BI FM

Gente de aquí

“Ya estamos perdiendo hasta el tradicional sirimiri bilbaíno”

Ana Urrutia y Mikel González // BI FM

Hablamos con la periodista Ana Urrutia (ETB) y el investigador Mikel González (Basque Centre for Climate Change) sobre los retos climáticos que nos acechan.

Ana Urrutia y Mikel González // BI FM
Coincidiendo con la llegada de la primavera y la reciente celebración en Donostia de la Conferencia Internacional de Cambio Climático «Change the Change», quedamos con dos de las personas que más saben sobre la materia en Euskadi : Ana Urrutia, periodista encargada de la información meteorológica en ETB desde hace 20 años, y Mikel González, investigador de BC3

A comienzos de marzo se celebró por primera vez en Euskadi (en Donostia) la Conferencia Internacional de Cambio Climático «Change the Change«, en la que expertos de todo el mundo debatieron sobre los retos a los que nos enfrentamos como sociedad frente a los efectos del cambio climático.

Enmarcada en la iniciativa de Naciones UnidasMomentum for Change” y en línea con el Acuerdo de París, «Change the Change” sirvió para dar a conocer las iniciativas y acciones que están marcando la diferencia en nuestro entorno, cada vez más global e interconectado. Unas jornadas que sirvieron para dejar claro que el Cambio Climático es una realidad tan vertiginosa como preocupante y que ya no valen excusas, sino acciones firmes y determinantes.

Aprovechando tal coyuntura, y coincidiendo con la llegada de la primavera, quisimos charlar con dos de las personas que, seguramente, más sepan en el País Vasco acerca de los retos climáticos a los que nos enfrentamos: la periodista Ana Urrutia (con 20 años de experiencia en EITB al frente de la información meteorológica) y el investigador Mikel González (de BC3 – Basque Centre for Climate Change).

CAMBIAR EL CAMBIO

¿Pensáis que «Change The Change» ha servido para que se hablase más y mejor del cambio climático a nivel local, en Euskadi?

Ana: Tengo que hacer autocrítica. Creo que en ETB hemos hablado menos de lo que el tema requería. Era una excusa perfecta para haber visibilizado mucho más temas relacionados con el clima. Podríamos haber tenido quince días de especiales aprovechando que teníamos en el Kursaal un congreso internacional. Es una pena que no hayamos tenido medios suficientes, ha sido casi como obligatorio meter un vídeo cada día y estar allí con una periodista en directo. En radio también hemos hecho alguna entrevista, pero creo que se ha desperdiciado una gran oportunidad.

Más medios, ¿a qué nivel?

Ana: A nivel de profundizar en la materia. ¿Qué hemos hecho cada día, tres minutos? Eso no es nada, han faltado reportajes, especiales…

Mikel: Ha aparecido bastante en prensa, en general, así que algo de mensaje sí que habrá llegado. Tampoco se podía esperar que hubiera un cambio sustancial en la política o en la gente de la noche a la mañana, pero habrá contribuido a ello. Tras haber acudido, puedo decir que la conferencia fue muy atractiva y que participó gente muy potente. Están los vídeos colgados en Internet.

Ana Urrutia y Mikel González // BI FM

Aquí, hablando del tiempo // BI FM

Pero, quizá, lo difícil es que esos vídeos lleguen al público, que se interese en verlos.

Mikel: Sí, ese sería el reto. Nosotros dos estamos especialmente sensibilizados, pero sí que es verdad que siguen siendo contenidos, noticias de quinta o sexta fila. Es raro que un tema climático abra un noticiario, a no ser que sea por una catástrofe o algo así.

Ana: Quizá Donald Trump nos ha hecho un favor al salir en los medios diciendo barbaridades, que la gente se ha preguntado «¡pero qué dice este loco!» (risas).

Como cuando hubo esas grandes nevadas en ciudades como Chicago y dijo que a ver dónde estaban los que hablaban del «calentamiento global», con la que había caído allí.

Mikel: Si Trump dice que no hay cambio climático, queda claro que sí que lo hay.

