BI FM

Gente de aquí

Manu (Residence Café, Bilbao): “Acabamos de cumplir, en pleno confinamiento, 17 años”

Manu Iturregi // Hibai Agorria

El inquieto alma mater de uno de los locales más reconocidos de Bilbao organiza esta semana una cata de whisky-encuentro a través de Instagram

Manu, en la destilería Basque Moonshiners // Hibai Agorria
El inquieto alma mater de uno de los locales más reconocidos de Bilbao, organiza esta semana una cata de whisky-encuentro a través de Instagram. Charlamos con él para que nos cuente los detalles y nos hable de cómo lleva el confinamiento

El Residence Café, pub ya clásico de la noche bilbaína, plantea para este jueves 16 de abril, en pleno confinamiento, una «cata de whisky a través de Instagram». A las 18 h., el alma del local, Manu Iturregi, comandará este encuentro a través del perfil @manuresidence, una inmejorable forma de reencontrarse con la parroquia que, de no estar recluida en casa, estaría abarrotando el Residence y disfrutando de sus buenos tragos. Y una buena manera, también, de mantener en cierta forma «abierto» un negocio que, como toda la hostelería, acaba de cumplir su primer mes con la persiana bajada.

¿Cómo surge esta idea?

Últimamente había participado en algunas charlas con colegas de profesión a nivel nacional hablando sobre whisky, así que pensé en hacerlo por mi cuenta y no ya para gente de la industria, sino para la clientela de la casa. La idea es que sea una cita abierta a cualquiera que le guste el whisky y le apetezca aprender y curiosear un poco sobre este destilado.

Entonces, ¿master class telemática o cata a distancia?

Si la gente al conectarse se pone un whisky, todo será más ameno y divertido. Así sí será una cata, aunque tampoco estamos para exigencias en estas condiciones, que cada cual se sirva lo que tenga por casa. Lo importante será disfrutarlo y compartir.

Bromas aparte, ¿qué podremos aprender en el encuentro?

Hablaré de materias primas y métodos de producción (fermentación, destilación y añejamiento); de clasificaciones y estilos, de los principales productores del mercado actual y hasta de normativas. Eso sí, espero que no sea un monólogo, sino una clase participativa. Yo plantearé el hilo conductor pero me gustaría que la gente preguntara y comentara.

Haznos un pequeño adelanto de la charla. ¿Cómo se debe degustar y cómo debe ser un buen whisky?

A mí me gusta solo, a temperatura ambiente, es decir, a la que nos tomaríamos a gusto un vino tinto, para entendernos. Pero hay que ser libre de disfrutarlo como nos guste. El whisky te habla, si te pide hielo o un poco de agua para que «pase mejor», ¡adelante! Y sobre combinados, además del clásico whisky & Coca-Cola, otros mixers como el Ginger Ale o el Sprite le van bien. Y, por supuesto, en cocktail; ahí están los clásicos: Old Fashioned, Manhattan, Mint Julep, Whisky Sour… Lo fundamental en un buen whisky es el equilibrio, el todo, organolépticamente nos puede gustar más un estilo u otro, pero el alcohol debe estar bien integrado, que sea redondo.

En tu local sirves más de 200 referencias de whiskies de todo el mundo. Si en esta cuarentena solo pudieras elegir uno, ¿con cuál te quedarías?

El embotellado que hicimos para el XV aniversario del Residence, una barrica completa para nosotros y nuestra parroquia. Aún quedan algunas botellas, jeje…

¿Habrá pronto más eventos de este tipo para que el Residence siga, de alguna forma, «abierto»?

Hemos ido colaborando ya con diferentes iniciativas, como la solidaria #SeMezclaPorUnaCausa de @CocteleriaCreativa, los #CocktailsEnCasa de @Neodrinks_, las entrevistas #PepinosColoraos de Hendrick’s , #ConectadosPorLaCocteleria de @359cocktail, #BrindaEnCasa de Glenfiddich, #BrindoPorTi de Marie Brizard… La industria no ha parado. Y para próximas fechas, yo personalmente tendré un par de charlas en Instagram, con @notodoesgula y @alaitz_sumiller, y colaboraremos con otro par de iniciativas cocteleras de Belvedere Vodka y Jack Daniels.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Manu Residence (@manuresidence) el

Y, ¿cómo va el Residence no virtual, el de la calle Barrainkua de Bilbao?

Pues vamos con paciencia. El mismo viernes 13 de marzo por la noche viendo la situación ya cerramos. El sábado recogimos y ordenamos todo y… ¡hasta hoy! No estamos ofreciendo ningún servicio ni venta alternativa, nada. No nos dedicamos a la venta y el reparto, sería intrusismo. De momento, paciencia, papeleos, moviéndonos online y, sobre todo, dándole al tarro para la vuelta. Para cuando reabramos estoy pensando, viendo iniciativas en otros lugares, montar la infraestructura necesaria para vender cocktails embotellados, cumpliendo todos los protocolos sanitarios y demás. No se puede ahora chapucear con medidas desesperadas.

Y, hasta entonces, ¿cómo aguantaréis? ¿Qué medidas reclamáis los pequeños hosteleros?

Como imaginaréis, estamos muy tocados económicamente al no poder abrir. Acabamos de cumplir 17 años la semana pasada (nos guardamos la celebración para la vuelta) y, aunque el Residence es un local ya asentado, no se puede vivir del aire, está claro. El personal, el #resiteam, lo componen actualmente Fernando y Lorena; hemos presentado un ERTE y Residence se encargará del otro 30% de las nóminas que no cubre la Seguridad Social. En cuanto a medidas y ayudas… hay un lío tremendo, cada día dicen una cosa. Hacienda aplaza cobros, es decir, pagamos más tarde pero pagamos. Sobre las cuotas de autónomos y Seguridad Social de los trabajadores, no tengo claro si seguiremos teniendo que pagar. De momento tenemos los créditos ICO a bajo interés. Es decir, nos dejan endeudarnos para tener liquidez ahora pero pagamos con intereses. Los créditos de Elkargi sin intereses han volado, al igual que volarán las ayudas de Lanbide; 3 millones a repartir entre 175.000 autónomos que pueden solicitar… En fin, no sigo que aburro.

Echando de menos aquellos ratos en el Residence…

¿Qué pasará después? ¿Cuándo y cómo crees que será la vuelta?

Pues se presenta un panorama duro. Parece que el 1 de junio es una de las fechas que suenan por ahí, me hace ilusión porque es mi cumpleaños, ¡a celebrarlo trabajando, jajaja! ¡Y encima emocionado! Pero bueno, me temo que todo será complicado y, eso, abriremos para verano, cuando Bilbao se suele quedar bastante tranquilo. Será una remontada económica complicada. Habrá que ponerse las pilas y reinventarse, y además trabajar duro y tener un poco de suerte. Habrá mucha gente que no vuelva a levantar la persiana, y en muchos casos no será merecido. La hostelería y la cultura quedaremos muy tocados… Echo de menos escuchar a los músicos en el Residence mientras pongo unas pintas de Guinness.

Y, personalmente, en casa, ¿cómo lo lleváis?

Es lo que mejor llevo. Estamos Goiz, mi chica, Malen, nuestra hija, y un servidor. ¡¡Con un terremoto de 13 meses no hay tiempo de aburrirse!! Jajaja.

Arriba