BI FM

Gente de aquí

Gracias, sanitarios: Hosteleros de Bizkaia premian su labor con gastronomía

Doctor con mascarilla

La iniciativa Gure Txanda pretende obsequiar al sector sanitario o cuidados con «experiencias gastronómicas» por su labor contra el Covid-19.

Nuestro turno // EVG Photos/Pexels
Gure Txanda, campaña impulsada por la Asociación de Hostelería de Bizkaia, pretende obsequiar a las personas del sector sanitario o cuidados con «experiencias gastronómicas» por su labor en la lucha contra el Covid-19. Hablamos con Ricardo Campuzano, director del Gran Hotel Puente Colgante e «importador» de la idea

Hace dos meses que el coronavirus Covid-19 marca la actualidad de nuestro día a día, condicionándolo como no podíamos ni imaginar a comienzos de año. Una pandemia que ha generado una alarma sanitaria global, con miles de muertos e infectados, confinamientos de la población y desactivación de las industrias «no esenciales». Una nueva enfermedad que parece haber llegado no solo para hacer mella en nuestra salud física, sino también en nuestra forma de ser, de hacer y de relacionarnos.

En este contexto, de hospitales desbordados y dramas continuos, los profesionales de la Salud no solo son los más expuestos (50 de ellos han fallecido, solo a nivel estatal), sino también los más implicados, batiéndose a diario con un enemigo invisible y de comportamiento no del todo previsible, dado su desconocimiento.

Por todo ello, con la hostelería empezando a asomar la cabeza, en tierras vizcaínas ha surgido una iniciativa llamada Gure Txanda, que, impulsada por la la Asociación de Hostelería de Bizkaia, pretende obsequiar al personal del sector sanitario o cuidados con «experiencias gastronómicas», en reconocimiento a su encomiable labor.

Hablamos con Ricardo Campuzano, director del Gran Hotel Puente Colgante de Portugalete e «importador» de la idea.

El Puente Colgante, símbolo de Bizkaia // BI FM

¿Qué es Gure Txanda?

Parte de una idea de unos amigos de Cádiz para apoyar a los sanitarios, por todo lo que están haciendo en torno al coronavirus. Cada local inscrito aporta una experiencia gastronómica, sea una cena, una comida, un picoteo con un par de cócteles, etcétera. Por un lado está nuestro agradecimiento y, por otro, el hecho de que ellos, punta de lanza de la lucha contra el Covid-19, sean los primeros en regresar a nuestros locales. Pueden ser los «quitamiedos» de la sociedad de cara a la hostelería. De momento hay unos 70 locales: Boroa, Zarate, Yandiola, Kate Zaharra, Bascook, Zapirain… hay muchos y muy recomendables todos.

Que sean los propios sanitarios los que se apuntan es un plus. Significa que agradecen el gesto.

El personal de limpieza, de enfermería, doctores… todos merecen el aplauso. Que ellos sean quienes se interesan por este pequeño reconocimiento es también un premio para nosotros. Algunos son clientes nuestros y ya nos han dado las gracias de manera directa.

Locales que ahora empiezan a levantar la persiana. Bueno, a colocar la terraza. No lo ha tenido ni lo tiene fácil la hostelería.

Veo el panorama regular. En nuestro caso, por ejemplo, hemos optado por no abrir. Al ser un local grande, los gastos son muchos, de salida. El personal es mayor, el ERTE también… Aunque el gran problema es la incertidumbre. Somos optimistas si pensamos en que poco a poco vamos acercándonos a la normalidad, pero pesimistas si pensamos en que las personas tenemos que poner de nuestra parte para que realmente podamos conseguirlo. Hay que extremar las medidas de seguridad y el sentido común.

Vosotros sois bar, restaurante y hotel. Dependéis no solo de que haya clientes en las calles, sino del turismo.

El turismo, en nuestro caso, no solo constituye el 14 o el 15% por ciento del negocio, como puede ser si lo extrapolamos al PIB. Nosotros, como muchas empresas que viven del turismo, podemos irnos al 90%. Y hay mucho negocio indirecto que depende de dar servicio a hoteles o restaurantes. Si cierra el 30% de los locales de hostelería del país, como se ha dicho, eso son 185.000 establecimientos. Es mucho.

Podríais haber reactivado la parte hotelera del negocio ya en la Fase 1, pero no sé si tiene sentido, con las provincias cerradas.

No, claro, como te decía antes con respecto a los gastos y el turismo. Nosotros tenemos muchos clientes franceses, por ejemplo, pero es que ahora mismo tampoco hay movilidad interior. Vamos a agotar los plazos. No tenemos claro por dónde va a ir el mercado, ni cuáles van a ser las medidas. Se habla de imponer cuarentenas a quienes vengan de fuera… ¿es lo que hay que hacer? Pues no lo sé, igual sí, pero no está claro. Así que ahí estamos, a la expectativa.

¿Tenéis reservas de cara al futuro?

Somos moderadamente optimistas de cara a agosto. Tenemos algunas reservas, no muchas, pero nos agarramos a un clavo ardiendo. Según los datos que manejamos, contamos con que la gente quiere salir, quiere viajar, aunque no sea a lugares lejanos, sino a sitios relativamente cercanos a los que se puede ir en coche.

En la Margen Izquierda han aparecido cientos de esquelas en bares y restaurantes. Una campaña luctuosa.

Es una campaña muy crítica, pero es que hay familias que viven única y exclusivamente de su local. Imagínate. Es una iniciativa más y también es loable esta manera de dar a conocer los problemas a los que nos enfrentamos. Yo creo que la hostelería nos afecta a todos, ya desde nuestra manera de ser. Somos muy de calle, muy de barra, muy de hablar. No somos finlandeses, eso está claro.

Tiene mérito que los hosteleros, tras dos meses sin trabajo y un panorama tan negro, colaboréis para ayudar a otros.

Lo que está claro también es que no podemos quedarnos sentados, por mucho que estemos esperando a ver qué pasa. Es un agradecimiento para ellos y es actividad para nosotros, aunque sea para no estar pensando todo el rato en la que está cayendo.

¿Dónde hay más información, dónde apuntarse los sanitarios?

Pueden hacerlo hasta el 8 de junio a las 20:00 horas en guretxanda.biz, donde está todo explicado. Haremos un sorteo ante notario e iremos dando a conocer los nombres de los premiados.

Arriba