BIFM
Primavera Sound

Primavera Sound 2015: Crónica y fotos del sábado 30 (The Strokes, Interpol, Sleaford Mods…)

Te contamos cómo nos fue en la tercera (o cuarta, si contamos la jornada inaugural del miércoles) y última jornada del festival barcelonés, que tocó a su fin con los directos de The Strokes, Interpol, Sleaford Mods, Caribou, Foxygen, American Football, Marc Demarco, Fucked Up, Tori Amos, Earthless, Mourn, Nueva Vulcano, DJ Coco… Una crónica de Joseba Vegas y Luis Benavides, con fotos de Aitor de Haro


Te contamos cómo nos fue en la tercera (o cuarta, si contamos la jornada inaugural del miércoles) y última jornada del festival barcelonés, que tocó a su fin con los directos de The Strokes, Interpol, Sleaford Mods, Caribou, Foxygen, American Football, Marc Demarco, Fucked Up, Tori Amos, Earthless, Mourn, Nueva Vulcano, DJ Coco… Una crónica de Joseba Vegas y Luis Benavides, con fotos de Aitor de Haro

BIFM

 

PRIMAVERA SOUND 2015: Crónica y fotos del jueves 28 de mayo

BIFM

PRIMAVERA SOUND 2015: Crónica y fotos del viernes, 29 de mayo

PRIMAVERA SOUND 2015: FOTOS, el público del festival

 

No son ni las siete de la tarde y el escenario Ray-Ban ya presenta un muy buen aspecto. Hay ganas de Nueva Vulcano, una de las bandas habituales del Primavera Sound. Esta vez también tienen una buena coartada: “Novelería”, su flamante cuarto trabajo. Con el Madee Lluís Cots tras la mesa de sonido, los cuatro Nuevas (porque los teclados y percusiones de Marc Clos ya se antojan imprescindibles) sonaron de maravilla, con precisión y con mucho empaque.

 

Abrieron, como no podía ser de otra manera, con temas nuevos, bien rodados después de una extensa gira de presentación que les ha llevado por las principales capitales españolas.  “Rabindranath”, “El mirlo”, “Hemos Hecho Cosas”,  “Pop y Espiritualidad”, “La Jota” y “80% agua” –que dedicaron a su manera a la modelo Judith Mascó, que opinaba que éramos solo un 60% líquido- dieron paso a los hitets pretéritos y muy celebrados en el foso como “Te debo un baile” o “Sagrada Família”.

 

A pocos metros seguía el rock emotivo, salvando las distancias, pero de la mano de una banda norteamericana: American Football. Considerados una banda de culto, por su calidad pero también por su escasa discografía – un largo y un EP con tres temas-, el cuarteto de Chicago está inmerso en una gira mundial presentando la reedición con extras de su disco homónimo, publicado en 1999.

 

Mientras los brutos Fucked Up ponían patas arriba el escenario ATP donde nos cuentan que mencionaron a los mismísimos Eskorbuto, en el escenario Pitchfork se cocía algo bien diferente. American Football, con un escenario perfectamente ambientado con la proyección de la icónica casa de la portada de su largo homónimo, demostraron sobradamente su clase con ‘Never Meant’, ‘The Summer Ends’ y ‘Four Sure’, temas delicados y preciosistas que ganaron en fuerza con las baterías (y trompetas) de Steve Lamos. Boquiabiertos nos quedamos durante y después del concierto. Sin duda, una de las joyas del Primavera Sound 2015.

 

fuckedup ps2015 aitordeharo bifmFucked Up! // Aitor de Haro

 

No teníamos muy claro el que Mac Demarco fuese capaz de llenar el enorme escenario Heineken (uno de los dos principales, junto al Primavera, recuerden) y va el tío y, encima, sale a escena parapetado con un peto militar, de camuflaje. ¿Querría pasar desapercibido? No, va a ser que no.

