BI FM

Gente de aquí

“Apostar por la Educación Social es una cuestión de voluntad política, también en Euskadi”

"Imago", libro

Charlamos con Raúl Luceño, de la plataforma EducaBlog, y con el fotógrafo David de Haro, autor de las instantáneas recogidas en “Imago”, fotolibro que pretende “acercar el mundo de la Educación Social a la ciudadanía”

Luceño y de Haro, con un ejemplar de "Imago" // Joseba Vegas
Charlamos con Raúl Luceño, de la plataforma EducaBlog, y con el fotógrafo David de Haro, autor de las instantáneas recogidas en “Imago”, fotolibro que pretende “acercar el mundo de la Educación Social a la ciudadanía”

Raúl Luceño (Barakaldo, 1978) es educador social, pero cuenta con una “querencia innata” por “la comunicación, la música y el fútbol”, según sus propias palabras. Cofundador del blog (y programa radiofónico) La Fugoneta Azul y responsable de Cienfiebres, donde “se picotea en diferentes ámbitos, sin profundizar en nada”, es parte del equipo de Educablog, “el Blog de la Educación Social”, activo en la Red desde 2006.

David de Haro (Barakaldo, 1976), por su parte, es fotógrafo profesional. Fotoperiodista durante 15 años, abandonó esa faceta para abordar su oficio “de otra manera”. Así surgió Baffest, por ejemplo, el Festival de Fotografía de Barakaldo, el cual organiza (y que se celebra estos días en la localidad fabril).

Raúl Luceño y David de Haro, ojeando “Imago” // Joseba Vegas

Juntos, educadores y fotógrafo, han dado forma a “Imago“, un fotolibro de 56 páginas que verá la luz el próximo 31 de mayo, con la intención de “acercar el mundo de la Educación Social a la ciudadanía”. Como queríamos saber más al respecto, quedamos con ellos.

El 31 de mayo sale “Imago”, con el fin de visibilizar la labor de los educadores mediante la fotografía

Raúl Luceño: Hay compañeros que dicen que ya vale del mantra de que es una profesión joven, pero la verdad es que sigue siendo una gran desconocida. No se sabe qué labores desempeñamos, en qué ámbitos no movemos. Queríamos exponer nuestro trabajo de otra manera.

Hay quien os ve como un elemento de control

RL: La Educación Social es, ante todo, una labor de acompañamiento. La gente se suele poner en lo peor, en lo más escabroso, que también, pero nuestra labor está dirigida a cualquiera que pueda estar pasando una vicisitud concreta… de lo más normal y corriente: Divorcios que no se gestionan bien y que necesitan de alguien que acompañe para que el impacto sea mínimo en los menores, orientación laboral para personas que por su trayectoria no pueden acceder al mercado de trabajo…

Libro

Ejemplares de “Imago” // Joseba Vegas

Es estar ahí, con unas herramientas y unos protocolos, sí, pero de un modo mucho más humano de lo que la gente cree

RL: Eso es. Se trata de acompañamiento, de cercanía, de confianza. Creo que se plasma muy bien en “Imago”. Se recogen muchas escenas, momentos, lugares… creo que ayuda muy bien a que la gente se pueda hacer una idea, pero dejando también espacio para su propia interpretación.

Una imagen vale más que mil palabras. La idea, ¿sale del fotógrafo… o del educador?

David de Haro: Pues surgió de una foto… pero que vio el educador

RL: Vi en Facebook una fotografía que publicó la Comisión Antisida de Bizkaia acerca de una salida que hicieron a una playa junto a las personas a las que atienden y se me encendió la bombilla. Vi claramente que nos estaban contando su labor de una manera distinta y mucho más efectiva.

