BIFM
Música

LISTAS: Los 21 mejores discos de 2021

Ciñéndonos a la distancia corta (Euskadi y Navarra), repasamos algunos de los álbumes más destacados del año pasado.

La BSO del año // Elkar
Ciñéndonos a la distancia corta (Euskadi y Navarra), repasamos algunos de los álbumes musicales más destacados del año pasado, un 2021 pandémico que, al menos en Euskal Herria, tuvo muy buena banda sonora. Una selección de 21 más bonus tracks con otros destacados del año

2021, ¿un año horroroso? Sí, se confirma. ¡Pero qué colección de discos! En la distancia corta, desde luego, no recordamos demasiadas veces en las que haya sido tan complicado decidirse por qué trabajos incluir dentro del listado de destacados y qué otros dejar fuera. De hecho, antes de repasar el ranking, recomendamos echarle un ojo a los bonus tracks que tenéis a pie de página. Hay mandanga de la buena.

BIFM

Pero, como siempre, había que decidirse. Y, reiteramos: no ha sido fácil. Pero así son las listas. Solo esperamos que ésta os sirva de resumen, guía o recomendación de cara a poner vuestros recuerdos en orden, descubrir cosas que se os escaparon o darle una nueva oportunidad a alguno de esos álbumes que pasaste por alto y que, tal vez, merezcan una segunda o tercera oportunidad. Lo mismo, alguno hasta se queda contigo para siempre.

Hay pop, rock and roll, cantautores, electrónica, trap…

BIFM
MEJORES DISCOS DE 2021 (EH)

21- EDU ERREA – Just A Dream (Philatelia / No Aloha Records)

Como salido de otro tiempo y de otro lugar (concretamente, de los años 90 y de algún lugar indeterminado de los USA), el segundo disco del navarro es un prodigio indie rock vía Wilco. Vamos, guitarras y estribillos clásicos con cierto deje «Americana». Acústico, eléctrico, melodioso, distorsionado… Merece la pena en todas sus vertientes.

20- BIRKIT – Inertzia (Mukuru)

Birkit, el proyecto en solitario de la ex-Eorann y Red Carmine Birkite Alonso, tenía continuidad en 2021, cuatro años después de su irrupción en nuestra escena. Menos denso que «Emen» (2017), el trabajo cuenta con muchos más matices, pegada y logros melódicos, sin dejar de sonar intenso.

19- CHILL MAFIA – Ezorregatik X Berpizkundea (Oso Polita)

Son casi unos recién llegados y ya son amados y odiados (o incomprendidos) a partes iguales, por lo que, en definitiva, trascenderán. Grandes agitadores de la actual escena euskaldun, han venido para ponerlo todo patas arriba, crear unos cuantos himnos para la chavalería y ahuyentar al resto. Vamos, que bien.

18- EZPALAK – Kolpatu topatu (Oso Polita)

Ezpalak saben hacer buenos estribillos, arroparlos con guitarrazos y elevarlos con el toque justo de épica, sin histrionismo impostado e innecesario. Ahí está «Itzala» para demostrarlo, donde se muestran accesibles y cañeros a partes iguales. En el resto del trabajo, aunque predominan los riffs pesados, también encontramos tics psicodélicos, urgencia punk e invitaciones al baile. Un segundo disco que es un paso de gigante para el cuarteto de Zestoa.

17- KEROBIA – Hilak (Y las Ardillas Mágicas)

Parecían llamados a encabezar una pequeña revolución musical euskaldun, pues pocas bandas locales se habían atrevido a sonar «internacionales» si no era por la vía del punk, del ska o del metal. Ellos lo hicieron mejor que nadie a través del pop… pero lo dejaron sin llegar a explotar, regalándonos por el camino discos tan destacables como «Rose Escargot» (2006). En 2021 regresaban y, aunque no era con su mejor trabajo, ojo a este conceptual (y espacial) «Hilak».

