BI FM

Gente de aquí

“¿Cómo puede haber gente a favor de que se mueran otras personas?”

Música como Salvavidas

A unos días de Música Como Salvavidas, festival en Bilbao a beneficio de Open Arms, hablamos con Emilia Arias, su organizadora, y con Deu Txakartegi, de WAS

Emilia y Deu, música que salva vidas // BI FM
Hablamos con Emilia Arias, organizadora de Música Como Salvavidas, festival a beneficio de Open Arms, que tendrá lugar el próximo viernes en Bilbao. Deu Txakartegi, vocalista de una de las bandas participantes, WAS, también charla con nosotros

La música como salvavidas“, es el lema del minifestival que este próximo viernes, 14 de septiembre, tendrá lugar en la sala Shake de Bilbao para recaudar fondos a beneficio de Open Arms, el buque de la organización Proactiva Open Arms que patrulla el Mar Mediterráneo para rescatar a las personas migrantes que se juegan la vida al intentar llegar a Europa a bordo de precarias y peligrosas embarcaciones.

En total, ocho bandas (WAS, Smile, Superalfa, Lorelei Green, The Bribones Blues Band, The Renegados, Discofagia Band y Dadá) más dos DJs (Santo y Mr. Chase) actuarán en la velada, cuya recaudación irá, íntegra, a la organización sin ánimo de lucro creada en 2015 para realizar tareas de salvamento y socorrismo en la llegada de refugiados a las costas griegas.

Festival en favor de Open Arms

Cartel de Música como Salvavidas

Queríamos saber más, así que quedamos con Emilia Arias (ideóloga y organizadora del evento) y con Deu Txakartegi, vocalista de WAS, en el Museo Marítimo de la capital vizcaína.

¿De dónde surge la idea del festival?

Emilia Arias: De una conversación con Adrián Medrano, responsable de Shake!, generada por la impotencia de ver ciertas noticias. Siempre andamos comentando qué se podría hacer… y esta vez surgió lo de montar un concierto. Al final, todo lo que se pueda recaudar, sea mucho o poco, todo cuenta. Y una sola vida salvada, ya es mucho. Aunque poco podamos hacer por cambiar las cosas a nivel general, todo suma. Cada persona tiene un nombre, una historia, una familia, unos sueños determinados… y merece la pena aunque no vayas a cambiar el mundo ni la política europea o de los países africanos.

Deu Txakartegi: Al final se trata de hacer cada uno aquello que pueda. Y si puedes ayudar haciendo aquello que mejor saber hacer, pues perfecto.

¿Surgió primero la idea del festival y después se buscaron las bandas o ya tenías la predisposición de alguna?

Emilia: Primero nació el concepto y después ya tuve que decirme “¿y a quién llamo?”. Entonces, Adrián me dijo “Habla con Deu, habla con tal, escribe a este”. Además, él mismo y Ruth, de Discofagia Band, también contactaron con gente… y así salió todo, en tiempo récord.

Música como Salvavidas

Emilia y Deu, en el Museo Marítimo de Bilbao // BI FM

No van a ser conciertos enteros, ¿no?

Emilia: No, serán dos o tres canciones por banda

Deu: Nosotros, por ejemplo, vamos solo dos. Otros compañeros no podían estar y, por formato, podremos apañarnos bien así.

Emilia: Lo bonito, además de la música y de lo que recaudemos (que servirá para combustible o para pagar gastos médicos o lo que sea), será el ambiente que entre todos podamos generar. Seguro que se crea una energía superbonita de personas a las que les importan otras personas.

Deu: A mucha gente le sonará a rollo hippie, pero es que es así: Cuanto más amor das, más amor recibes.

Hay que pensar en que hablamos de salvar personas concretas, alejándonos de datos, de números, de estadísticas. Hay quien se toma el drama de la inmigración muy fríamente…

Deu: Mucha gente habla en clave de “Excel” y no pasa del titular

Y con eso se crean una opinión… opuesta incluso al rescate de personas en el mar

Emilia: Me parece muy loco que gente perfectamente normal, gente con la que tratas a diario, que te saluda amablemente, luego esté en contra de salvar a otras personas. Nadie en su sano juicio debería estar en contra. Hay que ver cómo hacer las cosas, no de cualquier manera, pero hay sitio para todo el mundo, todo el mundo merece una oportunidad.

Música como Salvavidas

Una tierra ligada al mar // BI FM

Seguro que vais a toparos con gente a la que incluso le parece mal que hagáis este festival

Emilia: Pero es que, ¿cómo pueden estar a favor de que se mueran otras personas? Es que me parece increíble.

Deu: Pienso que todo parte del miedo… y de un patriotismo que dice “tú aquí no entras”. ¿Pero quién es nadie para decirle eso a otro? El mundo no es mío ni de nadie, es de todos.

