BI FM

Ocio y cultura

Puro teatro (julio): Ellas y sus historias reactivan los paralizados teatros bilbaínos

Tres audaces e incansables creadoras vascas destacan en la cartelera teatral con montajes unipersonales: “Ecografías”, “Cómo ser soprano y no morir en el intento” y “Contado por ellas”

Bau habla de la maternidad en "Ecografías", con texto de Karmele Jaio
Tres audaces, independientes e incansables creadoras vascas destacan en la cartelera teatral de Bilbao este mes con montajes unipersonales gestados por ellas mismas: “Ecografías” (Irene Bau), “Cómo ser soprano y no morir en el intento” (Miren de Miguel) y “Contado por ellas” (Bea Insa)

¿Quién dijo que no había papeles para ellas pasados los 40? Los hay. Pero, incluso si se echan en falta, ellas mismas se los crean a su medida. Y para muestra, tres botones. Este mes hablamos de tres verdaderas “guerreras” de la escena teatral local, que coinciden en la recién reactivada cartelera bilbaína. Irene Bau, Miren de Miguel Bea Insa, tres creadoras que llevan años dejándose la piel en las tablas; tres actrices que, además de intérpretes, ejercen de productoras, directoras y/o gestoras de sus propias compañías, obras y/o salas; tres artistas que no esperan a que nadie les dé un papel porque son capaces de levantarse sus propios proyectos. Proyectos, en este caso además, unipersonales, defendidos por ellas en solitario durante algo más de una hora en escena.

Son “Ecografías”, “Cómo ser soprano y no morir en el intento” y “Contado por ellas” las tres propuestas más estimulantes que encontramos en los teatros de Bilbao (Pabellón 6, Palacio EuskaldunaLa Fundición, respectivamente) en este mes de julio en el que, por fin y tras cuatro oscuros meses de parón total, los patios de butacas se van volviendo a llenar de público. Y, por favor, que nos dure… Que ya veis lo que ha ocurrido en Barcelona, donde los primeros cierres decretados por los rebrotes han sido los de teatros y cines (aquí, ya se sabe, las iglesias, las tiendas o los bares no se tocan, pero la cultura…).

IRENE BAU: “Ecografías”

Del 30 de julio al 9 de agosto. Pabellón 6
Entradas, 17 € aquí

Hace ya 9 años que el Pabellón 6 de Bilbao abrió sus puertas. Y desde entonces, la actriz Irene Bau (Bilbao, 1968) se ha dedicado en cuerpo y alma a la gestión de un espacio que fue, primero, un necesario revulsivo de la cartelera local y, después, uno los principales teatros -tanto en programación como en produccción- de Euskadi (además de convertirse, ahora, también en sala madre del nuevo espacio propio que su Compañía Joven abrirá en septiembre junto al original). Una sucesión de logros que no hubiera sido posible sin la entrega de un grupo de creadores que, como ella, han hecho lo mismo de actores que de camareros, contables o tramoyistas. Raro ha sido el día de función en estos años en el que Irene no estuviera por allí trabajando.

Por suerte para nosotros, el público, la actriz (a la que hemos podido ver recientemente en “Cabaret Chihuahua” o “Cabaret Chichinabo”) vuelve ahora, de lleno y como protagonista absoluta, a la interpretación. Lo hace con “Ecografías”, el personal e intenso monólogo que estaba representando allá por 2011, precisamente cuando Pabellón 6 llegaba al mundo y, como buen bebé, pasaba a absorberle todo su tiempo. Apasionada de la literatura de Karmele Jaio, Irene Bau descubrió “Ecografías” en un libro de relatos en castellano de la autora y, desde la primera lectura, lo vio claro: tenía que llevarlo a escena en forma de soliloquio. Lo hizo junto a Ramón Barea como responsable de la puesta en escena y respetando tal cual el texto original. Y aquello supuso “mi gran paso adelante como actriz”, rememora.

Casi una década después, la imposición del fatídico coronavirus de tener que programar espectáculos con pocos intérpretes y limitadas interactuaciones en escena, le ha brindado la posibilidad de recuperar “Ecografías” tal y como se concibió entonces. ¿Qué es la maternidad? ¿Qué supone ser madre? ¿Qué le convierte a una en madre? ¿Qué es ser mujer? Son alguna de las cuestiones sobre las que la obra permite reflexionar mientras la protagonista rememora su aventura de una adopción «monomarental» en Etiopía.

La precisión de las palabras de Jaio al hablar de las emociones, sentimientos y miedos más cotidianos, la entrega y versatilidad de Irene en escena, y una acertada dirección que apuesta por una escenografía basada en juegos audiovisuales que recrean pensamientos, recuerdos y realidades, logran que lo que era un relato escrito se convierta con éxito en la base de un montaje teatral de indudable calidad. Y que esta verdadera “ecografía” del concepto de “maternidad” nos toque a todos por igual (seamos madre o no, seamos mujer o no), gracias a su sabia manera de desenredar ese invisible cordón que une, para siempre, a madres e hijos/as, sean estos biológicos o simplemente queridos como tal.

