BIFM
Ocio y cultura

Puro teatro (diciembre): Un libro (“Los asquerosos”) y un periódico (Egunkaria) se convierten en obras

La adaptación de la novela de Santiago Lorenzo llega a Madrid tras pasar por Bilbao. La recreación del cierre del diario gira por Euskadi.

Rellán, De la Rosa y Serrano // Javier Naval
La adaptación de la exitosa novela de Santiago Lorenzo se ha estrenado en Canarias y Bilbao y llega ahora a Madrid (Teatro Español). La recreación del cierre del recordado diario en euskera gira ahora por el País Vasco y tendrá más de 20 funciones en la capital del Estado en 2021.

¿Queda alguien que no haya leído la novela del escritor y cineasta de Portugalete Santiago Lorenzo? Hace ya dos años que se publicó «Los asquerosos» (Blackie Books), el libro que fue, en 2019, la gran revelación del mercado editorial español. Ya saben: la historia de un peculiar joven encerrado en sí mismo que, por circunstancias de la vida, acaba retirándose a esa España vaciada de la que tanto se habla, para encontrar allí (en absoluto retiro y en soledad) la verdadera felicidad y el verdadero sentido de la vida.

BIFM

Ahora, ese periplo del personaje de Manuel en el pueblo de Zarzahuriel (y sus hilarantes diatribas sobre la Joaqui y demás «mochufas») se estrena como función teatral. Y lo hace, claro, siguiendo la exitosa estela del libro. En todas las funciones hasta la fecha (en Canarias y en el Teatro Arriaga de Bilbao) han colgado el «entradas agotadas». Y nos atrevemos a anticipar que así seguirán haciendo en su estancia en el Teatro Español de Madrid (donde se podrá ver desde el 17 de diciembre y hasta el 24 de enero de 2021).

De la Rosa y Rellán, en escena // Alejandro Quevedo

BIFM

Es decir, que poco importaría ya lo que el espectador se fuera a encontrar sobre el escenario, dada la masa de lectores que (el libro) «Los asquerosos» arrastrará a los teatros. El montaje es una apuesta segura y va a triunfar sí o sí. Lo bueno es que, en este caso, la adaptación no desmerece para nada el material en el que se basa.

Ya era de esperar viendo los nombres del equipo que ha levantado la obra: el experimentadísimo David Serrano en la dirección, un autor de renombre en el guion (Jordi Galcerán -«El método Grönholm», «El crédito»-, en esta ocasión a cuatro manos junto a Jaume Buixó) y dos protagonistas de nivel: Miguel Rellán (uno de los mejores actores del teatro español) y Secun de la Rosa (un joven valor que ya ha dejado atrás lo de «prometedor» para convertirse en «consagrado»).

Actores consagrados // Javier Naval

Sí, todo funciona en (la obra de teatro) «Los asquerosos». De hecho, su corta duración (90 minutos) confiere a la historia una agilidad de la que carecía el libro, que por momentos podía resultar reiterativo (cuando se recreaba en los reproches a los asquerosos «mochufas» o en las bonanzas que Manuel encontraba en su retiro). El ritmo sobre las tablas no da tregua (de hecho, quizá el desenlace se hace algo abrupto y podrían venirle bien unos minutos más de desarrollo antes de dejar caer el telón).

El trabajo de Miguel Rellán como el tío que tutela a Manuel en la distancia es notable, aunque su hilo de voz (al menos en la función que vimos nosotros en Bilbao) no estuvo a la altura de otras memorables actuaciones en las que le hemos visto anteriormente. Pero la estrella indudable de la función es Secun de la Rosa, que hace un trabajo sobresaliente como este ermitaño asocial que ha cautivado a miles de lectores desde las páginas de la novela de Santiago Lorenzo. Ingenioso, verborreico, entrañable, cómico… y, sobre todo, bizarro y único; De la Rosa le da al personaje de Manuel todos los matices que se adivinaban en el libro.