Raúl Luceño y David de Haro, al encuentro de BI FM // Joseba Vegas

DdH: Y se alinearon los astros, porque yo estaba con muchas ganas de dar forma a un fotolibro, un formato con una gran cantera a nivel estatal. Yo, que estaba hastiado de mi profesión tal y como me había visto obligado a desarrollarla, vi que podría volver a disfrutar haciendo fotos gracias a ese formato. El fotolibro te permite acercarte a las personas, haciendo fotografías de los demás, dejando además ese espacio para que el lector piense por sí mismo.

RL: El relato tiene una continuidad, pero deja abierta esa interpretación. Hay una gran carga poética y emocional. Es un trabajo muy artístico.

DdH: El soporte lo permite. Y la total libertad que me han dado, también

La autoedición también facilita esa libertad que mencionas

DdH: Por supuesto, el no depender de nadie, la independencia, que no haya nadie detrás, es muy importante. Además, lo que se consiga con la venta de la obra, servirá para que se pueda seguir acercando a la gente la labor del educador social.

Me gusta que deis tanta cancha al lector. La propia portada es poco explícita

DdH: La portada… y la contraportada. Presentamos un juego a modo de “Quién es quién”. Tú ves esas fotos y no sabes quién es educador y quién es usuario. Jugamos a eso también dentro del libro. Son retratos humanos, se busca una empatía, porque puedes conectar con las personas retratadas sin saber cuál es su historia. Y las hay de muchos perfiles.

RL: Una parte bonita es que ha supuesto un encuentro con un montón de entidades, todas de Bizkaia, que trabajan en diferentes contextos, con personas de la tercera edad, con menores desprotegidos, con gente sin hogar… acudir a esas entidades, estar con esas personas… y luego obtener un feedback de ellas ha sido muy enriquecedor. Explicamos el proceso en las ocho páginas finales.

DdH: A lo largo de una vida hay procesos que nos pueden tocar a todos. Algunos, inevitables, como la propia muerte.

Libro

Educador y fotógrafo, juntos por “Imago” // Joseba Vegas

Sin embargo, la gente ve la Educación Social como algo completamente ajeno, de contextos muy lejanos y extremos

DdH: Yo, que al final no era más que un invitado en esta aventura, me encontré con historias que me tocaron muy personalmente, incluso topándome con personas que conocía. No deberíamos verlo como algo ajeno.

RL: Uno de nuestros objetivos es ese, mostrar que un sistema de protección social está ahí para cualquier persona, como la sanidad universal, que te protege ante cualquier dolencia. Se ha vinculado a unos determinados contextos y hay quien reclama que se dirija solo a quien realmente lo necesita, a casos extremos de pobreza, etc, pero pensamos que no solo.

DdH: Al principio pensé en plasmar lo que era la educación social sin fotografiar a personas, pero me di cuenta de que era imposible, hablamos de algo muy humano.

En general, se piensa que, por ejemplo, los psicólogos, son profesionales al servicio de personas con problemas de cierta gravedad. Y no tiene por qué ser así. Pueden ayudar a muchas personas en muchos aspectos de su vida. Con vosotros pasaría algo parecido.

DdH: Hay un tabú con ciertas profesiones

RL: Los psicólogos se ven cada vez como algo más accesible y necesario. Por ahí iría lo nuestro también.

DdH: Más allá de lo grave de una situación personal, es que esta puede incluso haberse generado por actos de terceros. Fíjate si eres niño y tus padres se divorcian, pues qué culpa tienes tú…

RL: O pensemos en la muerte… y en esas personas que están solas. Estamos ahí para acompañarlas.

DdH: Hay muchos escenarios que pueden tocarte.

Libro

Una obra abierta a la interpretación // Joseba Vegas

Hablando de los niños. Hay quien dice que la sociedad va a peor y que se ve claramente en la juventud, que carece de ciertos valores que antes, supuestamente, sí se tenían.

