BI FM

Gente de aquí

“Los políticos se han acomodado y permiten diseños vulgares para Bilbao”

Bizkaia Dorrea (Bilbao)

«Frustrado» por su imagen de ciudad «gris y sucia», Borja Gómez empezó hace años a documentar en Internet los cambios en la ciudad. Charlamos con él.

Bizkaia Dorrea // Borja Gómez
«Me frustraba mucho la imagen que se tenía en el exterior: ciudad gris y sucia», recuerda Borja Gómez cuando se le pregunta por qué empezó a documentar en Internet los cambios (arquitectónicos, urbanísticos, de infraestructuras) en la ciudad del «Efecto Guggenheim». Charlamos con él.

Borja Gómez nació, creció y se formó en Bilbao, ciudad en la que pasó toda su vida hasta que un máster lo llevó a Madrid. Allí conoció a la que sería su mujer, granadina de ascendencia jienense, lo que explica que, hoy día, pase parte de su tiempo entre ambas ciudades andaluzas. Pero también (y sobre todo) en la capital española, donde la pareja estableció su residencia hace ahora trece años.

Un bilbaíno, en definitiva («de Ibarrekolanda-Sarriko», apostilla él) a quien las «circunstancias» le hicieron alejarse de su querido Botxo. Pero no tanto.

Panorámica de Bilbao (2020)

Panorámica de Bilbao // Borja Gómez

Responsable del blog Bilbao en Construcción!, se mantiene al tanto e informa a los demás acerca de los cambios urbanísticos, arquitectónicos y de infraestructuras de la capital vizcaína. Una página web que, apoyada por las redes sociales (Facebook e Instagram), es de obligada visita para todo aquel que quiere anticiparse al futuro de una villa que ya se anticipó al suyo, coincidiendo con el cambio de milenio y gracias al llamado «Efecto Guggenheim». Hemos charlado con él.

¿Eres fotógrafo de profesión? ¿Cómo se te ocurrió dedicarte a mostrar el cambiante Bilbao?

No, aunque sí que he hecho algunos trabajos para empresas, instituciones y algunos particulares, pero no me dedico a eso. Precisamente, en una de las asignaturas del máster nos propusieron crear un blog para hablar sobre algo que nos gustara. A mí siempre me habían gustado la arquitectura, las infraestructuras, los proyectos de Bilbao y su transformación, así que me puse a ello.

¿Ha cambiado tanto la ciudad? ¿Está cambiando tanto? Tenías que contarlo, entiendo.

Sí. Y me frustraba mucho la imagen que se tenía de Bilbao en el exterior: ciudad gris y sucia. Así que en 2001 empecé a postear en el foro español de rascacielos Skyscrapercity, me compré una cámara digital (de aquella época) y comencé a hacer reportajes sobre Bilbao y a mostrar los proyectos que se desarrollaban en la ciudad. Posterioremente, en 2007, cuando me trasladé a Madrid, comencé con el blog y desde entonces sigo escribiendo.

Más allá de obras terminadas, te gusta explicar el proyecto y plasmar el proceso, ¿no es así?

Sí, de hecho, antes de que un proyecto comience me encanta imaginarme cómo podría transformarse esa parte de la ciudad, «lo que yo haría». Todo el proceso del concurso de ideas, las propuestas de los diferentes estudios de arquitectura, el proyecto ganador y el seguimiento de las obras es algo que me apasiona. Ver cómo la ciudad se transforma, literalmente.

Museolalde

Construcción del edificio Museolalde (2017) // Borja Gómez

En este sentido, mezclas fotografías propias y de otros, antiguas y actuales, con planos e infografías. ¿Qué es lo que más demandan tus seguidores? ¿El antes, el ahora, el después?

Yo creo que lo que más se reclama es información, que les enseñes cómo va a cambiar su ciudad lo más gráficamente posible, que es lo que trato de hacer en Bilbao en Construcción: Un pequeño resumen del proyecto con los datos más importantes tratando de hacerlo lo más gráfico posible con infografías, con imágenes del antes y del después. Los reportajes sobre los proyectos ya terminados y de la evolución de las obras también suelen tener buena acogida.

¿Qué proyecto, actual (o futuro), crees que marcará época, como lo hizo el Guggenheim?

Desgraciadamente, últimamente no soy muy positivo respecto a la ambición de los políticos actuales en ese sentido. Cuando se apostó por el Guggenheim y el metro se arriesgó muchísimo: Bilbao estaba hundida en todos los sentidos, teníamos poco que perder. No veo a los políticos actuales apostando así de fuerte hoy en día, se han acomodado. En mi opinión, van a lo fácil, a cambiar la normativa para facilitar que las empresas puedan hacer negocio, a permitir diseños vulgares con el fin de que la jugada les salga redonda, apuestan por proyectos sin ningún tipo de ambición ni visión de futuro por ganar un puñado de votos de ciertos colectivos y mantenerse en el poder. No piensan estratégicamente ni en la ciudad en global, tal y como lo hicieron los alcaldes Gorordo, Ortuondo o Azkuna.