Ana: Hacer que el mensaje cale es difícil. A mí es una cosa que me preocupa mucho. Yo no soy ninguna experta en cambio climático, pero sí que me toca lanzar los mensajes. Y me digo, «¿cómo cuento esto para que la persona que está en su casa viéndolo sienta un clac en su cabeza?». La conciencia individual de cada persona es muy importante y ese despertar es esencial. Luego evoluciona y va creciendo, pero hace falta ese «clac». Yo todavía me sorprendo cuando escucho a amigos decir que reciclar es una bobada o que a ver qué incidencia en el CO2 va a tener lo que hagan ellos. Hay tantas acciones individuales que sumadas son importantísimas…

Mikel: Yo considero que los que informáis hacéis una labor esencial. Nosotros en BC3 somos expertos en la materia, pero nos falta esa capacidad de llegar, no somos expertos en comunicación y a veces nos perdemos en tecnicismos o no sabemos como hacer para enviar un mensaje. La información del tiempo ha mejorado tanto en los últimos años a nivel técnico y se realiza una conexión tan buena con temas de clima que creo que la gente se va concienciando y viendo que todo va unido.

Ana Urrutia y Mikel González // BI FM

El horizonte está un poco negro // BI FM

Por ejemplo, en TVE hicieron una simulación que mostraba los posibles estragos derivados del cambio climático en Donostia, mostrando cómo podría ir subiendo el nivel del mar año a año, borrando la playa de la Zurriola, primero, inundando el Kursaal, después, y adentrándose en la ciudad… esa fue una manera muy clara de hacer llegar el mensaje.

Mikel: Ese salto a nivel de medios facilita mucho el trabajo de los expertos, que pueden contar muy gráficamente lo que ocurre y la conexión que hay entre diferentes aspectos. Cada vez hay más evidencias que permiten conectar eventos extremos (Donosti hace cuatro o cinco años, Bermeo…) con el cambio climático. Que los medios lo cuenten hace que la gente se conciencie.

Ana: En Euskal Herria ya se tiene la percepción de que el tiempo ha cambiado. Yo llevo veinte años y, durante los últimos diez, la gente se pregunta qué está pasando. Vemos cómo ya apenas tenemos cuatro estaciones, sino dos, se habla del «veroño», de que no hay primaveras ni otoños. Ya hay gente que asegura que estamos perdiendo el tradicional sirimiri bilbaíno.

¿Vamos hacia un clima con menos olas de frío y con más olas de calor?

Ana: Sí, por donde estamos situados geográficamente, vamos a sufrir eventos de temperaturas cálidas.

Mikel: La «Euskadi tropical» va a ser una realidad, parece.

Nuestro clima, húmedo, atlántico, puede beneficiarnos a la hora de enterarnos menos de ese calentamiento, quizá.

Ana: Pero quién nos dice que no vayamos a sufrir una sequía brutal en 2020, por ejemplo. No lo sabemos.

Mikel: Hace poco leí un informe de la revista Nature acerca del aumento de la temperatura en ciudades que permitía consultar la subida en cualquier sitio. Mostraba que en todos sitios ha habido una subida, de un grado más o menos de media, que puede parecer poco o nada, pero un grado es la diferencia entre que algo esté congelado o que se derrita, por ejemplo.

Ana: El otro día hablaba yo del Informe Copernicus de febrero y comentaba que nos quedábamos medio grado por encima de la media en todo el planeta… y, claro, ¿Quién me va a tomar en serio por medio grado? Pues no es una bobada, desde luego.

Mikel: Ese medio grado en una zona alpina conlleva que haya un retroceso en los glaciares, en el Ártico, que haya un deshielo a velocidad exagerada… y todo eso nos afecta a nosotros. Hay un efecto dominó.

Ana Urrutia y Mikel González // BI FM

Queda claro que el momento es ahora // BI FM

Antes la gente se fijaba en el tiempo a nivel local y ya. Pero, ahora, cada vez vamos a tener que mirar más hacia lugares remotos. No sé, lo que ocurre en Groenlandia es importante, por ejemplo. Va a haber que aumentar los mapas del tiempo.

