BIFM
Ocio y cultura

Las películas del verano: De Locomía a Elvis pasando, claro, por Nicolas Cage

«Pig», «Black Phone», «Elvis» y «Locomía», tres propuestas en salas y una en plataformas, protagonizan esta cuádruple entrega estival.

Austin Butler en "Elvis" // Warner Bros.
«Pig», «Black Phone», «Elvis» y «Locomía», tres propuestas en salas y una en plataformas, protagonizan esta cuádruple entrega estival de nuestra «Película del mes»

Uno sabe que ha llegado el verano cuando una caña en terraza adquiere precio de champagne. Ríanse de las angulas en Navidad si estos días a cien grados han pisado un festival y han pedido una birra, que rozaban mil de las pasadas pesetas. El Euribor, la guerra, la gasolina, Pegasus.

BIFM

Tenemos todo en contra, pero, como decían los galos, hay un lugar que resiste ahora y siempre al invasor. Y, encima, con aire acondicionado. Repasemos alguno de los títulos que aguantan en cartel y que, en nuestra humilde opinión, vale el precio de una entrada.

EL CERDO DE NICOLAS CAGE

Del año pasado pero recién llegada a nuestra cartelera,«Pig» (Michael Sarnoski, 2021) es lo último del inabarcable Nicolas Cage, que, acuciado por las deudas (castillos, meteoritos, esqueletos… lo normal), parece obligado a hacer una película al mes. De momento, continúa la racha (dato: Nicolas vive en Las Vegas) y tras «Un talento descomunal» encadena otra película que no está nada mal: La historia de un tipo taciturno que vive con el cerdo del título en lo profundo del bosque y que, cuando este es robado, abrirá las puertas del infierno.

BIFM

Estrenada en Sitges y el FANT bilbaíno, un relato fantástico para adultos, tan diferente como estimulante que merece una oportunidad.

TELÉFONO NEGRO: A COBRO REVERTIDO

«Black phone» (Scott Derrickson, 2022) es un producto típico de la casa Blumhouse. Terror barato, apañadísimo, que no cuenta nada especialmente original pero hace que te comas las uñas desde el minuto uno. Ethan Hawk está perturbador como asesino enmascarado poseedor del teléfono del título, un aparato que cada vez que suena, hace sudar sangre al espectador. No debemos contar más.

Cine tenso, hecho con toneladas de oficio, que está generando menos ruido del que merecería.

ELVIS: EL COMIENZO DE LA ERA MODERNA

A Elvis se lo llevó la fama, el sobrepeso y las drogas (las que van con receta), además de un manager que iba al 50% (usura) y una familia y amistades que lo exprimieron hasta el último día.

Por el camino, decenas de canciones gloriosas y la invención del merchandising y la emancipación adolescente. El director de la muy discutible «Moulin Rouge», erige en «Elvis» (Baz Luhrmann, 2022), un monumento laudatorio dorado y barroco para una figura, aún con más sombras que luces, más grande que la vida. Un film que fascina, agota e hipnotiza a partes iguales y que debe ser visto en pantalla grande para dejarse arrollar sin prejuicios.

Y EN PLATAFORMAS: «LOCOMIA»(MOVISTAR)

Si tiene 40 años ó más, no me negará que es imposible no esbozar una media sonrisa cuando uno lee la palabra «Locomía». Cuatro mendas con abanicos y unas hombreras en las que podría aterrizar un helicóptero, que pasaron de animar las noches ibicencas en la discoteca KU a, en un año, girar por medio mundo cual Rolling Stones. El choque entre Xavier Font, líder de maneras «putinescas» y un manager como José Luis Gil (que venía de currar con Perales y Julio Iglesias) hizo que todo volara por los aires. Un documental que se devora (tres capítulos de 50 minutos) y que se mueve entre el culebrón venezolano, la vergüenza ajena y un thriller con olor a masacre.

De visionado obligado.

Arriba