Emilia: El miedo está claro. Y hay mucha gente que alimenta ese miedo, así como otra mucha que se deja engañar. “Qué miedo, van a venir aquí”. Vale… ¿y qué? Tú naciste aquí de modo aleatorio, pero podrías haber nacido en Kampala, en Sebastopol o en Villaverde de los Cestos. Después empatizan con el pobre niño Gabriel y todo el mundo se echa las manos a la cabeza y sale a la calle, que sí, pero, ¿cómo es posible que luego no empaticen con un niño que está en una barca, de noche, en medio del mar, en medio de la nada, y que no va a llegar a mañana? A veces pienso que es miedo a la pobreza.

Deu: Hay mucho miedo, mucha desinformación y muchas mentiras. Un clásico es el tema del RGI. Que hay que revisarlo, que hay que hacer que funcione bien, que sea más justo y evitar que haya trampas, vale, pero es que oyes cada cosa…

Emilia: Es otro asunto que no entiendo… ¿cómo puedes estar en contra de que alguien que no tiene nada pueda acceder a una Renta de Garantía de Ingresos? Mientras, hay grandes multinacionales llevándose absolutas barbaridades de dinero y nadie dice nada.

Música como Salvavidas

Unidos por la música… y las buenas causas // BI FM

¿Nos falla la memoria? Mucha gente viene aquí huyendo del hambre o de la guerra… cuando, no hace tanto, los vascos, los españoles, los europeos… emigraban a otros lugares exactamente por los mismo motivos. Y no hablemos ya del colonialismo…

Emilia: Falta memoria y falta historia. Mis bisabuelos se fueron en barco a Argentina y Brasil. Y mi abuelo vino a Bilbao desde El Bierzo, donde ya estaba trabajando en una cantera con cinco años, y dormía en los bancos de El Arenal esperando a que le dejaran ayudar a descargar barcos. Mis otros abuelos llegaron en tren desde Extremadura y lo que iban ganando lo mandaban de vuelta para conseguir que viniera el siguiente. ¿Cómo voy a estar en contra de los migrantes si yo soy la primera?

Deu: Mi abuelo fue uno de los niños que, hace 80 años, fue embarcado en el Habana, junto a otros miles, huyendo de la Guerra Civil. Pasó varios años en Inglaterra. Fueron miles de niños sin padres. Muchos jamás volvieron a verlos de nuevo.

Emilia: Nadie metería a sus hijos en un barco si la tierra fuese un lugar seguro. Y no hacen falta guerras. Puedes no tener oportunidades ni horizonte… no tienes futuro… y te tienes que buscar la vida fuera. Pues eres un refugiado económico. Y es mentira eso de que todos los que emigraron desde aquí lo hacían con contrato. Mi tío José, que vive en Poitiers y tiene acento francés, estuvo mucho tiempo cobrando en B hasta que consiguió un contrato. Ahora vemos a gente extranjera vagando sin rumbo, “en tránsito”, que están en las mismas. Y muchos de sus problemas los hemos creado nosotros en el llamado Primer Mundo.

Deu: Yo no entiendo por qué, si no se quiere que nadie venga aquí, no se procura mejorar la vida de las personas allí. Europa es una unión económica, no una unión de pueblos. Un estado fallido, también en estos aspectos. Se preocuparon por la libre cirulación de europeos… entendidos como trabajadores. Porque les convenía.

Emilia: Aquella Europa del bienestar no es más que un gran mercado de trabajadores al servicio del capital. Solo se han puesto de acuerdo en aspectos económicos, al tiempo que se van perdiendo derechos sociales. Y, en lo respectivo a la inmigración, somos, encima, los países del sur, los más pobres, los que tenemos que encargarnos.

Deu: En Europa tendrá que haber una revolución del individuo, una rebelión, de personas en contra de que el Estado esté regido por grandes intereses, por grandes empresas, muchas veces de fuera, olvidándose de las personas.

Emilia: Los estados deberían hacer muchas más cosas por nosotros. Por ejemplo, la labor de rescate de Open Arms en el Mediterráneo debería ser competencia de los países europeos, pero…

Música como Salvavidas

Emilia y Deu, a unos días de Música Como Salvavidas // BI FM

Contaríais desde el primer momento con su aprobación, ¿no? La de Proactiva Open Arms, digo, de cara a montar el festival

Emilia: Sí, les planteé la idea y les encantó, ya que toda ayuda es bienvenida. Tienen dos barcos rulando por el Mediterráneo y los gastos son muchos. Cuentan con voluntarios, pero, claro, hay profesionales a los que tienen que pagar y equipos en los que invertir. Una voluntaria vendrá, de hecho, el día del concierto para contarnos un poquito.

Un concierto cuya entrada irá, íntegra, a la causa… pero es que, además, existe la opción de donar dinero sin necesidad de acudir al festival.

Emilia: Sí, se puede hacer una donación de 5 euros o lo que considere cada cual si es que no puede asistir.

Deu: O si no te gustan los WAS, jajaja.

Emilia: Bueno, quizá haya otras oportunidades, con otros artistas… no te digo yo que no vaya a ser el primero de muchos. Ahí lo dejo.

Las entradas para Música Como Salvavidas están a la venta (por 10 euros) en este enlace (donde también se puede realizar un donativo, sin necesidad de acudir al concierto) así como en la tienda Power Records de la capital vizcaína.

Arriba