16- GARBAYO – La onda expansiva (Oso Polita)

Segundo álbum en solitario (pero con banda) del que fuera líder de Zodiacs. Un trabajo en el que recupera viejos bríos, apostando por la electricidad, y en el que deja un mensaje: «el amor es la respuesta». Power pop como cura de la pandemia.

15- SHINOVA – La buena suerte (Warner)

A un pasito de equiparar su estatus con el de los grandes nombres del «indie mainstream» estatal (con los Izal que también encuentras en los bonus tracks de esta lista o con los Vetusta Morla con lo que comparten productor -Manuel Colmenero, conocido también por Nena Daconte-), Shinova siguen avanzando con paso firme, sabedores de cuáles son sus puntos fuertes: los medios tiempos arrebatadores, los estribillos hipercoreables y la épica contagiosa.

14- ENERITZ FURYAK – Emadan (Autoeditado)

Que para hacer hoy un buen disco (a nivel compositivo, de producción y de sonido) no hacen falta grandes retiros espirituales, estancias en estudios legendarios ni costosos medios lo demuestra este «Emadan» grabado de manera doméstica en el que la irundarra (ex Kasernarat) se lo guisa y se lo come (con ayuda a las mezclas de Mono Irazi). No es un disco de «cantautora», o sí, pero de una del siglo XXI, de alguien que conjuga lo analógico y lo digital para llevar las canciones por derroteros insospechados y siempre sugestivos.

13- PASADENA – Pasadena (Errata Diskoak)

Más allá de a una ciudad californiana, Pasadena hace referencia a la unión de Libe García de Cortázar (Libe, Neubat, Izaki Gardenak) y Jon Basaguren (Izaki Gardenak), quienes debutan con este nuevo proyecto conjunto de claro sabor americano (o «americana»). Un trabajo de poso clásico, corte elegante y que invita a ser escuchado con tranquilidad y sosiego. ¿Os acordáis del «Vamos a salir mejores»? Pues en su caso ha sido verdad.

12- EXNOVIOS – Un nuevo día (Munster)

La inacabable cantera pamplonica de bandas con querencia añeja (60’s, garage, psicodelia, etc.) tiene en Exnovios a uno de sus máximos exponentes, más ahora que se han lucido en este tercer álbum, en el que siguen emborronando a base de fuzz canciones pop pluscuamperfectas.

11- FITO & FITIPALDIS – Cada vez cadáver (Warner)

Un álbum muy esperado, al surgir 7 años después del anterior, y que, sin dejar de sonar a los Fitipaldis, también hará las delicias de aquellos que añoran a Platero y Tú, al tiempo que plantea nuevos matices. Todo un logro.

10- AUDIENCE – Tolesdurak (Bidehuts)

«Tolesdurak» no es un disco, sino dos. El primero, «TLSDRK», fue grabado antes de la pandemia. El segundo, «OEUA», en medio del desastre. Sumando ambos, obtenemos un buen repaso al «sonido Audience», ese que lo mismo bebe del country que del punk, del funk que del post-rock o que evoca bandas sonoras para películas imaginarias. Son 16 cortes a base de guitarras y steel guitars, teclados y pianos, violines y saxos, así que hay bueno, bonito y valiente.

9- SONIC TRASH – King Kong Party (La Motta Records)

Precedido un año atrás por «Kalamity -Zure zapore berria-«, la primera canción en euskera de los anteriormente conocidos como Ya Te Digo, «King Kong Party» significaba el séptimo trabajo de unos Sonic Trash desatados, oscuros y flamígeros. Seguramente sigamos considerándolos «banda de directo», pero no porque sus discos desmerezcan, sino porque es ahí donde más se disfrutan. Con todo, este «King Kong Party», puesto bien alto, invita a un «baile del gorila» extremo: sudoroso, aguerrido y rabioso. Chúpate esa, Melody.

