Entrevistas

Apartamentos Acapulco: «Cuanto más sincero y honesto eres, más lo agradece el público»

Entrevista a Apartamentos Acapulco sobre música, indie, paternidad, conciliación y planes. Y sobre ‘La reconciliación’, su nuevo álbum, claro

Apartamentos Acapulco
Herederos de la mejor escuela ruidista noventera, discípulos de Los Planetas y dignos representantes del pop salido de Granada, el cuarteto liderado por Angelina e Ismael está de gira con «La reconciliación», un cuarto álbum donde se han reencontrado con su propio sonido. Hablamos sobre música, indie, paternidad, conciliación y planes antes de sus conciertos en Oviedo y Bilbao

Angelina Herrera e Ismael Cámara ya eran pareja sentimental antes de ser pareja artística. Montaron Apartamentos Acapulco en 2015, un poco por ver cómo era eso de hacer canciones, grabarlas y darlas a conocer. No tardaron mucho en obtener reconocimiento en la escena indie: Entre 2016 y 2017 salieron sus tres primeros EPs, resultando distinguidos como mejor banda emergente en «Disco Grande» de Radio 3 y mejor EP en Mondosonoro.

Su primer álbum, «Apartamentos Acapulco» (2017) vio la luz con el apoyo de Los Planetas (en su sello, El Ejército Rojo), al igual que el segundo («El Resto del Mundo», de 2019), llegando el tercero bajo el paraguas de Primavera Labels, la discográfica del influyente festival Primavera Sound («El Año del Tigre», en 2021).

Tras continuar siendo destacados con cada nuevo lanzamiento en medios especializados y girar por países como Argentina y México, sin embargo, parecía que algo no terminaba de explotar. Tras cambiar de disquera y fichar por Intromúsica (la casa de Dorian o La Habitación Roja), a finales de 2023 se editaba «La reconciliación», un trabajo en el que cambiaban/recuperaban su sonido, volviendo a las guitarras (aunque sin olvidar los sintes) y a unas canciones tan ruidosas como envolventes.

La premisa: no pensar tanto las cosas y, con «la sinceridad y honestidad» por bandera, seguir adelante «fieles a unos ideales» y una manera de ser y de hacer, esa que tiene tanto que ver con los años gloriosos de un pop alternativo que, de tan estandarizado y despojado de sus verdaderas señas de identidad, apenas encuentra hoy representantes de calado. Como los granadinos dicen, la cosa está «un poco loca» con esto de las etiquetas, las escenas, el modus operandi de los artistas y, por descontado, el sonido de las propuestas.

Llamamos a Ismael (voz, guitarra) justo antes de visitar Oviedo (La Salvaje, viernes 23 de febrero) y Bilbao (Muelle, sábado 24 de febrero). Nos habla sobre música, escena, paternidad, conciliación y planes, en nombre de un cuarteto donde, aparte de Angelina (voz, teclados), también participan Mariano Almeda (bajo) y Jose Romero (batería).

Apartamentos Acapulco

Apartamentos Acapulco – La reconciliación (2023)

Vuestro nuevo disco es muy reciente, pero el single de adelanto salió hace más de un año. Da la sensación de que ha sido un lanzamiento a fuego lento.

Nosotros estamos en constante actividad, de hecho acabamos de sacar el disco y ya estamos grabando cosas nuevas. Es un trabajo continuo que luego se diluye entre que se saca un primer single y sale el disco, pero es nuestra manera de hacer las cosas. Nos ocupamos de todo el proceso y estamos siempre activos. Nos gusta y nos divierte estar siempre con canciones entre manos.

Sois un cuarteto, pero el núcleo duro sois Angelina y tú, un dúo, en esencia. Ahora también tenéis una niña en común, pero la banda ya era vuestro proyecto conjunto. Entiendo que mucha de vuestra vida de pareja giraba y gira en torno a Apartamentos Acapulco.

Sí, al final, Apartamentos Acapulco ha sido nuestra vía de escape al mundo, un divertimento muy grande con el que disfrutar de la gente, viajar un montón, conocer gente. Tenemos una relación muy profunda, estamos todo el día juntos, porque incluso trabajamos en el mismo colegio. Pero he de decir que, desde un disco atrás, Mariano, nuestro bajista, se ha puesto a componer también y eso nos ayuda mucho porque el tiempo es cada vez más limitado, así que ya no es el núcleo duro de solo dos personas.

