BI FM

Bilbao BBK Live

Bilbao BBK Live 2013: Crónica del sábado 13 (Green Day, Vampire Weekend, The Hives, Fatboy Slim…)

La tercera y última jornada del festival resultó la más exitosa, con 37.139 personas en total. Green Day, los cabezas de cartel, ofrecieron más de dos horas de concierto y decenas de hits, versiones y espectáculo. También actuaron Vampire Weekend, The Hives, Fermin Muguruza Kontrakantxa, We Are Standard, Fatboy Slim, The Bots, White Denim, Sr. Chinarro… Nos lo cuentan Raúl Luceño, Alfredo Rodríguez y Joseba Vegas, con imágenes de Jone Novo, Alfredo Rodríguez y Joseba Vegas

 


La tercera y última jornada del festival resultó la más exitosa, con 37.139 personas en total. Green Day, los cabezas de cartel, ofrecieron más de dos horas de concierto y decenas de hits, versiones y espectáculo. También actuaron Vampire Weekend, The Hives, Fermin Muguruza Kontrakantxa, We Are Standard, Fatboy Slim, The Bots, White Denim, Sr. Chinarro… Nos lo cuentan Raúl Luceño, Alfredo Rodríguez y Joseba Vegas, con imágenes de Jone Novo, Alfredo Rodríguez y Joseba Vegas

 


La tercera y última jornada de Bilbao BBK Live 2013, la del sábado 13 de julio, resultó la más exitosa, con 37.139 personas en total, según datos oficiales. Green Day, los cabezas de cartel, ofrecieron más de dos horas de concierto y decenas de hits, versiones y espectáculo. También fue la velada de unos deslavados Vampire Weekend, de The Hives con su tremenda energía y sentido escénico, del “Sarri Sarri” y “Dub Manifest” de Fermin Muguruza Kontrakantxa, del txuflón de We Are Standard, de la sesión zapatilla de Fatboy Slim, de los rockeros imberbes de The Bots, del autobús de Sr. Chinarro… Pero vayamos por partes. Nos lo cuentan Raúl Luceño, Alfredo Rodríguez y Joseba Vegas, con imágenes de Jone Novo, Alfredo Rodríguez y Joseba Vegas.

 

Bilbao BBK Live 2013: Crónica del jueves 11 de julio (Depeche Mode, Two Door Cinema Club, Editors…)

 

Crónica de Bilbao BBK Live 2013, día 2: Viernes 12 de julio (Kings Of Leon, PIL, 2ManyDjs, Standstill…)

 

Subimos a Kobetamendi una hora antes de la apertura de puertas (fijada a las 18:00h), puesto que teníamos cita en el backstage para las primeras entrevistas de la jornada, y alucinamos, literalmente. Una larguísima cola, formada por cientos y cientos (nos atreveríamos a decir que un par de miles) de personas, se extendía desde la valla que, flanqueada por miembros del equipo de seguridad del festival, cerraba el acceso al recinto llegando a centenares de metros de distancia de allí. Pelos teñidos (de verde, principalmente), camisetas negras, ojos perfilados, estética skater y gente muy joven se agolpaba en espera de, posteriormente, poder, al sprint, hacerse con un lugar idóneo frente al escenario Bilbao, el que acogería, sí, el concierto de los californianos Green Day. Daba igual que quedaran más de 6 horas para la actuación. De hecho, algunos llevaban ya allí ¡¡¡unas 12 horas!!!

 

publico sabado_bilbaobbklive2013_bifmEl público del sábado // Jone Novo

 

Con los fans de Billy Joe y compañía ya de cara a su Meca particular, nosotros iniciamos nuestra presencia en el recinto de conciertos con el directo del quinteto barcelonés Syberia, quienes mostraron su mejor cara, de principio a fin, con su rock instrumental. Echando mano de su primer disco largo, “Drawing A Future” (2012), confirmaron que la ausencia de un vocalista no está reñida con ofrecer un gran espectáculo. Tres guitarras, bajo y batería fueron sus armas musicales para desarrollar largos pasajes, instantes ambientales y momentos de intensidad como pocos hicieron durante el fin de semana. Confirmando que son uno de los mejores grupos dentro de su género a nivel estatal, les auguramos un gran porvenir que podría continuar su expansión por distintos países. Acto seguido, el escenario Heineken albergó el concierto de White Denim, una de las sorpresas más agradables de todo el festival. En activo desde hace siete años, sus cinco discos y sus cinco EP’s, además de un buen puñado de singles, les sirvieron para asombrar a propios y extraños. Con su particular propuesta, que va desde el indie rock al garage rock pasando por la psicodélia, ratificaron que son uno de esos grupos que están ahí pero casi nadie se da cuenta de su grandeza. Con James Petralli como maestro de ceremonias los tejanos se llevaron un buen número de nuevos fans bajo el brazo gracias a sus preciosistas canciones y sus cuidadas melodías.