8- MAREN – Margaritas y lavanda (Hook)

No había cumplido los 18 y ya era una de las cantantes vascas de mayor proyección, a pesar de no haber sacado todavía disco largo. Un álbum que se hizo de rogar, sí, pero que llegaba a tiempo para que una ya adulta Maren entonara un definitivo «aquí estoy yo», por mucho que utilice al personaje de «Margarette» para cubrirse las espaldas. Canciones como «Fotosíntesis», «Debería ser normal» o «La estación espacial de Teruel» han dado forma a una magnífica carta de presentación en esto del pop.

7- TULSA – Ese éxtasis (Intromúsica)

Miren Iza sigue mirando hacia dentro, hacia fuera y hacia los lados en sus canciones. Así, no es difícil reconocer situaciones, pensamientos o comportamientos, bien propios, bien de otros, que no siempre dejan en buen lugar al protagonista. Y eso, cuando es uno mismo… ay. Una de nuestras mejores compositoras, queda claro una vez más.

6- RUPER ORDORIKA – Amour eta toujours (Elkar)

A pesar del título, la idea de este nuevo disco del veterano artista no nació en suelo galo, sino en Cuba, 12 años atrás. Así, la intención era grabarlo allí, con músicos oriundos, pero el coronavirus… tiró por tierra la posibilidad. Así, hubo que grabarlo en casa, aunque con el apoyo de los cubanos Eddy de Armas, Lino Lores brilla y Yaroldy Abreu. Como siempre (y van más de 20 álbumes), un trabajo muy cuidado en fondo y forma, ahora, además, enriquecido con bien de ambientes, percusiones y cuerdas de tres cubanos.

5- VERDE PRATO – Kondaira Eder Hura (Plan B Music)

A mediados de año recogíamos en un artículo titulado «la cantera guipuzcoana más vibrante» las palabras de Ibon Errazkin hacia Verde Prato: «Las primeras veces que escuché el disco me vinieron a la cabeza los momentos más abstractos de Siouxie (ciertas canciones de Kaleidoscope), el folk de clausura de Enmanuelle Parrenin y su Maison Rose o incluso una Lana del Rey en modo medieval. Pero no parecen tanto influencias como coincidencias. ‘Kondaira Eder hura’ es ante todo un disco personal, un disco envolvente y misterioso para sumergirse y escuchar en bucle, y una presentación inmejorable para una artista llamada a hacer grandes cosas». Estamos de acuerdo.

4- JOSEBA IRAZOKI ETA LAGUNAK – III (Bidehuts)

En compañía de algunos de los músicos más reputados de la escena vasca (a saber: Felix Buff, Iban Urizar, Igor Telletxea, Jaime Nieto y Ager Isunza), el guitarrista/multiinstrumentista más reputado de la misma sigue sorprendiendo en tiempos en los que muchos dan por caducadas las posibilidades del rock.

3- OMAGO – Ningún ser (Oso Polita)

Nacidos de las cenizas de The Great Barrier y Nun, Omago publicaban este año su primer disco largo, tras varios singles y el EP «Omago» (2019). Un álbum que se cierra con la flamante colaboración de Nacho Vegas en la versión de «Ningún ser» (canción que, sin cameo mediante, también suena a mitad de disco), pero que discurre por terrenos bastante más luminosos en los que alternan castellano y euskera, con una producción muy cuidada y un fantástico sonido, mucho más allá del folk-pop con el que ya se les etiqueta (pero que realmente casaba mejor con el anterior proyecto liderado por Aitziber Omagogeaskoa). Un muy muy buen disco de pop, en el sentido más amplio del término.

