BI FM

Ocio y cultura

Bilbao también “desentierra” el cementerio franquista de “El bueno, el feo y el malo”

El documental "Desenterrando Sad Hill"

Los cines Multi acogen cinco pases (con coloquio) de “Desenterrando Sad Hill” hasta el 30 de octubre

Imagen del rodaje de "El bueno, el feo y el malo" en Santo Domingo de Silos
Los cines Multi acogen varios pases (con coloquio) de “Desenterrando Sad Hill”, el documental que relata la hazaña de unos cinéfilos que han recuperado uno de los escenarios más recordados de la historia del cine (levantado por la dictadura de Franco)

El clásico de la historia del cine “El bueno, el feo y el malo” (Sergio Leone) se rodó en España en 1966. En concreto, las escenas de su clímax (el enfrentamiento de los personajes de Clint Eastwood, Eli Wallach y Lee Van Cleef) se filmaron en el municipio burgalés de Santo Domingo de Silos, en un falso (e inmenso) cementerio circular de 5.000 tumbas construido ex profeso por jóvenes que hacían el servicio militar obligatorio durante la dictadura franquista. Sí, ante la solicitud de la productora del filme, Franco envió a unos 1.500 soldados a trabajar en el rodaje. Hicieron de extras, se encargaron de orquestar las voladuras que se debían plasmar en pantalla… y hasta levantaron el “cementerio de Sad Hill” para poder rodar la que ha llegado a ser calificada como “una de las más bellas escenas jamas filmadas”.

Pero las décadas pasaron y, a pesar de que la película se convirtió en un clásico, aquel gran decorado a cielo abierto fue quedando sepultado por el tiempo, el olvido y, claro, por una capa de casi 20 centímetros de tierra y vegetación. Hasta que hace cuatro años, el bilbaíno Joseba del Valle (de madre burgalesa, de padre cinéfilo y fan del filme de Leone y de abuelo participante como extra en el rodaje en los años 60) creó, junto a un grupo de amigos (todos, con raíces burgalesas en la zona), la Asociación Cultural Sad Hill. ¿Su misión? Recuperar el cinematográfico cementerio de Silos. Tras conseguir los preceptivos permisos (y gracias a una campaña de crowdfunding que les demostró la intensidad con la que fans de todo el mundo adoraban la obra maestra de Sergio Leone), en octubre de 2015 empezaban la ardua labor con la promesa de ir poniendo el nombre de cada micromecenas a las falsas tumbas que consiguieran desenterrar.

Póster de "Desenterrando Sad Hill"

Cartel del filme documental “Desenterrando Sad Hill” (Sad Hill Unearthed)

El vigués Guillermo de Oliveira (otro devoto de “El bueno, el feo y el malo”) se enteró de la aventura que la Asociación Cultural Sad Hill se traía entre manos y allí se plantó con su cámara para documentar este peculiar periplo. Ahora, tres años después (y nueva campaña de crowdfunding mediante), “Desenterrando Sad Hill” (Sad Hill Unearthed) es un documental que homenajea a una película inolvidable. Y que no solo narra la hazaña de estos cinéfilos que han logrado recuperar uno de los escenarios más recordados de la Historia del cine (lugar que, seguro, se convertirá ahora en foco de atracción turística), sino también ese peculiar episodio militar de la historia reciente de España gracias a los actuales testimonios de algunos de los entonces jóvenes milicianos que construyeron el camposanto. Es más, hasta han contado con la participación de personalidades como Clint Eastwood (el único protagonista de “El bueno, el feo y el malo” aún con vida), Ennio Morricone (compositor de su banda sonora) y varios célebres fans irredentos de la cinta (desde el líder de Metallica, James Hetfield, hasta Álex de la Iglesia o el director Joe Dante -“Gremnlins”-).

El pasado 18 de octubre, este documental independiente, producido con más empeño y pasión que presupuesto y sin contar con una distribuidora detrás, logró llegar a la gran pantalla, convocando a miles de personas en su prestreno en un cine de Madrid. Al día siguiente se estrenó en varias ciudades y la respuesta del público ha sido tal que, en vez de ir desapareciendo de las salas (como es habitual tras cualquier estreno), “Desenterrando Sad Hill” se ha ido abriendo camino en un terreno dominado por las majors. Toda un logro que les permite, en el momento de publicación de este reportaje, estar ya en una decena de pantallas en toda España, a las que, por fin, se suma Bilbao desde el viernes 26 de octubre. Los Cines Muti acogerán varios pases, que contarán con el aliciente de ir precedidos de una presentación y seguidos de un coloquio posterior de la mano del propio Joseba del Valle, que estará presente junto a alguno de los milicianos vascos que, en aquel julio de 1966, participaron in situ en el rodaje (solo la cita del sábado día 27 no tendrá coloquio posterior). ACTUALIZACIÓN: tras el éxito inicial, se amplían las proyecciones del filme en los Multis de Bilbao, siempre con coloquio posterior con Joseba del Valle, hasta el 8 de noviembre inclusive. Entradas, aquí).

Primero superaron el reto del desentierro del falso cementerio, después, el de convertir su peculiar periplo en un interesante documental, y ahora, están también superando el reto de llegar a los espectadores con una cinta absolutamente independiente. “Desenterrando Sad Hill” ya está en negociaciones para saltar a nuevas salas (de hecho, las conversaciones para que la película pueda verse en las otras dos capitales vascas están muy avanzadas) y ha comenzado un exitoso recorrido por festivales. Ha pasado por Japón, California, Buenos Aires y Colombia, y se ha llevado premio tanto en el reciente Sitges como, el pasado 13 de octubre, en el Almería Western Film Festival. Larga vida pues a “Desenterrando Sad Hill” (Sad Hill Unearthed) y, ya saben, si se acercan por Burgos, no dejen de visitar el escenario de un rodaje mítico que, ahora sí, ya ha sido “desenterrado” en Santo Domingo de Silos. Más detalles y listado actualizado de salas en las que se puede ver el documental, pinchando aquí.

Arriba