BI FM

Firmas

A mesa abierta en Kitxen, la nueva propuesta del Kimtxu (Bilbao)

Kitxen, restaurante en Bilbao

Alma Botxera visita el nuevo establecimiento de Iván Abril, un espacio gastronómico y multidisciplinar recientemente inaugurado en la zona del Ensanche.

Alma Botxera visita el nuevo establecimiento de Iván Abril (Kimtxu), un espacio gastronómico y multidisciplinar recientemente inaugurado en la «gastronómicamente efervescente» zona del Ensanche

Lo llevo diciendo ya en varios artículos: “El Ensanche está en plena efervescencia gastronómica”. Muchas de las nuevas propuestas que logran captar mi atención se están abriendo en sus calles. Ya hace unos meses, Mikel Población, de La Despensa del Etxanobe, me admitía que “El Ensanche se está convirtiendo en lo que en su día fue el barrio de Indautxu”. Y es que aquí, entre museos, se concentran galerías de arte y templos gastronómicos en una de las zonas en las que el metro cuadrado está más caro.

Recientemente, a mediados del mes de noviembre, el cocinero Iván Abril inició una nueva aventura en paralelo a su ya exitoso Kimtxu (calle Henao 17). La taberna vasco-asiática siempre ha formado parte de mis dos o tres recomendaciones de manual ante cualquier solicitud de ayuda. Considero éste como uno de los mejores restaurantes, si no el mejor, en cuanto a lo atractivo de su oferta y a la siempre a tener en cuenta relación calidad-precio.

Restaurante KItxen (Bilbao)

Entrada del Kitxen // Alma Botxera

Pero esto es distinto, Iván asumía que necesitaba nuevos estímulos y se planteó abrir un local a escasos metros al que ha llamado Kitxen. En el número 11 de la calle Heros encontrareis un espacio gastronómico y multidisciplinar.

Entre sus funciones está la de ultramarinos con productos asiáticos seleccionados por su calidad: fideos, pastas de curry, salsa sriracha, vinagres de arroz y soja, hasta la famosa mayonesa japoKewpie. Quienes trabajen en la oficinas de la zona podrán comprar comida para llevar o incluso calentar su plato en un microondas y comerla allí mismo, en el propio local. El precio medio del plato ronda los 9 euros.

Kitxen, ultramarinos en Bilbao

Kitxen, el ultramarinos del Kimtxu // Alma Botxera

Kitxen cuenta, ojo spoiler, con una cocina y una gran mesa central. Es en torno a esta última sobre la que giran el resto de actividades de Kitxen, las principales. En este espacio ya se están llevando a cabo cursos y talleres, los de diciembre volaron en un suspiro. Los de enero dan la oportunidad de reproducir platos clásicos de Kimtxu, comida japo alejada del clásico sushi, curris, dim-sum, ramen y noodles entre otros. En los talleres se preparan los platos y además después se los come uno mismo, a lo Juan Palomo.

Cursos de cocina en Kitxen (Bilbao)

Cursos muy nutritrivos // Alma Botxera

Los fines de semana la mesa se reserva para grupos de hasta 16-18 personas en los que se sirve un menú cerrado, a día de hoy dos posibilidades (50 ó 60 €). Pero ¿y qué ocurre cuando la mesa no ha sido reservada? Kitxen lanza en las redes sociales el aviso de que se celebrará una “Mesa Abierta” a la que podrás acudir junto a quien quieras, sin importar el número, hasta completar la mesa.

Esto es lo que hicimos hace unas semanas. Convencí a otra pareja de amigos apasionados de Kimtxu para disfrutar de esta oportunidad. Aquella noche se serviría un menú degustación (50 €) que amoldaron a nuestras particulares circunstancias e intolerancias. Quiero agradecerles su nivel de involucración en ese aspecto -eskerrik asko, equipo-.

Restaurante KItxen (Bilbao)

Cenar a «mesa abierta» // Alma Botxera

La cocina de Iván Abril puede sintetizarse en “productos de aquí con técnicas de allá”, cuando aquí significa Euskadi y su natal Galicia y allá se refiere a las técnicas asiáticas traídas de su tiempo en Hong Kong, y otras menos conocidas de Tailandia, Vietnam o India.

Restaurante Kitxen (Bilbao)

La fusión de Iván Abril // Alma Botxera

El menú estuvo formado por ocho platos, todo acompañado con panes de GureOgia y agua de grifo, aunque me pedí una copa de verdejo que no se me incluyó en la cuenta.

