BI FM

Gente de aquí

“Lo peor de la cuarentena no es tanto vivirla en soledad, sino sentirse solo”

Escucha Solidaria

¿Quieres hablar? El colectivo Escucha Solidaria trata de acompañar, en la distancia, a quien lo necesite durante estos días de confinamiento.

Escucha solidaria
¿Quieres hablar? El colectivo Escucha Solidaria trata de acompañar, en la distancia, a quien lo necesite durante estos días de confinamiento por la emergencia sanitaria del coronavirus Covid-19. Nosotros ya hemos charlado con ellos.

El pasado sábado 14 de marzo, en cuanto el Presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, decretó el «estado de alarma» por la crisis sanitaria originada por el coronavirus Covid-19, cinco excompañeros de formación (hoy terapeutas Gestalt, psicólogos, trabajadores sociales y otros profesionales del ámbito de la ayuda) decidieron unirse (remotamente, claro) para atender a las personas a las que la cuarentena pudiera infundirles «inquietud, miedo o soledad».

Crearon una dirección de email (escuchasolidaria@gmail.com) y una imagen (la que ves bajo este párrafo) para poder compartir por redes sociales, y el domingo a mediodía comenzaron a difundirlas entre sus familiares, amigos y colegas. Ese mismo domingo, 15 de marzo, ya recibieron peticiones de escucha de personas «que sentían la necesidad de compartir cómo se sentían». En menos de una semana eran 100 personas «escuchando» y más de 75 las atendidas por email o telefónicamente.

Apoyo psicológico durante la cuarentena

Hablamos con Tania Cavada, donostiarra de 41 años residente en Madrid. Ella es la portavoz de Escucha Solidaria.

Lo primero, ¿quiénes sois Escucha Solidaria?

Somos una iniciativa ciudadana para acompañar a quien lo necesite en estos momentos tan complejos. Personas para personas, un proyecto de solidaridad y humanidad. No hacemos terapia, ni emitimos ningún tipo de diagnostico, se trata de un acompañamiento y escucha humanos. Nos ponemos con un oído compañero a disposición de cualquier persona que lo pueda necesitar durante el aislamiento.

Lo hacéis desinteresadamente. ¿Qué os mueve?

Nos mueven la solidaridad, la humanidad y el bien común, más necesarios ahora que en cualquier otro momento. La idea es mantenerlo mientras dure la cuarentena y después cada uno volveremos a la normalidad de nuestras vidas y nuestros trabajos.

Apoyáis a personas de todo el ámbito estatal… ¿y más allá?

Contamos con voluntarios de Madrid, Barcelona, Castilla-León, Andalucía… de todas las comunidades. Es una iniciativa que nace desde el propio aislamiento, por lo que es 100% en remoto, así que está disponible no sólo para España. Estamos recibiendo solicitudes de personas que residen en Argentina, Mexico o Reino Unido. Uno de los aprendizajes de este aislamiento creo que tienen que ver con acercarnos a pesar de que no podamos vernos y socializar. Estamos rompiendo barreras por la propia necesidad de contacto humano.

¿Quién os está llamando? ¿Qué perfil de persona?

Por motivos de confidencialidad, no hacemos registro de este tipo de datos, y únicamente conocemos el nombre y la edad de la persona, pero por las escuchas que he podido hacer personalmente nos llama gente de todas las edades. Desde los 20 hasta los 70 años, esta situación nos toca a todos, no entiende de edad, ni de clase social, ni de profesiones o lugar de nacimiento, entre otros.

Hablamos mucho de «aislamiento» estos días, pero ese término es el pan de cada día para muchos, ¿verdad?

