BI FM

Gente de aquí

Quién Quiere Ser Confinado, el concurso de Instagram con preguntas Trivial de 1992

El actor Gaizka Pasalodos

El actor vasco Gaizka Pasalodos se reinventa con un quiz show en el que las cuestiones a responder proceden de un juego de mesa de hace casi 30 años.

Gaizka Pasalodos
Sin trabajo debido al confinamiento, el actor vasco Gaizka Pasalodos se ha reinventado con un quiz show en el que las cuestiones a responder proceden de un juego de mesa de hace casi 30 años. Con participantes populares como Raquel Revuelta o Jon Sistiaga y el apoyo de empresas como Zoko o Porsche, se hace un poco de luz en medio de un panorama bastante oscuro

Formado en las escuelas Muzzik y Artebi de Bilbao, Gaizka Pasalodos lleva varios años en Madrid, ciudad a la que llegó en 2012 con la determinación de abrirse camino en el casi siempre complicado mundo de la interpretación.

Un aprendizaje y una experiencia que el actor vasco ha ido implementando con participaciones en diferentes montajes teatrales, cortometrajes y alguna que otra webserie. En televisión, podemos verlo en la recién estrenada «La línea invisible», serie de Movistar+ donde se dramatiza la historia de ETA en sus primeros años.

El actor Gaizka Pasalodos

¿Quién es el presidente de la URSS?

Una producción lanzada con la población recluida en sus casas debido a la alerta sanitaria generada por el Covid-19 y que a Pasalodos le dio pie a otro estreno: el de «Quién Quiere Ser Confinado», un divertido concurso por videoconferencia en el que los participantes han de dar respuesta a las cuestiones lanzadas por el actor bilbaíno, que las extrae de un juego Trivial Pursuit ¡de 1992!

Actor vasco residente en Madrid… ¿cuántos sois? Suena a colectivo numeroso.

Somos muchos los que decidimos cruzar la A1, «con una maleta cargada de sueños» (recuerdo que así se llamaba un programa de radio en el que me entrevistaron cuando llegué, hace casi una década ya), pero bueno, en realidad en mi día a día hay gente de todo el país y de todo el mundo. De Madrid, pocos.

Al final, antes o después, o se va uno a la capital del reino o está difícil la cosa, ¿no?

Uno tiene que moverse, yo me vine a Madrid porque era un paso vital que necesitaba dar, para formarme y para dejar mi casa, pero esto no garantiza nada. Tengo varios amigos y amigas que también se vinieron, pero se han vuelto después a Bilbao y les ha ido muy bien. Al final, si tienes representante puedes estar yendo y viniendo para hacer los castings. Yo, en cambio, preferí quedarme aquí, llevo más de 8 años y es una ciudad que me gusta para vivir. Pero vamos, que creativo uno puede y debe serlo en cualquier lado.

Lo último que has hecho tiene conexión vasca. ¿Qué tal la experiencia de «La línea invisible»?

La verdad que muy buena, un lujo trabajar con esos compañeros, con Mariano Barroso, tratando ese tema y además en casa, no se puede pedir mucho más. Creo que estas series son necesarias, tengo ganas de ver «Patria» también, que llega casi a la vez y me parece bueno, y sano, para que se conozca mejor la historia y las distintas realidades.

Con los cines cerrados, estarás tirando de Filmin, de Netflix… o de tu colección de DVDs. ¿Te queda algo por ver?

¡Siempre! El que te diga que no le queda nada por ver, probablemente, esté mintiendo. Siempre hay algo que merece la pena y, sí, he de reconocer que dispongo de todas las plataformas. El tráfico de contraseñas está a la orden del día entre familia y amigos. En esta cuarentena he aprovechado para ver cine que de otra manera quizá me hubiese costado más. Me dio al principio por el Studio Ghibli en Netflix y «Star Wars» aprovechando la salida de Disney+; «Westworld» en HBO; aproveché a ver «Parásitos», por fin, en Filmin… lo cierto es que, sin cuarentena, me hubiese llevado un año, o más, ver todo el cine y series que he visto.

Hay quien también se entretiene leyendo, cocinando o haciendo gimnasia. Tú has optado por inventarte un concurso transmitido por Instagram… ¿cómo nació «Quién quiere ser confinado»?

Pues casi sin querer, una noche, después de jugar al Trivial con mis compañeros de piso, me fui a la cama, era ya tarde, no conseguía dormir, estaba dando vueltas y me vino a la cabeza que podría estar gracioso hacer un directo de Instagram conectando con amigos y hacerles preguntas de ese juego que tengo por casa y que es ¡del año 92! Era una más de las mil tonterías que me han venido a la cabeza en este encierro y que, como siempre, cuento a mi compañero de piso empezando así: «Abel, se me ha ocurrido algo». Me teme ya, casi todas me las tira abajo, ¡pero ésta, no!