El disco se llama “La reconciliación”, pero casi se podría llamar “La conciliación”, ¿no?

Sí, totalmente (risas). Tenemos que dar gracias a la familia, porque si no, es imposible. Nosotros tenemos una superabuela que se queda con el bebé siempre que vamos fuera, aunque también le cambia a uno la perspectiva. Antes íbamos más a la aventura y no importaba tanto pasar fuera el fin de semana, pero ahora te lo piensas más y los kilómetros pesan. Somos más selectivos a la hora de invertir nuestro tiempo. También es una situación positiva para la música y la creación.

De hecho, alguna canción va dedicada a la niña, ¿no?

Sí, escribimos “Dos días contigo”, por ejemplo, porque siempre escribimos sobre lo que nos pasa, sobre lo que tenemos dentro, y, evidentemente ahora ella es uno de los principales temas.

Así que nueva etapa vital, pero también musical. Aquel single de adelanto venía con cambio de sonido y con cambio de discográfica.

La verdad es que sí. La canción, además, es de Mariano, así que también presentaba un nuevo compositor como otra novedad. Lo curioso es que, gracias a él, más que cambiar de sonido, nos ha hecho volver a reencontranos con nuestro sonido. Era una reconciliación con nosotros mismos, de ahí también el título. Aunque con Mariano, como piensa, escribe y ejecuta igual que lo hacemos nosotros, más que un cambio ha sido una gran ayuda. El cambio de discográfica, sí, siempre intentamos estar en el sitio donde mejor nos encontremos; ellos llevaban tiempo detrás y nosotros teníamos la espinita de hacer algo con ellos algún día, así que muy contentos con Intromúsica y todo lo que nos está trayendo este nuevo disco.

Anteriormente formabais parte del catálogo de Primavera Labels, el sello de Primavera Sound, que puede parecer lo más de lo más para una banda indie que, además, bebe tanto de sonidos tan afines a ese festival, ya marca global. ¿No os sirvió para pegar el estirón?

Fue guay fichar por el Primavera y una ilusión grande, ya fuera por el nombre, pero no solo de nombre se vive (risas). Estuvo bien esa etapa, nos sirvió para actuar en el festival, que era una ilusión enorme para nosotros. Trabajar con una empresa que funciona a nivel internacional nos sirvió de aprendizaje, porque todo forma parte del viaje, pero quizá hay cosas que ahora nos da Intromúsica que con Primavera se perdían, como un trato más cercano, más casero. No te digo que para el próximo disco no volvamos a cambiar, pero no por no estar a gusto, sino por nuestras ganas de ir conociendo, viviendo y valorando todo lo que nos va pasando en el mundillo musical.

Desde luego habéis contado con buenos padrinos en esto del indie, aunque me da que la escena, en estos tiempos, va por otro lado. ¿Cómo veis la cosa del indie en España?

Creemos que el indie sigue muy activo, hay mucha escena y muchos grupos interesantes, pero se ha masificado todo y se ha mezclado sin tapujos. Hay festivales que no saben ni qué música programan, los hay que siempre han programado indie donde ahora te encuentras gente que no tiene nada que ver con la música indie. Está todo un poco loco y no sabes ni por dónde cogerlo. Creo que, dentro del indie, nosotros pertenecemos a ese nicho, todavía más pequeño, de bandas relacionadas con cuando todo esto empezó allá por los 90, un poco apartados de toda la globalización que está habiendo en la música y en los festivales. Pero tampoco nos preocupa mucho. Seguimos un camino que tenemos marcado desde el comienzo y sabemos a dónde vamos y cuáles son nuestros ideales, aunque igual no sea un buen momento para un grupo de nuestro estilo. Seguimos tocando, vendiendo discos y hay gente que nos apoya, así que no nos preocupa mirar mucho más allá.

