Gente de aquí

Iturribide, “sitio natural” del rock en Bilbao, tiene nuevo garito: Shelter

Ya está abierto, en lo que fuera la taberna Ikatz Borda durante los últimos 25 años, este nuevo «bar de rock de toda la vida».

Borja Nihil y Adrián Medrano // Shelter
Ya está abierto, en lo que fuera la taberna Ikatz Borda durante los últimos 25 años, este «bar de rock de toda la vida» que, además, «en breve» dispondrá de cocina. Hablamos con Adrián Medrano, uno de sus tres socios.

Desde el pasado fin de semana, primero del año 2021, la calle Iturribide de Bilbao, a la altura de su número 40, alberga a un nuevo inquilino en sus bajos. Se trata del Shelter, un pub de espíritu rockero que ha tomado el relevo de la taberna Ikatz Borda, cuyo letrero lució durante 25 años en la puerta del establecimiento. Un cuarto de siglo que, covid mediante, no pudo tener continuidad, bajando la persiana allá por noviembre.

Pero el local ha permanecido muy poco tiempo cerrado, en definitiva. Apenas dos meses después, tres bilbaínos más que curtidos en las calles, los bares y la hostelería de la villa, se asociaban para dotar de nueva vida al recinto, de estilo rústico y aspecto de garito de los de siempre. En concreto, de los de esta parte de la ciudad, una de las tradicionalmente más bulliciosas y ubicación de varios de los templos más recordados del heavy o del punk.

Hablamos con Adrián Medrano, uno de los fundadores del Shelter, a quien preguntamos también acerca del club y sala de conciertos Fever / Santana 27, donde es programador, así como por Shake, el último negocio hostelero hasta la fecha de quien un día creara el memorable Bullitt.

Un bar de rock de los de siempre // Shelter

Apenas ha abierto un día, así que sigue siendo un misterio para la mayoría. ¿Qué es Shelter?

Es un bar de rock de toda la vida que, en un futuro no muy lejano, esperemos, tendrá cocina y podrá servir comidas bajo pedido, alquilarse para reuniones… una especie de txoko, pero sin dejar de ser un pub rockero.

Tal y como están las cosas… ¿por qué precisamente ahora?

Ha surgido la oportunidad, una carambola en la que hemos coincidido los tres socios. En mi caso, llevaba tiempo deseando tener un garito propio no muy grande, con pocas cargas, donde pudiera poner la música que me gusta. Como a otro socio, Borja Nihil, muy fan del heavy metal, también le apasionaba la idea de tener un bar propio de rock, y al tercero, amigo de toda la vida, le tiraba el lado gastronómico, la cocina… pues nos hemos encontrado.

El concepto del local y su ubicación nos hace pensar en el Bilbao de otra época…

Iturribide siempre ha sido una calle muy interesante. Seguramente ha vivido tiempos mejores, pero como todas. La realidad es que mantiene bastante ambiente, mientras que otras zonas que fueron míticas viven un completo declive. Es un clásico para mucha gente y para ese público potencial al que pensamos que le puede interesar nuestra propuesta. Está a 50 metros de la Plaza Unamuno, junto al Casco Viejo, con todo el movimiento hostelero que ello conlleva. Iturribide es uno de los sitios naturales para una propuesta así.

Por su logo lo conoceréis // Shelter

Pero, ¿no tiene un puntito nostálgico?

¿Nostalgia? No es algo que me motive. Me encanta la historia, también de la música o el cine, pero lo importante es el presente. Son tiempos duros para la noche en general y para el rock en particular, pero nunca se sabe cuándo todo esto puede volver. Al final, si algo te apasiona, tienes que seguir adelante, ofrecer lo que buenamente puedes e intentar que a la gente le interese. Más que con la nostalgia, tiene que ver con la motivación de siempre: compartir momentos con amigos y nuestra pasión, que es la música.

¿Cómo estáis los hosteleros, ahora mismo?

Pues han llegado algunas ayudas, se han tomado varias medidas… insuficientes, sí, pero esperamos que la vacuna funcione y que poco a poco podamos volver a la normalidad. Es complicado, el panorama sigue siendo difícil, para unos más, para otros menos, aquí cada cual tiene su situación, pero hay que seguir peleando y ser positivos, si no, ¡qué vamos a hacer!

¿Cuál es la situación de Fever, como discoteca, y de Santana 27, como sala de conciertos?

El club Fever está a la espera de poder volver, pero volverá. La noche está clausurada, así que, de momento, no hay opción. En Santana 27, como sala, estamos adaptándonos a lo que hay. Ahora mismo tenemos un aforo de 200 personas, aproximadamente, así que si no cierran la hostelería de nuevo y nos dejan desarrollar la programación que tenemos agendada, ofreceremos algunos conciertos interesantes. De eso no se puede vivir, pero entendemos que es una situación transitoria, que hay que apostar y que lo importante es seguir vivos: seguir vivos nosotros, seguir vivas las bandas, seguir viva la escena.

Vino, cerveza y riffs // Shelter

¿Qué hay del Shake?

Por su idiosincrasia, es mucho más complicado. Es un garito que, por su forma, no tiene sentido como bar de día. Así que, mientras la noche siga parada, seguirá cerrado, en espera de que pueda volver a funcionar.

¿Qué os gustaría que pasara con el Shelter?

Que la gente venga a disfrutar de la música, que tome algo y que lo pase bien. Que hagan del bar un sitio donde sentirse cómodo y que lo conviertan en referencia para ellos, que lo sientan como suyo. Esa ha sido siempre la filosofía con la que hago las cosas, ya que hago aquellas que me gustan a mí, y si luego a la gente le gustan, pues muchísimo mejor.

Shelter abre los viernes a las 16:00 horas y los sábados y domingos a partir de las 13:00 h. «En breve», también los jueves, a las 17:00 h. Tienes más información en su página de Facebook.

Arriba