RL: Pecamos de dramatismo. No hay más que echar la vista atrás para ver que nuestro pasado no era tan idílico. Vale que ahora puede haber tendencias nuevas que nos descolocan y pueden hacer que nos llevemos las manos a la cabeza, pero ahora es cuando vivimos un mejor momento en lo social. Vale que la sociedad se transforma, que los padres a veces parecen meros proveedores y las pantallas quienes educan a los hijos; que no hay una red comunitaria tan fuerte como la de antes, de la que familiares o incluso vecinos formaban parte; que se tiende más a lo individual… pero hay que analizar fríamente y constatar que ahora hay muchas mejoras, partiendo de que la mortalidad infantil es mucho menor y una red de apoyo institucional que antes no teníamos. En general, decir que ahora la juventud es peor es un discurso recurrente y muy manido. También se dice que ahora hay más violencia machista o mayor abuso del alcohol o de las drogas, pero yo creo que es porque ahora todo trasciende más.

DdH: Es que estos debates ya existían en nuestra época… hay cambios sociales, pero, en la base, los problemas siguen siendo los mismos. ¿Los jóvenes? Pues siguen bebiendo, drogándose o embarazándose antes de hora, pero es que eso ya pasaba.

RL: Ahora vivimos en una sociedad muy consumista y marcada por lo inmediato, sí, pero ahí también hay que educar. La juventud está ahora mucho mejor preparada y tiene un mayor acceso a todo.

DdH: Hay que ser optimista y lanzar mensajes positivos. Hay futuro y lo vas a hacer tú.

RL: La juventud requiere un acompañamiento, eso está claro. Por parte de familia, educadores… no hace falta que salten las alarmas, hay que saber realizar una labor preventiva.

Os enfrentáis a muchos tabúes, mitos y leyendas

RL: Antes hablábamos de que se piensa que nosotros solo trabajamos con gente con problemas extremos y casi al margen de la sociedad. Eso es un mito. Caer en las generalizaciones es muy peligroso y vivimos tiempos de posverdad. Hay que romper con mitos como el de que la juventud es cada vez peor o que la población inmigrante es delincuente. Hay colectivos sobre los que pesan muchos prejuicios.

Y seguro que hay colectivos, supuestamente “normales”, socialmente aceptados, con los que se podría trabajar mucho más. Me viene a la cabeza el colectivo del “hombre blanco heterosexual”. ¿Acaso no hay razones para educarlo mejor?

RL: Todos somos susceptibles de ser educados, yo también. Y los educadores estamos ahí para acabar con tabúes o acabar con desigualdades. Comentas un asunto muy interesante sobre el que ya se trabaja. Una nueva masculinidad es posible y necesaria si queremos equiparar a hombres y mujeres.

DdH: Todos aprendemos y estamos continuamente educándonos. Yo he aprendido mucho con la realización de “Imago”, por ejemplo.

RL: Todos. El educador tampoco es alguien que está por encima de nadie, ni alguien que da clases magistrales. Nosotros aprendemos de cada caso concreto, de cada individualidad, y hemos de adaptarnos a ello. “Acompañamos vidas mientras vivimos y en ese encuentro es imposible diferenciar quien sabe de quien no”. La cita, de Asier Gallastegi, abre “Imago”.

Volvemos a hablar del factor humano

RL: Eso es. Una vez que te encuentras cara a cara con la otra persona, gran parte de la teoría salta por los aires.

La teoría también nos dice que en Euskadi estamos mejor que en otros lugares a nivel social…

RL: Igual sobre el papel, estadísticamente, estamos mejor que en otros puntos del Estado, pero queda mucho por hacer. Y apostar por la Educación Social es también una cuestión de voluntad política y de prioridades. No se nos puede llenar la boca con lo del “Estado del bienestar” y luego no reconocer a los profesionales y apoyar su trabajo. Faltan inversiones, que se recortaron con la crisis económica. En Euskadi no andamos sobrados, desde luego.

“Imago” se presentará en Bilborock (Bilbao) el 31 de mayo, a las 19:30h

Arriba