BI FM

Nos pone

NOS PONE (10 canciones): Borja Cobeaga

Borja Cobeaga
A partir del 12 de octubre se podrá ver (en Netflix, y tras su paso por el Zinemaldia) “Fe de Etarras”. Hablamos con su director y coguionista, conocido por cintas anteriores como “Ocho apellidos vascos”, sin olvidar “Vaya Semanita”, el programa humorístico de ETB

A dos días del estreno (en Netflix -disponible desde el 12 de octubre-, tras su paso por el Zinemaldia de San Sebastián en septiembre) de “Fe de Etarras”, la nueva película de Borja Cobeaga, hablamos con el director y guionista aprovechando su paso por la octava edición del Festival Ja! Bilbao (el Festival Internacional de Literatura y Arte con Humor). A pesar del revuelo mediático de su última obra, el donostiarra es bien conocido por cintas anteriores como “Ocho apellidos vascos”, “Ocho apellidos catalanes”, “Pagafantas”, “Negociador”, “No controles” o incluso los cortos “La primera vez” y “Éramos pocos”, nominados al Goya y al Óscar, respectivamente. Tampoco hay que olvidar “Vaya Semanita”, el programa humorístico emitido por ETB entre 2003 y 2016, en el que también trabajó junto a Diego San José, su habitual compañero de fatigas.

Así, mientras Javier Ruiz Caldera ultima “Superlópez”, la adaptación cinematográfica del cómic de Jan con guión de San José y Cobeaga, el que fuera compañero de piso de Nacho Vigalondo durante sus años universitarios en Bilbao, aguarda con expectación el pase televisivo de su nueva obra. Recibida con fervor en su ciudad natal, ha resultado polémica hasta el punto de plantearse en las redes sociales un boicot a Netflix por, supuestamente, “blanquear” el terrorismo. Nada más lejos de la realidad.

Borja Cobeaga

Cobeaga, elegante como Burt Bacharach

La peli, protagonizada por Javier Cámara, Julián López, Gorka Otxoa, Ramón Barea y Miren Ibarguren, cuenta la historia de un comando itinerante de ETA que espera órdenes en un piso franco durante los días en los que la selección española se proclamó campeona del Mundial de fútbol en 2010. La exaltación del orgullo español y la poca profesionalidad de los etarras desencadena situaciones delirantes y absurdamente contradictorias. Así, a través de chistes, la película plasma el chapucerismo de los últimos días en activo de la banda y su desmembramiento, al tiempo que plantea el “ahora qué” consecuente del fin de su actividad. La idea nos pone. Y Borja Cobega… también.

 

BORJA COBEAGA NOS PONE (10 CANCIONES)

1- ¿Qué estás escuchando últimamente? ¿Cuál es tu canción o artista del momento?

El último de LCD Soundsystem. Dijeron que no volverían, hicieron un concierto de despedida y todo pero ya sabemos cómo son los músicos, que mienten más que hablan. También pasa con los directores. Soderbergh lleva años diciendo que se retira y lo primero que hizo tras el anuncio de retirada fue una serie de 10 horas que él dirigió, fotografió y montó.

2- Y, ¿si hablamos de “clásicos básicos”? ¿Cuál destacarías como esencial para ti?

No me canso de escuchar a Tindersticks, Portishead, Depeche Mode, Joy Division, New Order. Te sientes algo mayor cuando lo que más te apetece es escuchar a estos grupos o el “OK Computer” de Radiohead, que te parece más moderno que un disco de 2017. No es que sea más moderno, es que eres más mayor.

3- Hacer humor con el “conflicto” y la “idiosincrasia” vascas son también un clásico en tu carrera, pero, ¿cuál sería el chiste o el tópico sobre vascos que más gracia te sigue haciendo? Canción: Una que represente lo que es el País Vasco para ti.

Hay un chiste que Diego San José y yo llevamos metiendo en “Vaya Semanita” o en las pelis que hacemos años y años. Viene de una anécdota real, de un tipo que dijo que se iba de vacaciones al sur, en concreto a Álava. ¿Canción que defina lo vasco? Depende. Somos un país variado. Puede ser una de Mikel Laboa, “Radio Rahim” de Negu Gorriak o “Qué nos va a pasar” de La Buena Vida, que defina a la perfección la tristeza elegantorra donostiarra.

4- Menuda polémica por el cartel anunciador de “Fe de etarras” en San Sebastián, ¿no? ¿Qué tal la acogida en el festival? ¿Satisfecho? ¿Aunque haya quien diga que las pelis producidas por plataformas de VOD que no pasan por los cines, son cine “de segunda”? Canción: Una que te resulte muy cinematográfica… sin ser de una BSO.

La acogida en el Zinemaldi ha sido estupenda y sobre todo ha dejado atrás la polémica. Se ha visto que la peli no es ofensiva, no es cañera, es muy blanca. Quizás eso decepcione a alguno pero no se puede contentar a todo el mundo. A mí la polémica me pareció bien por un lado y mal por otro. Bien porque dio a conocer la peli y los directores nos quejamos siempre de que nuestro cine no se promociona. No fue el caso. Y mal porque vi una parte de la sociedad y muchos medios de comunicación que iban para atrás en muchos aspectos. 14 años después de Vaya Semanita no tiene sentido que una peli sobre el conflicto vasco ofenda. Que ofenda sobre todo sin verla. Canción de cine: “So You Say You Lost Your Baby” de Death in Vegas. La he querido meter siempre en una peli pero nunca acaba de cuadrar. Es una canción perfecta para créditos finales.