 

Divertido y cercano, se pasó todo el concierto sonriendo, interactuando con el público (sí, llegó a mezclarse con él) e incluso se atrevió a versionar himnos ajenos (con bastante sorna): “Yellow”, de Coldplay (también se marcó un cover de “Over and Done With”, de The Proclaimers), para desatar la algarabía en el lugar (no tan poblado como con las grandes estrellas del festival, pero con varios miles de personas presentes).

 

macdemarco ps2015 aitordeharo bifmMac Demarco, un tío majo // Aitor de Haro

 

Del repertorio, destacar (si nuestros apuntes no nos fallan) que no tocó ni una de las canciones que formarán parte en agosto de “Another One”, su próximo trabajo (un mini LP de 8 cortes). A cambio, repasó de manera íntegra toda su discografía previa, rescatando temas de su anterior álbum, “Salad Days”, de 2014 (sonaron “Blue Boy”, “Brother”, “Let Her Go”, «Chamber of Reflection» y la propia “Salad Days”); de “2”, de 2012 («Cooking Up Something Good», «Ode to Viceroy», «Freaking Out the Neighborhood», “Annie”, «The Stars Keep On Calling My Name», «Dreamin'», «Still Together»); y de su debut, “Rock and Roll Night Club”, también de 2012 («I’m a Man», «Rock and Roll Night Club»).

 

Un tipo con carisma y encanto, el suficiente como para convertirse a sus 25 años en una estrella del pop underground (sí, ese que suena destartalado y, por momentos, pretendidamente amateur) gracias a una colección de 4 discos en baja fidelidad editados en el escaso margen de tres años. Visto lo visto, nos da que lo mejor está aún por llegar. A no perderlo de vista.

 

Otros que la están liando bastante gorda últimamente y que avanzan en clara progresión ascendente son Sleaford Mods. Parafraseando lo que dijimos de ellos en nuestra lista de mejores discos de 2014 con respecto a su última grabación, “Divide and Exit”, ¿os imagináis a Johnny Rotten rapeando y a Sid Vicious acompañándole con una caja de ritmos, sin la ayuda de ningún otro miembro de Sex Pistols? Pues eso: dos ingleses muy cabreados y con pinta de no ser los yernos perfectos, le cantan (bueno, solo canta Jason Williamson -Andrew Lindsay se limita a beber y darle al play-) a lo más chungo de Gran Bretaña y se cagan en lo más sagrado, público incluido.

 

sleaford mods ps2015 aitordeharo bifmLa mala baba de Sleaford Mods // Aitor de Haro

 

Una banda «anti cool» que, paradojas de la vida, se ha puesto de moda. Puta mierda, dirán ellos (pero aquello –el escenario Adidas- estaba a reventar, aún coincidiendo con el partido de fútbol -final de Copa entre Athletic Club y F.C. Barcelona- y la hora de la cena). Lo mejor llegó cuando, en un receso, el público entendió que había acabado el directo y comenzó a desfilar. “Where are you fucking going? Where are you fucking going?”, nos espetó el cantante con toda su chulería. Y todos volvimos. A ver quién era el valiente que marchaba… ¿Lo peor? Que nos perdimos a Foxygen, que actuaban a la vez en el escenario Primavera. Agh…

 

También nos perdimos gran parte de una actuación que empezó unos 40 minutos antes que Sleaford Mods: Tori Amos. Como pudimos corroborar, la aterciopelada espiritualidad de su música llena cualquier escenario con tan solo voz y piano. Muchos acudieron a la llamada de la diva de los años 90, con nuevo trabajo, «Unrepentant Geraldines», una vuelta a sus orígenes más clásicos. Nosotros tuvimos que dejarlo en coitus interruptus, pero nos dio tiempo a disfrutar de «Bliss», «Caught a Lite Sneeze», «Crucify» e incluso una versión del «In Your Room» de Depeche Mode. Costó irse, pero…

 

INTERPOL: EL QUE TUVO, RETUVO / THE STROKES: FIN DE CICLO


 

Hace ya más de una década del debut de Interpol con “Turn on the Bright Lights” (2002) y de la flamante reválida de “Antics” (2004), discos que le sirvieron al grupo neoyorquino para encabezar el revival post-punk tan en boga por aquel entonces. A partir de ahí, la cosa se fue difuminando, tanto, que, a día de hoy, no eran pocos los que cuestionaban si la vitola de “cabeza de cartel” no les venía grande a Paul Banks & cia.

