circo) también se han mostrado contrarios al plan anunciado desde Madrid, centrándose, igualmente, en la reducción de aforo planteada en el llamado «Plan para la Transición hacia una nueva normalidad». Para los agentes culturales de Euskadi, la «limitación del aforo al 30% primero y al 50% más adelante» es «insostenible económicamente», sostienen, «en los términos que conocemos hasta ahora».

Por todo ello, tanto PSDC como Reset abogan por «mantener la condición de causa de fuerza mayor hasta la vuelta a la total normalidad», ya que, según valoran, es «imprescindible para la flexibilidad en la salida de los ERTES» a los que el sector se ha tenido que acoger, en pos de que «las medidas de ayuda tanto laborales, sociales, y fiscales sigan vigentes».

Arriba