Ocho preguntas, cinco concursantes… y algunos “populares”, incluso, como Jon Sistiaga o Raquel Revuelta. ¿De dónde sacas ese casting?

Lo que más me sorprendió fue la gran aceptación que tuvo desde el segundo uno. Lo publiqué y en apenas un par de horas tenía la semana de concurso completa y la gente me escribía diciendo que quería participar, mi madre la primera (que, además, se ganó sus fans). A lo largo de la semana conseguimos un público fiel que lo seguía y lo más divertido eran (y son) los comentarios que no paraban. Esto lo vio Peter Alexander, que es el CEO de Grupo Zoko, y nos fichó, vio que aquí había filón, se puso en contacto con nosotros (somos 3, @palabrutas, @endini y @gaizkapasalodos) y nos propuso hacerlo en el canal de @zokomadrid. De ahí viene ese casting más «popular», ya que son todos clientes y amigos que vieron el concurso y no se lo querían perder. Como Joe Pérez-Orive, Eva Isanta y alguno más aún por confirmar.

Con Raquel revuelta como concursante

Está claro que siempre hay un premiazo en juego: que si una caja de fresas, que si una cena… ¿qué más?

Con Zoko es colaboración y entre los ganadores del formato original que hacía en mi perfil y el del restaurante haremos una gran final en la que podrán ganar un fin de semana para dos personas en el Hotel Colores de Zahara más una cena, ¡así que premiazo! Y tenemos noticias frescas, porque nos ha contratado Porsche Ibérica para hacer el concurso desde su perfil de Instagram, a partir de lunes 11 de mayo, en este caso con preguntas de coches que nos facilitarán ellos. La verdad es que estamos aún asimilando que nos vayan a pagar por esto, pero sí, parece que va a ser así.

Ese Trivial del 92 no es apto para millennials, desde luego. ¿Reconoces el mundo actual leyendo sus preguntas?

Lo reconozco a ratos. Es curioso, hay preguntas que da igual cuándo las hagas, porque el año que se firmó el tratado de Versalles no va a cambiar, pero hay otras, sobre todo de Geografía e Historia, que en apenas 30 años se han convertido en antiguas. El mundo está en constante cambio y esto lo podemos ver a través del Trivial también. Si te pregunto por algún país y no lo conoces, juégatela con la URSS, ¡en este Trivial siempre es la URSS!

Si nos dicen hace dos meses que nuestro mundo actual sería el que es, tampoco nos lo creeríamos mucho… ¿qué tal lo estás llevando? ¿Qué esperas que pase en próximas semanas y meses?

A veces me siento incluso un poco mal porque estoy bastante bien, me ha pillado en un momento en el que quería y necesitaba parar. Soy un afortunado porque toda la familia y amigos están bien, no hemos tenido que sufrir ninguna muerte cercana, y que siga así.

Al principio fue el momento más complicado, estaba con una obra («Duerme Freud») en el teatro Victoria y todo esto no me lo tomaba muy en serio, pero en el momento en el que me llamó el director para decirme que la cancelaban, que no sabía cuándo íbamos a volver, fue cuando me empecé a preocupar de verdad, cuando vi que esto iba en serio.

Esto nos deja un futuro incierto, no sé qué va a pasar, no sé qué medidas son las acertadas, el teatro tengo claro que no va a morir, pero hay que ver cómo queda de herido y cuánto tarda en recuperarse. También estoy creando una app para el mundo de las artes escénicas, tenía intención de lanzarla en septiembre, pero ahora mismo no tengo idea de cuándo va a ser el momento ideal, vamos día a día.

El sector cultural va a salir muy perjudicado de esto, sobre todo en lo relacionado con espectáculos en vivo. ¿Qué miedos tenéis los actores?

¿Miedos? Yo creo que ya pocos, estamos tan maltratados y acostumbrados a pelear, a poner toda la carne en el asador y lidiar con la frustración de cuando obtienes un «no» en innumerables castings a lo largo de los años, que miedos, pocos. Eso sí, lo que tenemos son causas por las que luchar, de ponernos en el lugar que nos corresponde, desde el primero al último. Un país sin cultura es un país sin identidad, como decía Unamuno, y eso lo tenemos que cuidar por encima de todo. Lo que más triste me pone es cuando agreden y menosprecian la cultura desde la política, porque eso es lo peor que le puede pasar a un Ppaís. ¡Sí a los titiriteros! Hay que defender el arte, potenciar la creatividad y la sensibilidad desde niños, creo que si hubiese una asignatura de Arte, en la que se actuara, se pintara, se jugara a leer, ¡se tocaran instrumentos!, seríamos más libres y creceríamos como sociedad.

Por último… ¿salió lo del disco microondable de Leiva?

Ahí con lo del disco igual pinchamos, pero oye, le compuse y canté un rap a Leiva, ¡eso no me lo quita nadie!

Arriba