 

interpol ps2015 aitordeharo bifmReconciliados con Interpol // Aitor de Haro

 

Elegantes, muy seguros sobre las tablas y completamente solventes en directo, los estadounidenses dieron un concierto de esos que encandilan a los fans y que convencen a los testigos por accidente. Con el toque justo (y necesario) de oscuridad y ese puntito de épica que consigue potenciar el sabor sin llegar a empalagar, volvimos a reconciliarnos con ellos.

 

Y es que, claro, puede que como banda hayan vivido tiempos mejores (ojo, que “El Pintor”, su último disco, tampoco está tan mal), pero, ¿qué decir si un artista es un auténtico profesional y encima tiene un repertorio con temazos de la altura de “Evil”, “Narc”, «Pioneer to the Falls» o, sobre todo, «Slow Hands»? Desde luego, nada negativo por nuestra parte (aunque seguramente hubiera quien los encontrara “aburridos” o un poco “a piñón fijo”).

 

Para cerrar interpretaron la nueva “All the Rage Back Home”, lo más cercano a un hit marca Interpol facturado en los últimos 10 años. Como observación, decir que no tocaron ninguno de los teóricos “éxitos” de su tercer y cuarto álbum (Ni «The Heinrich Maneuver», ni «Mammoth», ni «Barricade», ni…), quizá conscientes de ese bajón que comentábamos hace unas líneas.

 

A las 23 horas saltaron los jovencísimos Mourn, los benjamines del festival – ¿acaso los más jóvenes de toda la historia del Primavera Sound?- al escenario Pitchfork. Con traje negro y camisa blanca, que una ocasión así bien merecía aparcar los clásicos tejanos y camisetas, el cuarteto catalán destapó su setlist con un tema instrumental , rozando el math rock, con las tres chicas de espaldas al público, mirando al batería.

 

La banda liderada por Jazz y Clara Rodríguez, ambas cantantes y guitarras, repasó su todavía fresco repertorio, publicado el pasado año en un disco homónimo lanzado por Sones: “Otitis”, “Silver Gold”, “Misery Factor’ o la punk “Marshall”, decidado con mucha gracia y algo de timidez a un tal Marcel. También tocaron “Gertrudis”, su próximo single, equidistante entre el grunge y el indie. Y del Pitchfork, corriendo al ATP para rascar algo de otra banda femenina, pero con bastante más trayectoria: Babes in Toyland, las niñas terribles de los primeros noventa.

 

the strokes ps15 vertical aitordeharo bifmDe manera simultánea, en el escenario Primavera, se pudo asistir a la muerte en directo de The Strokes. Si con Interpol hicimos las paces, con Julian Casablancas y los suyos terminamos de desengañarnos: su tiempo ya pasó.

 

Con un Casablancas fuera de forma (a todos los niveles), se antojó difícil creerse que uno estaba frente a aquellos jovenzuelos de pantalón pitillo y chuckies que marcaron estética y sonido con su debut, el flipante “Is This It”, de 2001. De hecho, si no fuera por el karaoke colectivo en el que se convirtió por momentos la actuación (con puntos álgidos en “Someday”, “Reptilia” o “Last Night”), diríamos que andábamos todos igual de boquiabiertos pensando qué cojones había pasado con los que un día se postularon como relevo generacional de The Velvet Underground.

 

Vale, tampoco le vamos a quitar valía ahora al grupo, ahí están sus canciones, sus (primeros) discos, su “legado” (OK, no inventaron nada, pero, ¿cuántos les siguieron?) y, si nos ponemos benévolos, incluso podemos decir que su concierto del Primavera fue divertido, tanto como puede serlo una noche de cánticos entre amigos cerveza en mano, pero, si nos ponemos un poco críticos… no, no hay excusa que valga. Fin de ciclo, que gusta tanto decir a la prensa deportiva.