 

La tormenta que cayó durante la segunda jornada fue una auténtica broma comparada con el ciclón sueco The Hives que sacudió, a eso de las 20:00 horas, las campas adyacentes al escenario Bilbao. Los nórdicos (vestidos -de blanco y negro, claro- estilo mariachi), ayudados en diversos momentos por unos simpáticos ninjas, hicieron buena su fama de espectacular directo y se vinieron arriba conectando desde el primer tema con un agradecido público. El principal culpable de que esta comunión existiese desde el primer momento fue su líder, el locuaz (lengua castellana incluida) cantante Pelle Almqvist, quien derrochó simpatía, parafernalia, actitud rockera e incluso capacidad física habida cuenta de las carreras que se daba en el escenario o entre el público.

 

Un atrezzo el de los Hives que, evidentemente, funciona porque funcionan sus canciones. Momentos de hard rock, pildorazos punk de apenas dos minutos, garage contundente… En fin, una máquina engrasada para hacer sudar al respetable y para seguir reivindicándose como una de las mejores bandas que se pueden ver en directo y que hacen que su público se venga arriba cuando tocan hits como “Hate To Say I Told You So” o “Tick Tick Boom“, tema con el que cerraron su extraordinario bolo en el monte Kobetas.

 

the hives_bilbaobbklive2013_bifmThe Hives // Jone Novo

 

Nada más terminar los suecos en el escenario grande (en el pequeño, el Live!, vimos algo de The Bots, la jovencísima pareja de hermanos que, aún faltos de repertorio, convencieron sin embargo con su propuesta de raíz bluesera), citas en el escenario 2 con el irundarra Fermin Muguruza y en el Red Bull Tour Bus con el sevillano Sr. Chinarro. Arropado por Kontrakantxa, su actual banda (a destacar en ella esa gran voz femenina de Sorkun), Muguruza mezcló sonidos euskaldunes con otros procedentes de diversos puntos del planeta, siendo quizá “Euskal Herria Jamaika Clash” la canción que mejor condensaría la fórmula. Sin embargo, fueron temas antiguos como “FM 99.00 Dub Manifest” y, sobre todo, “Sarri Sarri” (el clásico básico de su recordada primera banda, Kortatu) los que partieron la pana. Un fantástico espectáculo multicultural para unos, una infumable verbena de pueblo para otros, la verdad es que el que fuera líder de Negu Gorriak logró congregar a muchísimo público (si bien gran parte aprovechó el momento para cenar… o acercarse al escenario rodante de Sr. Chinarro).


fermin muguruza_kontrakantxa_bbl2013_bifmFermin Muguruza Kontrakantxa // Jone Novo


Antonio Luque, Sr. Chinarro, subido en lo alto de un autobús tocando sus canciones. La idea tenía su gracia. Y así fue el formato con el que el sevillano participó en el festival bilbaíno, acompañado del guitarra y el bajo de La Habitación Roja. Esa posición superior, ese peculiar escenario, el del Red Bull Tour Bus, pareció acrecentar la casi inherente timidez del bueno de Luque de la que, poco a poco, a medida que caían las canciones, se fue desprendiendo. Temas, muchos ellos, de su último disco, como “El Destino Turístico” o “Más grande que Barcelona” que sonaron casi al principio, pero sin olvidar grandes obras de arte de su discografía como “Quiromántico” o “Los Ángeles“, así como hits más recientes como “Una llamada a la acción“. Un concierto, con todo, correcto pero en el que el formato impedía que se produjese esa extraña intimidad que suele darse en los directos de Chinarro.


Y LLEGAN LOS GRANDES NOMBRES

Uno de los grandes nombres, sin lugar a dudas, de la edición de 2013 de Bilbao BBK Live era el de los neoyorkinos Vampire Weekend, unos jóvenes mozalbetes que hace tiempo ya que demostraron ser mucho más que un mero hype o moda pasajera. De hecho, van ya por su tercer álbum, el recientemente publicado “Modern Vampires of the City“, de nuevo con críticas excelentes.