Absolutamente, podemos hablar de aislamiento emocional en una sociedad cada vez más anclada en la imagen y en un falso positivismo que nos arrastra a estar bien. Y en línea con esto, todo lo que no encaja en esa imagen «vendible», «de éxito», «constantemente feliz y activa», entra en aislamiento por falta de comprensión y empatía. Hablamos de aislamiento demográfico, pero hoy parece que si no eres joven ya no eres visible. También de aislamiento de género, físico o emocional, ya que si no soy capaz de positivizar todo lo que me sucede no pertenezco. Lo económico también aísla, ya que está muy relacionado con la idea de éxito. En definitiva, cualquier persona que no encaje en esos cánones imposibles de seguir, con unos niveles de exigencia insostenibles. No es extraño que vivamos en una sociedad con altos niveles de estrés y ansiedad.

Escucha Solidaria

Acompañamiento remoto durante la cuarentena // Escucha Solidaria

Y la cosa empeora cuanto más vulnerable es el grupo social al que uno pertenece…

Fallamos como comunidad. Una sociedad debe medirse por su capacidad de proteger a los más vulnerables y, sin embargo, nosotros les aislamos porque nos hacen cuestionarnos nuestra propia comodidad, su sola existencia de alguna manera la pone en peligro. Lo mismo a nivel europeo con las migraciones, hoy, con está gran crisis nadie se acuerda de los refugiados que llevan viviendo años en campos de refugiados. Y todos tienen lo mismo en común, nuestro vecino que no responde a los cánones. A nuestros vecinos sirios del campo de refugiados no queremos verlos, así que les aislamos para olvidarnos.

¿Es la «soledad» otra de las pandemias de este siglo XXI? Más silenciosa, seguramente, pero ahí está.

La soledad viene dada por el aislamiento, que puede ser sencillamente emocional, no tiene por qué ser físico. Podemos vivir rodeados de una familia o amigos con los que no podemos compartir cómo nos sentimos y esta soledad es una de las más duras. Si a esto añadimos el estilo de vida de las grandes ciudades, la soledad física y en condiciones «cuestionables», como la tendencia de los mini-pisos, podemos hablar de un gran mal social, que hoy por el aislamiento cobra mucha más importancia.

¿Cuáles son los mayores riesgos que corren las personas que viven esta cuarentena en soledad?

No se trata tanto de vivir en soledad, como de sentirse solo. Parece un tópico, pero es así. Y no podemos aplicar un único criterio, no es lo mismo una mujer de 80 años que vive sola en Madrid y tiene algún tipo de dolencia con limitaciones físicas y poco tejido social, que un estudiante de 25 años.

En cualquier caso, en esta situación que estamos viviendo nuestras recomendaciones como iniciativa ciudadana son las mismas que te puede dar una buena amiga: rutina, establecer los mismos hábitos que cuando estamos en una situación habitual, cierto movimiento físico (no tenemos que hacer todos ahora entrenamiento profesional, con bailar media hora cada día suficiente), mantener relaciones sociales digitales o por teléfono y buena alimentación.

También necesitan apoyo psicológico los profesionales que están trabajando en primera línea, en especial los sanitarios. ¿Cómo lo tienen que estar viviendo? La presión, el estrés, han de ser tremendos…

Si, de hecho, han surgido iniciativas especializadas para apoyar a los profesionales lideradas por colectivos como la Asociación Española de Neuropsiquiatría, o el Colegio Oficial de Psicólogos, que está coordinando diferentes iniciativas orientadas a profesionales sanitarios y a todos aquellos que hacen posible nuestro aislamiento: trabajadores de supermercados, conductores, etc.

¿Quién escucha al que escucha? ¿Tenéis los profesionales de la psicología o del trabajo social menos probabilidades de necesitar un acompañamiento del tipo del que ofrecéis, o todo lo contrario?

Los profesionales de la psicología cuentan también con herramientas de acompañamiento y aprendizaje. La terapia del terapeuta y otras metodologías, según el profesional o el centro, donde poder poner en común los casos, compartir experiencias, inquietudes, miedos, en definitiva, un espacio donde ser escuchado y acompañado. Las personas necesitamos de otras personas y ahí no existen fronteras profesionales personales.

¿QUIERES HABLAR?

Email: escuchasolidaria@gmail.com
Teléfono: 659466619
Web: www.escuchasolidaria.org

Arriba