5- La realidad siempre supera a la ficción, y ahí está la gente arengando a la Guardia Civil con cánticos futboleros para demostrarlo. ¡Parecía un gag! ¿Hay otros sketches que, de tan reales y cómicos, te fastidia que no partan de un guión de tu autoría? ¿Pone España el listón demasiado alto? Canción: Una que creas que simboliza lo que es España.

España pone el listón siempre demasiado alto. Incluso en situaciones muy dramáticas como la del referendum del 1 de octubre en Cataluña, se podía sacar punta a la situación. Como hizo El Mundo Today, que no paraba de parir chistazos sobre el asunto. Creo que el gran enemigo y competidor del humor “creado” es Youtube. Ahí puedes ver situaciones reales que son mucho mejores que lo que puedas imaginar para un guión. Canción que representa España: Sin duda, “Opinión de mierda”, de Los Punsetes. Deberían ponerla de himno y todo.

6- “Fe de etarras” llegará a Netflix el 12 de octubre, el Día de la Hispanidad, y hay quien lo ve como un ataque a tan señalada fecha. ¿Por qué se incide tanto en la forma, en la apariencia, en la superficie, y se ahonda tan poco en el fondo de las cosas? Porque se critica incluso sin haber visto la peli… Canción: Una que te flipe y que no tengas ni idea de quién la canta o de qué leches trata.

El mayor ejemplo de esto es que se leen los titulares pero nunca las noticias. Hay que opinar aunque tu parecer no esté fundado en nada. Eso es frentismo, hooliganismo, se opina de todo sin tener ni idea. Me parece que es confundir la libertad de expresión con la obligación de opinar. Bueno, es lo que dice la canción de Los Punsetes que mencionaba antes. ¿Canción que me flipe? No soy tan modernuflo como para tragarme todo el trap que oiga y elevar esa cosa a la categoría de arte pero me llega muchísimo La Zowi y su tema “Mi chulo”, sobre todo por la versión de El Último Vecino. No sé si va de la tristeza del amor, de que da igual el amor, de que da igual que alguien cante bien o que la música suene bien…

7- Con lo tranquila que está Euskadi y lo convulsa que anda Catalunya, ¡nos están quitando el protagonismo! ¿Te atreverías, ahora mismo, a escribir otro guión en la línea de “Ocho apellidos catalanes”… o mejor esperar a que las aguas se calmen? Se dice que “Drama + tiempo = comedia”… Canción: Una que no soportases y que, con el tiempo, ha acabado gustándote.

Si escribo otro guión como “Ocho apellidos catalanes” espero que sea mejor porque no estoy nada contento de cómo quedó. El guión, no la peli, que creo que hicieron lo que pudieron. Pero sí que había una idea que me hacía gracia y es la que mencionáis: Un vasco cabreado porque los catalanes nos habían adelantado por la derecha en el tema del independentismo. Intentamos colarlo Diego y yo pero creo que se quedó diluido. Canción que no soporte y me guste: Nunca he soportado a Springsteen. Me da mucha pereza la cosa esa de roquero auténtico, pureta. Siempre he sido más de guitarras y cacharritos electrónicos. Pero también con una versión, una canción que odiaba se convirtió en favorita. “Dancing in the Dark”. La oí en un concierto de Hot Chip y no tuve más remedio de reconocer que su versión y el tema original eran temazos.

8- ¿Cómo se trabaja con un gigante multinacional como Netflix en cuanto a libertad creativa, producción…? ¿Qué otras propuestas de la plataforma destacarías? Canción: Alguna de su banda sonora, claro.

Pues en mi caso simplificó todo. Estoy acostumbrado a tener muchos interlocutores: la productora, la tele que financia, el departamento de desarrollo de la productora, y de la tele… A veces acabas escribiendo no el mejor guión sino el consensuado, cosa que no siempre es buena. En el caso de Netflix nos dejaron libertad creativa total. Ellos se encargar de vender la peli, nosotros de hacerla. Por lo que la experiencia ha sido muy gozosa y repetiría con los ojos cerrados. Canción BSO: “The Pink Room” de Badalmenti y Lynch para “Twin Peaks”.

9- ¿Qué próximos planes tienes entre manos? ¿Qué te gustaría hacer? Y, ¿qué te gustaría que pasara? ¿Quizá una peli sin ministros del Interior haciendo bulla? ¿Una cinta sin polémica? Canción: Una para reírse, en general, que sigue haciendo mucha falta.

Es un fin de ciclo para Diego y para mí. “Fe de etarras” llevaba años en el cajón y se ha hecho. También se ha rodado “Superlópez”, que nos había mantenido ocupados varios años. Lógicamente me apetece hacer una peli que no tenga nada que ver con el conflicto vasco. Creo que ya soy bastante brasas con el tema. Quizás probar algo que no sea comedia, un thriller… No sé, rara vez que me había visto en una así, de no tener un proyecto pendiente delante. Canción: “Vampiresa mujer”, de Jonathan Richman. Debería haberla metido en “Pagafantas”. Qué pena.

10- Borja Cobeaga nos pone, pero ¿qué/quién le pone a Borja Cobeaga? ¡Sí! ¡Es la pregunta picante! Dinos qué cantante o canción te motiva, enciende, apasiona…

Jajajajaja. Eso no se le pregunta a un tío que hizo decenas de sketches de “En Euskadi no se folla”. En eso soy muy vasco y muy de colegio de Jesuitas. Pero bueno, de lo que no soy es de escaquearme. Diré algún tema de Burt Bacharach, que es sensual pero siempre manteniendo la elegancia.

Arriba