2- CAPSULA – Phantasmaville (Silver Recordings)

Apoyados en esta etapa por Álvaro Olaetxea a la batería, Martín y Coni siguen rodando esa notoriamente siempre bien engrasada máquina que es Capsula para lograr insuflarnos nuevas experiencias sónicas a partir de elementos clásicos rezumantes de glam, garage, psicodelia, punk… Un prodigio del rock and roll que, si en su anterior trabajo sonaba oscuro y místico, en este trata de ir hacia la luz, bien sea galopando sobre una tabla de surf o haciéndonos bailar con ecos new wave. Pasa con el trío vasco-argentino que, por muy conocido que sea el punto de partida, el viaje discurre siempre por parajes insospechados, en cuyos recovecos habitan personajes con historias que uno no espera.

1- KOKOSHCA – Kokoshca (Sonido Muchacho)

El sexto larga duración del cuarteto navarro no lleva título, quizá por aquello de ser un trabajo definitivo, uno de esos que muestran a sus creadores en un momento de máxima confianza y plenitud artística. Es, ante todo, un disco pop en el que se plasman las diferentes vertientes de una banda única, pero dando en el clavo como nunca. Ahí están «Regresando a la ciudad», «Te sigo esperando» o la magnífica «Asia (Canción para Iñaki Ochoa de Olza)» para demostrarlo. Hasta el batiburrillo de «Himno de España», a base de «flamenco, funk, rap, krautrock y afrobeat», como definían ellos mismos, ha terminado por no desentonar sino ser la excepción que confirma que «Kokoshca» es su trabajo más redondo hasta la fecha.

TAMBIÉN NOS GUSTARON…

LIHER – Eta hutsa zen helmuga (Autoeditado)
IBIL BEDI – Beltxarga Beltza (Autoeditado)
RÍO ARGA – Piscinas y lagos (Caballito Records / Snap! Clap! Club)
OLATZ SALVADOR – Aho Uhal (Airaka)
EL DROGAS – El largo sueño de una polilla (Dime Como Besas)
LA EXCAVADORA – La Excavadora (Mauka)
VÍCTIMAS CLUB – El castigo es colectivo (Autoeditado)
BRECHA – La Muerte (La Guarda)
MAITE LARBURU – Krak (Mukuru)
NUEVOS HOBBIES – Monstruoso (Discos de Kirlian)
DUPLA – Nahieran (RuralKids / Bidean Produkzioak)
TOC – Zidadun (Autoeditado)
EMPTY FILES – Lost Files (Forbidden Colours)
IZAL – Hogar (Hook)
SEIURTE – Cabo Cañaveral (Estoidetan)
AKATZ – Yu Yu (Brixton Records)
UNAI – The Living And Dying Of A Man (Autoeditado)
LUKIEK – #2 (Ático Stereo)
MADELEINE – Ezin ezin dena (Autoeditado)
PORCO BRAVO – Somos (Another Freak Production!!!)
ALAI – Ozen
(StonedDogs Records)
TELMO TRENOR – Z8rtziko (Haus Of Beats)
LAS PENAS – Sin dolor (Expediciones Polares)
CHICA SOBRESALTO – Sinapsis (El Dromedario Records)
SOTOMONTE – From Prayer To The Battlefield (Autoeditado)
BULEGO – Erdian oraina (Oso Polita)
IDOIA – Ilun eta abar (Autoeditado)
IBON RG & ENRIKE HURTADO – oMOrruMu baMAt (Repetidor)
GIANTE – Hamaika (Bonberenea)
KABBALAH – The Omen (Rebel Waves Recordings)
SILITIA – Agata (Autoeditado)
DIVORCE FROM NEW YORK – This Ain’t Jazz No More (Forbidden Colours)
LEE PERK – Tumbleweed (Ligre Records)
NO QUIERO – Monterey (Oso Polita)
TODOS LOS FUEGOS – Todos los fuegos (2980284 Records DK)
-GAILU – Begiak, egiak ba ote? (Bidehuts)
GAIZKA GAZTANBIDE & TRIKIZIO KUADRILLA – Gaizka Gaztanbide & Trikizio Kuadrilla (Gaztelupeko Hotsak)

Arriba