BI FM

Ocio y cultura

Puro teatro (marzo): De máscaras, Netflix e historias vascas

"7 años"

Te tenemos que echar la bronca. Por no haber visto aún «Solitudes» y por no aprovechar la app Teatroteca. Reseñamos también la obra de teatro «7 años»

"7 años", hora y media de alta tensión // PTC Teatro
Este mes te tenemos que echar la bronca. Por no haber visto aún «Solitudes»… y por no aprovecharte de la Teatroteca, la app que te permite disfrutar, gratis, de decenas de obras. Además, hablamos de «7 años», una película de Netflix convertida ahora en teatro

Bueno, por aquello de no procrastinar, vamos a quitarnos de en medio lo más duro: la bronca. ¿Qué bronca? La que te debería caer si aún no has visto “Solitudes”, de la compañía vasca Kulunka Teatro. Y es que si sueles leer esta sección y sueles visitar esta web, se te presupone un interés en los eventos culturales que se celebran en Euskadi, ¿no? Por eso no puedes seguir dejando pasar oportunidades para vivir esta absoluta maravilla en un teatro en directo. No es la primera vez que, en BI FM, te recomendamos la obra, de hecho, lleva ya dos años girando por el mundo (no, lo de “por el mundo” no es una bilbainada, es literal) y no nos cansamos de hablar de ella.

“Solitudes” son tres actores, una decena de máscaras, una escenografía cuidada al detalle y un guión que, sin una palabra (ni una), cuenta una de las más emocionantes historias vistas sobre las tablas en los últimos años. ¿Teatro de máscaras? Ya te intuimos arqueando la ceja… Pues sí, pero nada que ver con lo que estás imaginando. “Solitudes” es un teatro de máscaras adulto, trabajado (tanto que, aunque las máscaras no se mueven, uno llega a creer que gesticulan por todo lo que le transmiten en escena), con una historia de calado que se te agarra al corazón y te hace mirar a tus mayores de forma diferente.

"Solitudes"

Las máscaras de «Solitudes» no gesticulan en escena, pero lo parece

La obra fue el pasado año merecedora del máximo galardón del teatro en España (Max 2018 al Mejor Espectáculo Teatral) y también se llevó otro honor mucho más modesto (el Top 2 de lo Mejor visto en teatro en 2018 según esta casa). Ahora que acaban de ganar el Premio Ercilla a la Mejor Producción Vasca, no podíamos desaprovechar la ocasión para volver a poner de manifiesto nuestra devoción por ella. La tienes el 14 de marzo en Eibar (Jornadas de Teatro) y el 16 de marzo en Muskiz (Meatzari Aretoa). Sí, “Solitudes” bien vale un viaje en coche, así que si nos estás leyendo desde no muy lejos de esos municipios, ¡¡acércate!!

Y seguimos con otro reproche; parece que hemos entrado en marzo repartiendo a diestro y siniestro… Si eres de esas personas que se quejan de que el teatro es muy caro, de que no se puede disfrutar desde el sofá de casa en pijama y bol de palomitas en mano, de la pereza que da el ambiente snob y pureta que en ocasiones llena los grandes recintos… Si eres de esos/as, te acabas de quedar sin excusas. Porque el modelo Netflix ha llegado a las tablas. Y, encima, sin pagar un duro y por la vía legal. Como lo lees. Un «Spotify Unlimited» teatral y a coste cero, eso es la Teatroteca (web y app tanto para iOs como para Android) que acaba de lanzar el Centro de Documentación Teatral (organismo dependiente del INAEM del Ministerio de Cultura). Una plataforma pública y gratuita que recoge decenas de grabaciones en vídeo de obras de teatro de todo tipo. No, claro, no está “todo”, obviamente. Pero hay mucho, desde luego. Así que date de alta en menos de 30 segundos y empieza a disfrutar del teatro cuando y donde quieras y desde el dispositivo que quieras.

¿Por dónde empezar? Va una recomendación de parte de BI FM (de nada): “Los Gondra. Una historia vasca”. Otra obra distinguida en los MAX 2018 (en este caso con el premio a la Mejor Autoría Teatral, para el guion del dramaturgo de Algorta Borja Ortiz de Gondra) y que, por muy inconcebible que parezca, jamás se programó por Euskadi pese a su temática (¿o, precisamente, “a causa de» su temática?). Tirón de orejas desde aquí al gremio de programadores locales que o bien no tuvieron olfato o bien se dejaron dominar por la cobardía, y nos privaron a los vascos de ver el reconocido como mejor guion teatral en España en 2018, la historia de una saga vasca a lo largo de siglo y medio en el que desacuerdos, enfrentamientos, traiciones y, directamente, ataques irán quedando grabados a fuego (casi literalmente “a fuego”) en esta familia que, quizá, podría ser también la tuya. En BI FM ya la reseñamos hace unos meses.