Ana: Hay quien se interesa y que incluso se hace sus propias teorías. Cuando las olas de frío en Norteamérica, había telespectadores que nos decían que todo eso vendría aquí en quince días o veinte. Hay gente muy aficionada a los pronósticos meteorológicos… En ese aspecto, somos nosotros los que tenemos que estar interesados y tomar cartas en el asunto, no dejar todo en manos de los políticos, que, desde luego, no nos lo ponen todo demasiado fácil. Hay una parte de políticas, que hay que exigir, pero luego somos nosotros con nuestras decisiones los que hemos de apostar por el camino correcto, pero, es eso, no siempre es fácil. Piensa en el ejemplo de apostar por un coche eléctrico o colocar placas solares en casa, por ejemplo. Aún teniendo la conciencia, falta ayuda institucional.

Mikel: Vamos muy lentos. Hemos ido muy lentos durante mucho tiempo, a pesar de que hay ciertos aspectos en los que últimamente se ha acelerado, también gracias al avance de la tecnología. Veo dos ritmos diferentes. La aceleración del cambio climático, por un lado, más rápida de lo que pensábamos, y la tecnológica y a nivel de conciencia, por otro. No sé cuál va a terminar yendo más rápido, pero lo que está en nuestra mano hay que cambiarlo ya. A nivel individual y desde los gobiernos. Lo que nos jugamos es mucho.

Ana: Yo soy para eso muy radical. ¿Qué es eso de cobrar las bolsas de plástico? No, las bolsas han de prohibirse.

Ana Urrutia y Mikel González // BI FM

Un mundo interconectado // BI FM

8.000 millones de toneladas de plástico acaban cada año en el mar…

Ana: Yo soy una anamorada del mar… los surfistas llevamos muchos años alertando de ello.

Mikel: Hay una campaña de Greenpeace que pregunta si no estaremos reciclando demasiado… paradójico, ¿no? ¡Es que generamos demasiado! ¿Cómo hemos podido tolerar tantos años usar bolsas de un solo uso… y a la basura?

Ana: O las pajitas de plástico y un montón de cosas así. Hay que prohibirlas.

Mikel: 15 millones de pajitas al día se consumen en España, ¡15 millones!

Ana: Si ejemplos tan claros siguen sin tener arreglo, imagina cosas más rebuscadas como decirle a la gente que utilice cepillos de dientes de bambú o detergente biodegradable. Son cosas muy exigentes tal y como funcionamos.

Mikel: Debemos volver a funcionar como antiguamente en ciertos aspectos.

El ser humano lleva cientos de miles de años en el planeta… y en apenas un siglo nos lo estamos cargando. A este ritmo…

Mikel: Hay una aceleración brutal a partir de mediados del siglo XX. Ya se dice que deberíamos hablar de una era geológica llamada «Antropoceno» en lugar de «Holoceno», porque ya es posible encontrar tecnofósiles que demuestran la actividad del ser humano, con isotopos de radiación repartidos por toda la Tierra.

Ahora que estamos en precampaña electroral, ¿creéis que los partidos van a incluir de manera clara la lucha contra el cambio climático?

Ana: Creo que sí, y que cada vez vamos a verlo más, sobre todo en los programas de partidos de izquierdas, aunque es algo más fácil de ver a nivel local, donde los ayuntamientos están llevando a cabo propuestas impensables hace años.

Mikel: Se va a demostrar que apostar por la ecología es una oportunidad, también de negocio, aunque sea costoso.

Ana: Sí, en cuanto se vea el «business»… (risas)

Pues habrá que ser un poco optimistas…

Ana: Sí, pero hay que crear energías positivas ya desde los hogares. Mis hijas, por ejemplo, es imposible que no reciclen, porque han visto desde niñas que eso es lo que hay que hacer. Yo creo que las buenas acciones crean contagio. Y la gente más joven tiene ese punto de imitación que puede ser beneficioso. Fijaos en el movimiento global #fridaysforfuture

Mikel: Lo que está en juego es tan grande que espero que todos lo entiendan en el futuro, aunque es aquí y ahora cuando hay que actuar. Hay que hacerlo ya. La solución al cambio climático la tenemos ahora. Estamos en un momento clave.

Arriba