Comenzamos con un “Ceviche de chicharro, apio y aceitunas de Kalamata”, un plato ligero con el que ir abriendo boca. Continuamos con un plato más vistoso, ya se veía desde el momento en que Iván lo fue montando delante de nosotros. Se trataba del “Steak tartar de lomo de vaca, zanahoria encurtida y tosta de hogaza” en plan peineta de La Martirio. Los poco amigos de ‘lo crudo’ no empezaban con buen pie, yo estaba en mi salsa.

Restaurante Kitxen (Bilbao)

Ceviche de chicharro, apio y aceitunas de Kalamata // Alma Botxera

Iván Abril en el restaurante Kitxen (Bilbao)

Así (se) lo monta Iván // Alma Botxera

Steak tartar del restaurante Kitxen (Bilbao)

Steak tartar «a lo Martirio» // Alma Botxera

El siguiente plato debería haber sido una anguila ahumada, pero no tuvieron inconveniente buscar una alternativa. La encontraron: “Salmonete con su propio jugo, el de las avellanas y salvia”. Es un pescado que me gusta, marcado a la plancha con su costra crujiente en la superficie.

El protagonismo de la noche se lo llevó la “Caldereta indochina de buey de mar”. No tenía pensado empezar con la cascarilla a esas alturas de diciembre, ya tendríamos oportunidad en las navidades. Un buey de mar para cada dos personas, con la conocida salsa del “chillycrab” originaria de Singapur. Es una salsa agridulce y semiespesa que, a pesar de su nombre, no es demasiado picante. Pillamos a Iván por banda para que nos explicase que lleva “un sofrito de ajo, chile, cilantro, kétchup, galanga (similar al jengibre) y huevo ligeramente batido”. Invertimos mucho tiempo en sacar toda la carne de cada pata y el coral de su cazuela. Tiempo bien invertido. ¡Caramba, qué rico!

Restaurante Kitxen (Bilbao)

Salmonete alternativo // Alma Botxera

Plato del restaurante Kitxen (Bilbao)

Un pasatiempos delicioso // Alma Botxera

A continuación, llegó el “Rodaballo, salsa de mantequilla blanca encurtidos y huevas de pez volador”. A mi amigo le encantó, a mí no acabó de hacerme tilín. Me incliné más por la propuesta de carne que se presentó en la mesa, “Picaña madurada, salsa Dong Po y patata confitada”. La recuerdo jugosa y acompañada por ese aliño que la hacía muy sabrosa.

Pescado en el restaurante Kitxen (Bilbao)

No hubo flechazo con el rodaballo // Alma Botxera

Picaña del restaurante Kitxen (Bilbao)

Pero la picaña fue un «crush» total // Alma Botxera

A estas alturas de la película, hubo quien abandonó el barco. Nosotros nos mantuvimos firmes. Llegaron los postres adecuados para bajar y facilitar la digestión: “Gin tonic en texturas”, una gelatina de gintonic, espuma de tónica y granizado de limón. Lo que es un “digestivo“ de toda la vida pero para comer con cuchara. El segundo postre, un “Hojaldre relleno de compota de manzana, helado de jengibre y crema de limón”. También fresco, aunque prefiero el primero.

Gin tonic de postre en Kitxen (Bilbao)

De postre, gin tonic // Alma Botxera

Postre de hojaldre en el resturante Kitxen (Bilbao)

De postre, también hojaldre // Alma Botxera

Con unas manzanillas, la comida daba por finalizada. No puedo decir que socializáramos mucho con el resto de la mesa. En esta ocasión no se dio, pero supongo que dependiendo de la compañía podría darse el caso. Lo que sí se produjo fue un contacto más cercano con el cocinero, algo que, para quienes estamos interesados en la gastronomía, es un punto a favor. Nos ha gustado Kitxen, y aunque no sea un lugar al que acudir a menudo para cenar, sí es recomendable para darse un homenaje entre amigos que disfruten de una cocina cercana con aires exóticos o que quieran realizar los cursos y catas que se irán dando.

La cuenta de la cena llegó (como siempre llega y siempre se paga, por supuesto). Mal que les pese a algunos y se lo cuestionen, quien escribe estas líneas no lo hace a cambio dinero, acuerdos, ni negocios con este ni otros restaurantes. Por respeto al trabajo de los cocineros y a la inteligencia de los lectores, pero, sobre todo, por respeto a la honestidad de uno mismo. “Perdone, ¿qué se debe?”

Precio del restaurante Kitxen

Está to pagao (ahora, sí) // Alma Botxera

Arriba