Abandoibarra (Bilbao)

Abandoibarra, con el Museo Guggenheim // Borja Gómez

En general, Bilbao ha sido muy aplaudida por esa transformación vía «Efecto Guggenheim». También hay quien se queja de tanto cambio, quien teme que se convierta en una ciudad de postal, turistificada, sin personalidad.

Creo que el fenómeno de la «turistificación» es algo que está siendo global y que está ocurriendo en prácticamente todas las ciudades que tienen algo que enseñar. Supongo que será una mezcla de distintos factores como la proliferación de apartamentos turísticos, el incremento de ofertas de vuelos low cost, etc. En otras ciudades este fenómeno está siendo mucho más grave: apenas se puede caminar por las zonas turísticas de Barcelona o Praga, por poner dos ejemplos que he vivido en mis propias carnes.

Se construye mucho… pero también se destruye. ¿Hay edificios o zonas que te duela que hayan sido transformadas o que no hayan sido conservadas?

Precisamente la conservación de edificios representativos o con valor y su integración en los nuevos proyectos es una de las mejores formas para mantener la identidad de la ciudad. No puedo dejar de pensar en el edificio de Molinos Vascos en Zorroza, que se cae a cachos mientras los políticos piensan desde hace décadas qué hacer con él, o los hornos de AHV en Sestao, por poner otro ejemplo. Parece que están buscando una excusa para que cuando se decidan a hacer algo sea todo una ruina y el único remedio sea hacer tabula rasa.

En ambos lugares yo creo que se debe hacer una apuesta potente y llevar a cabo proyectos de envergadura y con ambición que pongan en valor nuestra historia, de la que debemos sentirnos orgullosos. Es algo que no sólo debemos transmitir al turista que venga a Bilbao sino a los niños bilbaínos, a las próximas generaciones. Bilbao tiene una historia de superación excepcional y así lo debemos mostrar al mundo… y a nosotros mismos.

¿Cuál es tu edificio o zona favoritos de Bilbao… y cuáles crees que lo serán, en el futuro?

Aunque la zona de Abandoibarra con los parques, paseos y zonas infantiles me parece muy interesante, yo creo que el Arenal con el teatro Arriaga y el Casco Viejo es mi zona favorita, es el Bilbao más auténtico.

Si se hace bien, la punta sur de Zorrozaurre puede ser espectacular. Toda esa zona, en combinación con la Ribera de Deusto hasta la Universidad, San Mamés y Abandoibarra puede ser un espectáculo. Ojalá se apueste fuerte por esta zona y se construya la Torre de la BBK de Zaha Hadid, el WTC y algún edificio cultural de interés. La mezcla de torres de oficinas, viviendas y parques me parece que es la mejor combinación para dar vida a la ciudad.

Más allá de Bilbao, ¿qué otras ciudades «en construcción» de nuestro entorno destacarías? ¿Va Bizkaia a la zaga de su capital? ¿Y Euskadi?

Hablamos de Bilbao en conjunto como ciudad englobando toda el área metropolitana, realmente es una sola ciudad, un continuo urbano que comparte infraestructuras de una gran urbe (metro, cercanías, puerto, aeropuerto…).

Centrándonos en municipios, Barakaldo ha dado un cambio radical, más incluso que el propio Bilbao. Toda la zona de Urban Galindo, Ansio-Ibarreta, el propio centro, etc. Quizá algunos proyectos podrían haber sido de más calidad, pero hay que reconocer el gran esfuerzo que se ha hecho por parte de las instituciones.

Otro municipio al que le veo grandes posibilidades es a Basauri, aunque yo creo que, de nuevo, se ha frenado esa transformación por la falta de ambición y el conformismo de los políticos.

A nivel de España (hace unos meses creé una cuenta en Instagram, España en Construcción, para compartir proyectos de todas las ciudades del país) me parece que hay muchos y muy buenos proyectos en Madrid y Barcelona. El proyecto Madrid Nuevo Norte, por ejemplo, puede ser una referencia europea en el futuro. Pero si tengo que destacar una ciudad que está haciendo bien las cosas, en mi opinión, es Valencia, que ha sido elegida Capital mundial de diseño 2022. No es para menos: más allá de los proyectos megalómanos de décadas pasadas, la cantidad y calidad de estudios de arquitectura que están proliferando y el gran trabajo que están haciendo allí es increíble.

Arriba