Apartamentos Acapulco

Los cuatro Apartamentos Acapulco

El verano pasado os vi en Contempopránea, el conocido como “Festival de la escena indie”, que, a pesar de llevar 27 ediciones, ha tenido que añadir a su nombre la coletilla de “Esencial” para que se entienda que vayan bandas como la vuestra. Es un poco raro…

¡Sí! Ahí se ve claro. Hay que llamarlo “indie esencial” para entender lo que es el indie, porque si no ya no se entiende (risas). El Contempopránea guarda esa esencia y es de los sitios donde nos sentimos en perfecta comunión con el público, pero hay otros lugares donde no sabes si el público entiende lo que hacemos, de dónde venimos y lo que queremos transmitir. Es un poco extraño.

El nuevo álbum es bastante noventero, guitarrero, indie rock con ecos shoegaze… aunque también incluye varios cortes más sosegados, entiendo que buscando el equilibrio. Y producido por vosotros mismos.

Sí, entendemos la figura del productor como una vuelta de tuerca que puede resultar interesante, pero nosotros no entendemos todo esto si no somos quienes producimos nuestra música y transmitimos nuestro mensaje. Conocemos artistas indies que van con dos ideas donde el productor y este hace la canción. Pero, entonces, ¿quién es el que transmite el mensaje, tú o el productor? ¿Cuál es la gracia, llegar a mucha gente o que tú trasmitas lo que piensas?

En cuanto al sonido, sí, pero no hemos querido equilibrar el disco, sino dejarnos llevar y dejar las cosas tal y como salieran. Hemos dejado que las cosas fluyeran y no hemos pensado tanto en lo que podría gustar o no al público, como en el álbum anterior, que fue más meditado. Hay canciones en este disco que no veíamos en el anterior porque pensábamos que no se iban a entender, pero nos quitamos eso de la cabeza y, como a nosotros nos gustaban, pues adelante. Al final, cuanto más sincero y honesto eres, más lo agradece el público.

“Todo va a cambiar a mejor” repetís en “No Tengas Miedo”, que abre el trabajo. El punto de partida es optimista, aunque en otros momentos digas cosas como “Quiero estar contento pero no entiendo por qué no puedo”. Hay un toque agridulce, pero no deja de ser un disco optimista, ¿no?

Sí, es optimista. Nada es color de rosa y siempre hay cosas ácidas en este mundo. Hay que saber estar mal, sufrir para entenderse y disfrutar de los momentos buenos.

Eso tampoco casa con la tendencia actual del indie, donde la mayoría parecen estar siempre a tope, siempre arriba y a pecho descubierto. El indie de antes solía tender bastante a la bajona… no tiraba tanto de épica y euforia como ahora.

Sí, nosotros, no (risas). Nadie quiere estar triste y expresar bajón… no es lo que piden los festivales. Es como las redes sociales, donde todo el mundo está contento, a todo el mundo le va bien. La realidad es otra diferente, pero que cada uno haga su juicio.

¿Cómo va la gira, cómo tenéis planteado este 2024?

Despacito y con buena letra, yendo a sitios donde sabemos que la cosa funciona, sin cometer locuras, sin la ansiedad de otras épocas. Disfrutando de lo que hay con la mayor positividad. Haremos festivales también, pero no a cualquier precio.

¿Qué tal está la cosa en Granada, ciudad tan ligada con el indie y con vuestro sonido?

Hay una pequeña escena, pero el indie esencial que decíamos antes no deja de ser una cosa superpequeña. El indie noventero, lo que antiguamente era el indie allí, lo de Planetas, Lori Meyers… esa época ya se acabó. Hay cosas nuevas, como Yaveremos, que es el otro grupo de nuestro bajista, Los Besos, Colegas y Tal, ¡Buena Suerte!… pequeñitos, empezando, moviendo a gente joven… pero son una auténtica minoría. Me gusta apoyarlos y ayudarlos en todo lo que se puedo, pero la cosa no pasa su mejor momento, aunque existe y se mueve. Espero que se revierta la situación.

¿Os imagináis celebrando el 30 aniversario de vuestro debut?

Por supuesto, ya hay planes al respecto (risas). Apartamentos Acapulco es un modo de entender la vida y no la entendemos sin la banda.

Apartamentos Acapulco actúan este viernes, 23 de febrero, en La Salvaje de Oviedo (+DJ Javi Bueno); y el sábado, día 24, en Bilbao, en Muelle (+ Optigan1 DJ set).

Arriba