BI FM

Placer

Surf, canciones, gastronomía y “amigxs golfxs”

Sopela Kosta Fest 2018

Se acerca Sopela Kosta Fest y su amplio cartel. Recorremos el festival y sus cercanías, hincándole el diente a lo más sabroso.

Mucho más que olas // Sopela Kosta Fest
Se acerca Sopela Kosta Fest y su amplio cartel, que intenta entretener e incluso contentar a personas de distintas edades, aficiones y horarios. Recorremos el festival… y sus cercanías, hincándole el diente a lo más sabroso

Hoy en día a cualquier cosa llaman festival. Un bar pone a dos grupitos a tocar en la puerta y ya cuelgan el maltratado sustantivo de marras. Como sucede con los burdeles, hay más (supuestos) festivales que hospitales públicos, y seguro que alguno provoca más de un dolor de cabeza para surtir de pacientes a los últimos, no les quepa duda. Por eso, alegra ver programas amplios y variados como el que presenta Sopela Kosta Fest, donde la limitación presupuestaria no es óbice para cerrar un cartel amplio que intenta entretener e incluso contentar a personas de distintas edades, aficiones y horarios, como tiene que ser.

Antes de desgranar su propuesta, habrá que decir que si no te suena el encuentro vizcaíno es porque llevas un tiempo fuera de onda, porque Sopela Kosta Fest celebra este mes su quinta edición. Concretamente, será del 20 al 23 de septiembre cuando los organizadores se empeñarán en poner el foco sobre la evidente relación entre música, surf y naturaleza. Sonarán canciones en la Plaza del Ayuntamiento, pero en las playas de Arrietara y Atxabiribil también se podrá contemplar el Campeonato de Surf Interclubes organizado por la EHSF (Euskal Herriko Surf Federazioa), más pruebas del Circuito Vasco de Surf, del Campeonato de Euskal Herria, de veteranos y del Circuito Vasco de Bodyboard. Rugirán las guitarras, y también lo hará el bravo Cantábrico, pues tampoco faltan pruebas de kayaksurf para los piragüistas más audaces. Toca subirse a la ola, amigxs.

Surf en Sopela

Surf Business // Sopela Kosta Fest

La programación ajena a lo estrictamente musical se reparte convenientemente en los cuatro días, y brinda oportunidad de participar en una ruta fotográfica por los acantilados del pueblo, cursos de surf y kayaksurf, y vuelos en parapente, de conocer la vida u labor de las rederas y de tomar parte en un buen número de talleres de lo más diverso: de cometas, del tai chi que atrapó a Lou Reed, de nudos marineros, de esculturas de arena, de exploración y conocimiento de la civilización egipcia e incluso los habrá simulacros de excavaciones arqueológicas.

Ah, y los locos por el cine podrán comer palomitas y recrearse mientras asisten a la proyección de las tres películas premiadas en el concurso de cortometrajes surfistas organizado por el propio festival, que precederán al visionado de “Secrets of Desert Point”, documental de Ira Opper que pretende desgranar los secretos de esa ola “perfecta” localizada en la paradisíaca isla de Lombok (Indonesia).

Surf en Sopela

Buscando la ola perfecta // Sopela Kosta Fest

La música, que ya va siendo hora de tocarla nos conducirá por derroteros del pop y del rock (Moonshakers, The Icer Company, Grises, Zazkel, Liher, Melenas), los sonidos latinos (La Sra. Tomasa), los ritmos tan negros como el blues y el rhythm & blues (Travellin’ Brothers), el paroxismo indie (El Columpio Asesino) y una singular fusión de música coral y rock (Earth Songs Project).

El Columpio Asesino

El Columpio Asesino estarán en Sopela

Pero, como preguntó Siniestro Total, ¿cuándo se come aquí? Pues la verdad es que, sumándose al clamor de la que gastronomía es el nuevo rock and roll, el mismo programa de Sopela Kosta Fest te lo pone fácil a la hora de menear el bigote o, al menos, relamerte, bien sea entonando cantos marineros mientras discurre una “kantu-gira” de bar en bar, o acudiendo al Sopela Beer Fest organizado por productores de cerveza agrupados en la asociación Euskal Garagardo Elkartea.