 

Así las cosas, habrá que quedarse con el hecho de haber presenciado el primer concierto de The Strokes en Europa en casi un lustro, haber escuchado en directo «One Way Trigger» y «All the Time» por vez primera en el Viejo Continente y, qué demonios, haber podido acompañar los gallos de Julian con otros aún peores, sobre todo en el bis (con “The Modern Age”, “Under Cover of Darkness”, “Hard to Explain” y “New York City Cops” -gran traca final, a pesar de los pesares-).

 

the strokes ps15 hammond aitordeharo bifm


 

Volvemos al escenario Adidas para flotar con Earthless, una banda de San Diego que practica un rock psicodélico mágico y envolvente. Su batería, Mario Rubalcaba (Hot Snakes, Rocket from the Crypt), es el verdadero motor de la banda. Da gusto verlo hacer redobles, jugar con los platos y castigar los toms. El bajista, Mike Eginton, pegado a su ampli, mirando el kit de batería, le seguía muy atento. Más compactos, imposible.  Earthless son instrumentales, sí, pero para el final nos regalaron una versión muy bien cantada por su guitarra, Isaiah Mitchell:  el ‘Foxy Lady’ de Jimi Hendrix. Después del viaje psicodélico, con temas largos, no podían acabar mejor.

 

La banda fetiche del Primavera, Shellac, también tocaría en el escenario Adidas como Earthless. Y volvimos a disfrutar temazos crudos, ruidosos e incendiarios como ‘Killers’, ‘Wingwalker’, ‘Defenders of fun’ y ‘Prayer to god’. Repertorio corto pero bien cargado de pólvora. Albini, Weston (con polo y cinta de pelo cual tenista) y Trainer no dieron tregua. Transmiten peligro e hipnotizan como nadie 20 años después de su debut con “At Action Park”. Nos perdimos a Underworld, sí, una pena (nos contaron maravillas del espectáculo -y tenemos foto para imaginárnoslo-), pero ver a Shellac cada año en el Primavera es ya una tradición de obligado cumplimiento.

 

underworld ps15 aitordeharo bifmPena, penita, pena: Nos perdimos a Underworld // Aitor de Haro

 

A las 3 de la mañana del último día de festival, cuando ya todo parece irreversible, cuando ya te crees capaz de hacer balance de tres (o cuatro) días de conciertos y vivencias, cuando piensas que ya no queda otra cosa que hacer más que dejarse llevar, beber y bailar (si es que aún te quedan fuerzas y ganas), resulta que sucede: Caribou dio uno de los conciertos del fin de semana. Así, tal cual.

 

Dan Snaith es la cabeza pensante detrás del proyecto y hablar de Caribou es hablar de él, del ex Manitoba, pero ni estuvo solo sobre el escenario Ray-Ban, ni lo suyo fue electrónica pura y dura. Lo que ofrecieron Caribou fue una apabullante demostración de cómo han podido llegar a fusionarse rock y electrónica, lo sintético y lo orgánico, para que uno no sepa muy bien dónde acaba una cosa y dónde empieza la otra, o en qué proporción están mezclados los ingredientes.

 

Colocados a modo de corrillo, el cuarteto arrancó con «Our Love» y siguió con «Mars», «All I Ever Need», «Bowls», «Jamelia», «Back Home» y «Odessa» (uno de los momentazos del fin de semana), para acabar con el hit de su último trabajo, «Can’t Do Without You» y poner el broche con «Sun». Fantástico de principio a fin, sin fisura alguna, oníricos, bailables… de lo mejorcito cuando ya estaba todo el pescado vendido.

 

dj coco ps15 fireworks bifmEl fin de fiesta de DJ Coco // Joseba Vegas

 

El cierre, como no, un año más, vino con la sesión de DJ Coco y su colección de temarracos, donde lo mismo caben clásicos del indie como del heavy metal o del mainstream más absoluto. Fuegos artificiales, confeti, serpentinas, los primeros rayos del sol y aplausos para despedir el 15º aniversario de Primavera Sound. El PS 2016 tendrá lugar un poco más tarde de lo habitual, entre el 1 y el 4 de junio.

 

Arriba