 

Todo ello motivó que se presentasen en un floreado escenario principal ante una impresionante marea humana (incluyendo unas primeras filas atestadas de seguidores de Green Day, claro) presta a disfrutar de un concierto de divertido pop con sus ya reconocibles toques africanistas (aunque progresivamente abandonados discográficamente hablando). Y así fue, se disfrutó, sobre todo, en la primera parte del mismo, en la que se contagió a todo Kobetamendi con un extraordinario buen rollo, poniéndose patas arriba todo cuando sonaron dos de sus hits más reconocibles, “A Punk” y “Horchata“. Sin embargo, el bolo acabó de una forma muy suave, con temas más tranquilos, y es quizá ese el mayor pero que se les pueda achacar, ya que, por momentos, sus canciones en vivo sonaban excesivamente parecidas al disco, así como carentes de alma. Desde luego, nadie podrá decir que la banda se emplease a fondo o que disponga de un abrumador sentido escénico. Quizá les faltó un poco de arrojo, si bien nos quedamos con ganas de poder volver a verlos en directo en cuanto sea posible.


vampire weekend_fan_bilbaobbkive2013_bifmUna fan de Vampire Weekend // Jone Novo


Después, la gran verbena, la verbena más multitudinaria jamás presenciada en un Kobetamendi cerca del colapso y con diferentes generaciones de espectadores poniendo sus ojos sobre un mismo punto: el escenario Bilbao, ocupado por los norteamericanos Green DayUna intro presidida por el “Bohemian Rapsody” de Queen empieza a calentar al personal, comienza a provocar que se afilen las cuerdas vocales. El circo no acaba ahí. Tras ella, resuena el mítico “Blitzkrieg Bop” de los Ramones y en el escenario aparece un gigante conejo humanoide de color rosa que arenga a la masa para que se prepare ante lo que viene. Y aún hay tiempo para que la mítica melodía de Ennio Morricone para “El bueno, el feo y el malo” siga llamando la atención del público antes de la salida de los protagonistas.

 

Dos horas y media transcurrieron entre el momento en el que por fin salieron a escena Billie Joe Armstrong, Mike Dirnt, Tré Cool y Jason Whitelfredo Rodríguez y hasta que acabó su concierto, con una impresionante marea humana que no dejó de saltar, bailar, hacer pogos, cantar… 180 minutos en los que la veterana banda (llama la atención que muchísimos de sus fans sean más jóvenes que el propio grupo) disparó un trallazo tras otro, de una forma abrumadora e incansable, dejando hueco para jugar a intercalar canciones de los Rolling Stones o los Doors, momentos para interactuar con el público, subiendo a algún que otro afortunado a las tablas y demás parafernalia festiva no apta para puristas.

 

Un concierto muy de fuegos artificiales, muy de verbena, de nuevo, pero un must que hay que ver/vivir aunque no seas seguidor de los sonidos punk (con todas las comillas que quieran) de los creadores de “Dookie“. Una locura que sorprendió a propios y extraños por su intensidad, su derroche y que quedará marcado como uno de los mejores directos -en términos festiv(aler)os- de los que hayan pasado por el Bilbao BBK Live en todas sus ediciones.

 

green day_bilbaobbklive2013_dos_bifmGreen Day // Alfredo Rodríguez

 

Y tras el depiporre de los Green Day, el momento del despendole definitivo en formato rave-hooligan promovida por Fatboy SlimLlenazo, inquietantes imágenes en el fondo del escenario, impresionante juegos de luces y zapatilla. Mucha zapatilla. Los reconocibles hits de Norman Cook diluidos en una maraña de beats con sonido propio de discotecas exigentes en esto de la electrónica más química. Demasiado “bakaladero” para muchos y una auténtica delicia para los amantes del género, esos que visitan Ibiza cada temporada.


Los getxotarras We Are Standard jugaban en casa, a una hora (las 2 de la mañana) en la que poder desplegar todo su arsenal festivo y, por tanto, poner patas arriba la carpa Vodafone en la que les tocó actuar. Reminiscencias del Madchester más festivo, mezclado con los trallazos de corte dance-punk y especial mención a la txalaparta del dúo Oreka Tx, que acompañó a la banda en un buen número de canciones y que, aunque no muy palpable entre los ritmos eléctricos de los WAS, se dejaba entrever dando un toque folklórico nada provinciano. Un plus de ritmo para una banda que, en algún momento, llegó a contar con ocho músicos sobre el escenario, estando cinco de ellos dándole duro a los elementos percusivos. Mucho sudor.


we are_standard_bilbaobbklive2013_bifmWAS y Oreka Tx // Joseba Vegas


Después, turno para los DJs (Dj / göo, Elyella y Daniless), bailoteo hasta altas horas y despedida de Kobetamendi hasta 2014, año en el que Bilbao BBK Live se celebrará los días 10, 11 y 12 de julio. Más información en nuestra página de Festivales (con crónicas, entrevistas, noticias, especiales) y en www.bilbaobbklive.com

 

 

Arriba