BI FM

Placer

Nace Agot, el primer whisky 100% elaborado en Euskadi

Whisky vasco

Ha sido creado por la destilería alavesa Basque Moonshiners y el bartender bilbaíno Manu Iturregi y ya está en el mercado

Agot, elaborado en Gasteiz con malta navarra
La destilería alavesa Basque Moonshiners y el bartender bilbaíno Manu Iturregi (Residence) lanzan una primera partida de 989 botellas. Casi la mitad se han vendido ya en mercados extranjeros

El infinito mercado de las bebidas espirituosas cuenta desde hoy con una referencia más. Pero esta nos toca muy de cerca. Agot es un nuevo whisky que se elabora íntegramente en Euskadi y de forma artesana. Y además, a partir de malta de cebada navarra (de la variedad local quench, habitualmente utilizada para la producción de cerveza). Menos de 80 kilómetros separan el origen de esa materia prima (una maltería de San Adrián -Navarra-) de la destilería gasteiztarra en la que todo el proceso para crear Agot tiene lugar.

Agot ha nacido de la colaboración entre los alaveses Basque Moonshiners y el bartender bilbaíno Manu Iturregi, cerebro tras la barra del Residence (local especializado en whisky a la cabeza en el Estado en cuanto a número de referencias en rotación). Se trata de un whisky «single malt», la variedad más auténtica y tradicional de este destilado. «Para poder etiquetarlo así», nos explican sus creadores, «todos los procesos se deben llevar a cabo in situ en la destilería, hay que usar solo malta 100%, se debe destilar dos veces en alambiques de cobre y tiene que pasar al menos 3 años y un día en barricas de roble». De hecho, Agot es el primer wisky de tipo «single malt» producido en España.

Manu Iturregi con una botella de Agot, whisky hecho en Euskadi

Manu Iturregi presentando Agot en su local bilbaíno, el Residence // I. Cubillo

La primera partida de Agot Single Malt Basque Whisky se destiló en 2015 y ha sido envejecida tres años y medio en barricas de Rioja Alavesa, de bourbon y nuevas, por lo que es «relativamente joven, estilo irlandés o americano», comparan. Aunque dos tercios de esa tanda aún continúan envejeciéndose y se embotellarán más adelante como whisky de más edad, ya han llegado al mercado las 989 primeras botellas (numeradas a mano y con una rompedora etiqueta inspirada en los agotes navarros). Casi la mitad tienen destino asignado en Estados Unidos, Italia, Alemania…, pero Agot también está ya disponible aquí en diversos locales de coctelería. En Bizkaia, por ejemplo, lo tienen (aparte de en el mencionado Residence) en Singular, La Mula de Moscú o Gin Fizz (en Bilbao), así como en el Musutruk de Gernika o en el Txomin de Mungia, entre otros. Los/as que quieran llevarse a casa su propia botella, pueden compararla (por 45 euros) en el Residence, aunque próximamente estará disponible en otros puntos de venta. Eso sí, no habrá nuevos embotellados de Agot hasta enero de 2020.

Y, ¿cómo tomar Agot? José Luis Navarro, responsable de Basque Moonshiners, tiene claras las opciones: solo o con hielo. Y, desterrando esa costumbre de dejar el whisky para lo último, nos propone maridarlo con un queso Idiazabal o unos ahumados como entrante, o con chocolate negro o unas tejas en el postre. La destilería Basque Moonshiners nació 2014 y siempre ha apostado por materias primas locales en sus elaboraciones. Su primer producto fue el vodka Basmoon (a partir de la apreciada patata alavesa), le siguió el vodka Jackal (de patata navarra) y después lanzaron PAttAR, el primer destilado añejo de patata del mundo. Su planta de Vitoria-Gasteiz se puede visitar (reservando antes en el 945 228 514 o en info@basquemoonshiners.es; las plazas cuestan 10 euros e incluyen cata, degustación con picoteo y una botella miniatura del vodka Basmoon).

Arriba