Niños enre 6 y 12 años podrán aprender a elaborar gominolas ecológicas y saludables (la panacea), y también a crear y decorar un huerto ecológico, con verduras y plantas de temporada, valiéndose de material de reciclaje. La compañía teatral Markeliñe pondrá en escena el espectáculo familiar “Chef nature”, donde los comensales dejarán a un lado teléfonos móviles y demás dispositivos electrónicos, y la cosa se pondrá definitivamente caliente, qué duda cabe, durante la degustación de sardinas, ese tesoro plateado que Julio Camba recomendaba comer, manchándose las manos, con esa “amiga golfa y escandalosa”, no con la madre virtuosa de nuestros hijos. Eran otros tiempos y la paz social no dependía de una x (esx amigx golfx y escandalosx).

Sardinas en Sopelana

Sardinas freskue! // Sopela Kosta Fest

Ése es el completo menú que plantea degustar el Ayuntamiento de Sopela, con el respaldo de sus no pocos colaboradores y patrocinadores. Quien quiera más, como en la canción de Los Ronaldos, quien se quede con hambre, puede aprovechar para tomar asiento en la novedosa marisquería Ipar Itsaso, que traslada a la cercana Barrika (Carretera Gohierri, 13; 94 676 32 96) un modelo de negocio que ha triunfado en Urrúnaga, junto al embalse alavés. Como ya escribí en Lo Que Coma Don Manuel, la weg, el precio es de los que merecen la pena, con el atractivo añadido de que escoges personalmente las piezas de pescado y marisco que deseas y compruebas su calidad antes de que te las preparen en cocina.

Pescado en Barrika

Besugo en Ipar Itsaso // Igor Cubillo

La visita a Ipar Itsaso se desarrolla en cuatro etapas: primero adquieres el género, a precio atractivo, en un mostrador-expositor como el de la pescadería; luego se lo das directamente al cocinero, a quien explicas el orden, la preparación y el punto deseado; a continuación te surtes de bebida en una barra próxima; y finalmente te acomodas en una de las mesas de su gran comedor.

Restaurante Ipar Itsaso, en Barrika

Iker Sáez de Ibarra, jefe de Ipar Itsaso // Igor Cubillo

Empieza lo bueno, el lujo asequible. Y también hay algo de carne, como atestigua la parrilla de una de las fotos que ilustran este Te comería a versos.

Comer en Urduliz

Aperitivos de la taberna Regi // Igor Cubillo

En Urduliz cuenta con gran predicamento Regi (Aita Gotzon, 2; 94 676 58 56), una taberna regentada por la familia Somarriba cuyos largos menús gozan de aprecio por la referida generosidad de sus raciones y por el fuerzo en cocina por combinar valores tradicionales de nuestra cocina con detalles y emplatados más modernos, incluso en el menú del día.

Resturante Regi (Urduliz, Bizkaia)

Pescado en el menú de Regi // Igor Cubillo

Gorliz sigue teniendo en el bar Txispas (Ibarre Berri Plaza, 2; 94 677 43 90) una buena excusa para acercarse al pueblo costero. ¿A qué? A comer un pintxo de tortilla jugoso y sabroso, poco cuajado, como tiene que ser. Aunque sin cebolla, como raramente se logran resultados notables en esta materia.

Mejor tortilla de Gorliz

Tortilla como tiene que ser // Igor Cubillo

Para grandes dispendios ahí sigue, desde hace más de 35 años, Hondartzape (Playa de Gorliz, 5; 94 677 00 40), en el mismo arenal, junto al hospital, donde dominan a la perfección el noble arte de la parrilla, se arrime a ella carne, pescado o marisco. Un buen homenaje y de vuelta a Sopela, que el show debe continuar.

Arriba