"Los Gondra. Una historia vasca"

«Los Gondra. Una historia vasca» // Centro Dramático Nacional

Si te animas a estrenar este Netflix teatral con “Los Gondra”, irás abriendo boca al universo de Ortiz de Gondra y, seguro, terminarás con muchas ganas de ver su siguiente entrega: “Los otros Gondra. Relato vasco”, que nosotros ya pudimos disfrutar el pasado enero en Madrid y que, esta vez sí, podremos ver en Euskadi (en septiembre arranca gira y ya está confirmado su paso en enero de 2020 por el Arriaga de Bilbao). Digamos que no es una segunda parte al uso, sino una indagación en el dolor de esa familia a día de hoy, en un siglo XXI sin la violencia de ETA. ¿Se puede perdonar? ¿A quién hay que perdonar? ¿Se puede pasar página sin antes leerla? ¿Podemos, al menos, convivir? Sobre todo eso reflexiona “Los otros Gondra” (con Cecilia Solaguren y Lander Otaola, entre otros, en su reparto), a la vez que plantea un ingenioso juego realidad-ficción al presentar al propio dramaturgo en escena como persona real que nos habla de su verdadera familia mientras un actor le da vida en una (supuesta) ficción paralela que nunca sabremos en qué porcentaje bebe de la historia biográfica real del autor. Magistral. Y necesaria. Hablaremos más de ella cuando se vaya programando en nuestros teatros.

¿Cuánto pides por pasar 7 años en el trullo?

De momento, la que sí está programada por Euskadi (y arrasando en taquilla, así que rapidito si te animas a verla) es la adaptación a las tablas de “7 años”, la primera película producida por Netflix en España (allá por 2016). Ahora, Roger Gual es sustituido como director por Daniel Veronese y Paco León o Toni Acosta dejan paso como actores a Carmen Ruiz, Eloy Azorín o Juan Carlos Vellido. La que permanece intacta es la idea original del autor José Cabeza, una premisa tan buena y tan bien desarrollada, que funciona igual (¿o mejor?) ahora en teatro que hace 3 años en cine. Cuatro amigos que creen seguir siéndolo a pesar de llevar años como socios en una exitosa empresa tecnológica cuya envergadura se les está escapando de las manos; un delito fiscal que conllevaría la pena de cárcel del título; y 80 minutos de encierro en tiempo real en la sede de la compañía para decidir quién de los cuatro se entrega y paga por todos. Pero, ¿cuánto vale pasarse 7 años en el trullo?

Póster de "7 años", de Netflix al teatro

Cartel de la obra «7 años», basada en el filme homónimo de Netflix

Apasionante punto de partida que establece un tenso tono que la función mantiene desde el arranque hasta el desenlace. Una tensión que cala mucho más cuando uno la vive en directo mano a mano con los implicados que cuando la ve en la pantalla de la tele en Netflix. Y, no solo tensión, también enfrentamientos dialécticos (tanto elevados como barriobajeros), puñaladas, secretos del pasado difíciles de digerir… Toda una artillería narrativa que acaba convirtiendo un teatro de texto y diálogos en una obra maestra del suspense contrarreloj en la que tampoco faltan las justas pinceladas de humor, inmejorable válvula de escape para tomar aliento entre pico y pico de adrenalina.

Mención especial para una Carmen Ruiz que borda un papel alejado de su más conocido registro televisivo de comedianta nata (algo que no te extrañará si ya sabes de lo que es capaz sobre las tablas -“La cantante calva” o la imprescindible “Bajo terapia”-). Destaca igualmente un Daniel Pérez Prada en pleno ascenso, alguien del que oiremos hablar mucho en el futuro. Ya nos llamó la atención como guardia civil en “Tiempo después” (secuela de la mítica “Amanece que no es poco), ahora está en cines como ertzaina (¡qué cosas!) en los “70 binladens” rodados en Santutxu, y en “7 años” niquela el personaje del típico comercial de vieja escuela, charlatán y sin mucho escrúpulo, pero en versión “modernuki” y “techie” (menos casposo pero igualmente despreciable). Por no hablar del maestro Miguel Rellán como mediador contratado para desatascar esta reunión-terapia de grupo tras la que nada, nada, volverá a ser lo mismo para estos 4 ¿amigos?

Nosotros ya pudimos disfrutar de “7 años” en su estreno en Euskadi a finales de 2018, en el Festival de Teatro de Santurtzi, pero este mes de marzo vas a tener hasta 5 ocasiones de verla por aquí (si consigues entradas, que, como decíamos, están a punto de colgar el “todo vendido” en varias de las funciones). Estarán el 23 de marzo en Basauri (Social Antzokia), el 24 y el 25 en Eibar (Jornadas de Teatro; quedan 6 butacas para el 24 cuando escribimos estas líneas, por eso han tenido que doblar función), el 28 en Vitoria (Teatro Principal, también a punto de agotar) y el 30 en Pamplona (con solo 70 entradas ya a la venta).

Arriba