MIREN DE MIGUEL: “Cómo ser soprano y no morir en el intento”

25 de julio. Palacio Euskalduna
Entradas, 9,5 € gracias a la iniciativa Kreoenti Kultura si se adquieren aquí

Miren de Miguel fotografiada por Lucho Rengifo

Fue a finales del pasado 2019 cuando una rompedora actuación en directo en Tele 5 hizo que muchos descubrieran a la carismática Miren de Miguel (Bilbao, 1968). Ópera, música electrónica, visuales y danza contemporánea, perfectamente engarzadas durante 3 minutos que rindieron a sus pies hasta a Risto Mejide. “Lo que acabas de hacer proyecta la ópera al Siglo XXI”, dijo el todopoderoso juez televisivo. Pero tampoco es que la iconoclasta soprano bilbaína necesitara su sello de aprobación; ella ya llevaba muchos años creando espectáculos basados en reinterpretaciones libérrimas de su pasión (la ópera) y luchando por hacer accesible un arte que muchas veces peca de elitista.

Dice Miren de Miguel que, desde que descubrió la frescura, el desparpajo y el descaro del cabaret, todas sus actuaciones se han visto impregnadas de una pátina cabaretera, aunque lo que esté interpretando sea un aria barroca. Solo una anecdótica muestra de su forma de enfocar el bel canto: en 2016 se subió a las tablas del Arriaga a cantar ópera en un espectáculo escrito por ella misma que tituló “Quédate mis tetas y devuélveme mi dignidad”. Su más reciente creación (“Cómo ser soprano y no morir en el intento”) es un monólogo musical dramatizado que protagoniza y del que también es guionista; una nueva demostración de cómo puede llevarse los dramones antediluvianos que narra la lírica a su personal terreno sin dejar de ejercer de aplicada soprano.

Entre atmosféricos visuales (creados ex profeso por Mauri Martín Marín) y con una decoración cambiante, la soprano va relatando, con su indudable vis cómica, las aventuras y desventuras de una diva que se enreda con su algo alelada pianista (María Vega) y con su estresada y explotada asistente personal (Koli Bilbao). Por el camino, suenan piezas de Puccini o Vivaldi junto a temas de musicales contemporáneos (“Los Miserables”, “El gran showman”) y hasta ópera electrónica y música del DJ holandés Armin van Buuren. “Es fascista pensar que no puedo cantar un tema dance con la técnica vocal impostada propia de la ópera”, zanja Miren, como siempre con su ingobernable afán de libertad por bandera.

BEA INSA: “Contado por ellas”

23, 24 y 25 de julio. La Fundición
Entradas, 7 € gracias a la iniciativa Kreoenti Kultura si se adquieren aquí

Bea Insa en "Contado por ellas"

Aunque es valenciana de nacimiento, Bea Insa (Castellón, 1974) lleva años en Euskadi, así que el apelativo de “creadora vasca” aplica también en su caso. Ha trabajado a las órdenes de Ramón Barea, con Kabia Teatro… Y hace tres años fundó en Bilbao su propia compañía, La Pacheca Collective, junto al dramaturgo Ángel Mirou. Con ella ha estrenado varios montajes de éxito, como “Paradigma” (2018), que pasó por hasta 5 salas bilbaínas (Pabellón 6, Teatro Campos…) cosechando sold out tras sold out, o “Camiselle” (2019), protagonizado por Loli Astoreka y que llenó el Espacio Escenario del Arriaga el pasado diciembre.

Ahora, con la vuelta de los espectáculos en vivo, ha podido recuperar su creación más reciente, “Contado por ellas”, que se estrenó en enero y cuya gira (con fechas confirmadas en Logroño, Barcelona, Portugalete…) quedó interrumpida por el estado de alarma. Podríamos tirar de tópico diciendo eso de que “Contado por ellas” es “el proyecto más personal” de Bea Insa. Y es que la obra nace de la historia real de su propia bisabuela, a la que metieron en la cárcel entre 1938 y 1941 por ser “simpatizante del gobierno rojo”. La encerraron a 600 km. de su casa, donde quedaron sus tres hijas.

La bisabuela de la actriz ya no puede contarlo, así que, para que otros muchos relatos personales como el suyo no se pierdan en el olvido, la compañía de Bea Insa ha realizado un verdadero trabajo de investigación, recurriendo tanto a bibliografía como a entrevistas personales con mujeres que aún pueden recordar lo que sufrieron en el franquismo. Con toda esa materia prima, han creado una función en la que hasta 5 mujeres diferentes (todas interpretadas por Insa) componen un fresco de pequeñas historias personales que no te contarán los libros de Historia.

Arropada por diversos elementos escenográficos simbólicos (y sacados de la cotidianidad), la protagonista alterna teatro de texto, música, performance, interprelación directa al público… para hablar de la vida en los refugios durante los bombardeos, de la desaparición de los niños de las presas en cárceles de mujeres como el Chalet Orue (Santutxu) o Saturraran (Mutriku), de la caída de Bilbao tras la batalla de Santo Domingo, de la mujer trabajadora de la posguerra, de la represión del euskara… Además, tras estos pases en la sala La Fundición de Bilbao, se han organizado pequeños coloquios para que los espectadores que lo deseen se queden después a charlar sobre aquellos años. Habrá invitadas como Mónica Calvo Ortiz (antropóloga y periodista; el día 23) o Asun Merinero (historiadora especialista en Historia Contemporánea y Derechos Humanos; el día 24).

Arriba