Cartel de «Los asquerosos»

Al lucimiento de ambos actores contribuye también un texto teatral en el que se ha respetado escrupulosamente el lenguaje único y rompedor del autor del libro, así como su sentido del humor, plagado de retorcidas metáforas. Además, los adaptadores (Galcerán y Buixó) han acertado igualmente al prescindir de algunos detalles y subtramas de la novela y al convertir en constantes diálogos por teléfono lo que en el libro son los recuerdos del tío aquí interpretado por Rellán.

El orden, por tanto, lo marcas tú, querido/a lector/a: o primero te lees el libro y luego ves la obra de teatro, o al revés. Pero desde aquí no podemos dejar de recomendarte ambas versiones, que no tienen por qué ser excluyentes. Si leíste el libro, te gustará ver en vivo a sus personajes; si no lo has leído, descubrirás a un Manuel con el rostro de Secun de la Rosa del que, seguramente, querrás saber más leyendo después la novela.

LOS PAPELES DE SÍSIFO

Otra propuesta teatral que nos deja este 2020 que ahora termina, y que también hemos podido ver antes en Euskadi que en Madrid es «Los papeles de Sísifo» (o «Sisiforen paperak», puesto que hay dos versiones de la obra). Se estrenó en el Teatro Principal de Vitoria-Gasteiz y acaba de pasar por el Arriaga de Bilbao, y se verá en 2021 en el donostiarra Victoria Eugenia (28 y 29 -euskera- y 30 -castellano- de enero) y en Madrid (Teatro María Guerrero, donde hará más de 20 funciones ya en abril y mayo). Y es que es una coproducción de los tres teatros municipales de las capitales vascas con el Centro Dramático Nacional. Esta unión sería una gran noticia por sí sola (por lo inusual de la colaboración de una institución que, por mucho que sea nacional y dependiente del Ministerio «de todos los españoles», se suele olvidar de «las provincias» al estar radicada en Madrid). Pero es aún mejor noticia cuando el proyecto es de tanto interés como el que nos ocupa.

Las vergüenzas del sistema // Mikel Blasco

«Los papeles de Sísifo» / «Sisiforen paperak» es el primer texto dramático del escritor Harkaitz Cano, y en él se replica, con otros nombres, la historia de la infausta clausura del diario en euskera Egunkaria (por supuestos vínculos con ETA que, 7 años después, quedaron desterrados tras una elocuente sentencia que dejó al descubierto las vergüenzas del sistema). Estamos, por tanto, ante una de esas ocasiones en las que el teatro se hace especialmente relevante al recordarnos hechos trascendentales que ocurrieron ante nuestras propias narices y de los que nos hemos olvidado (con el consiguiente riesgo de que acabemos permitiendo que se repitan).

La propuesta teatral dirigida por el reputado Fernando Bernués, cuenta con un elenco plagado de grandes nombres de la escena vasca (Mireia Gabilondo, Asier Hormaza, Aizpea Goenaga, Joseba Apaolaza, Mikel Losada…). Y, además de recrear la mencionada historia del Egunkaria, pretende hacer un homenaje al periodismo como compromiso, a la lengua como patrimonio común y al pueblo como entidad que, no lo olvidemos, debe estar siempre por encima del todopoderoso «sistema» de rostro desconocido. Todo, en una constante sucesión de breves escenas que son como pinceladas que, poco a poco, alumbran un gran cuadro.

Grandes nombres de la escena vasca // Mikel Blasco

Dos nombres destacan en la obra: Iñaki Rikarte (y su actuación como extralimitado guardia civil) e Ikerne Giménez y su música en directo (se pasea con su guitarra eléctrica al cuello por la escena durante toda la función como un personaje más). En la parte negativa de la balanza: algunos parlamentos excesivamente literarios (que suenan poco verosímiles como conversaciones) y un arranque lento que se pierde en detalles que, aunque pinten el marco de la historia, poco aportan a la trama. Eso sí, cuando por fin entra en harina, «Los papeles de Sísifo» / «Sisiforen paperak» te agarra y te engancha pero bien, casi como si no supiéramos todos cómo se desarrolló y terminó aquel ataque gratuito contra la libertad de prensa y contra el euskera que, lo dicho, podría repetirse cualquier día.

Arriba